■ México Lindo y Podrido… y Zacatecas otro tanto De fondos (mineros) catrinas y quinceaños

■ México Lindo y Podrido… y Zacatecas otro tanto De fondos (mineros) catrinas y quinceaños

Dedicado a la muerte que todos llevamos dentro,
porque al fin y al cabo vivir causa cáncer.

I- ALEJANDRO TELLO

Alejandrito hacía pucheros por que la catrina nunca le quiso dar su fondo, y no es que quisiera usar fondo alguno, es que el berrinche es porque el fondo minero, el que añoraba, había quedado a manos de la federación para la reconstrucción de las escuelas. Y no es que el dichoso fondo sirviera para maldita la cosa, porque realmente siempre se dispuso para asuntos que las compañías mineras tendrían que haber realizado de cualquier forma como caminos de acceso, vivienda y escuelas para los mineros – más a fuerzas que con ganas, tenemos que reconocerlo – porque realmente en ningún momento quedó documentado que ni las autoridades estatales ni mucho menos las municipales pudieran decidir en qué se usaba el dichoso fondo ahora en manos de la catrina pero eso sí de vez en vez – casi siempre – recibían sus respectivas mochadas con lo que se quedaban muy contentos, pero ¡a que caray! Diría la pelona, eso se terminó.
Si hemos de ser honestos, ese impuesto – ¡MÍNIMO! (Tendríamos que aceptarlo (ya que la clase trabajadora y profesionista paga por arriba del 30% mientras las compañías mineras solo pagan un 7.5% – gracias al gran Carlitos de Gortari al que también anda buscando la huesuda, sólo que es un personaje muy escurridizo y tiene nexos con las fuerzas del ultramundo, pero ya caerá) se trata al final de cuentas de un impuesto y los zacatecanos tendríamos que insistir que cayera a las arcas exiguas de nuestro estado y no de la federación – me escuchan ratas de cuatro patas ( Ricardito, Pepe el malo y Soledad la llorona) aunque fuera – como suele suceder – mal utilizado, nada nos asegura que la federación lo usara bien, aunque la catrina que carga sobre sus espaldas el Peje, le tiene bien vigilado y se le ha metido hasta lo profundo de su conciencia, lástima que poco pueda lograrse tan solo con el ejemplo. Y mientras es una cosa o la otra – como diría, la chimoltrufia Alejandro – que nunca llegó a Magno – llora por los rincones y solo espera que se valla la huesuda que por ahí lo espera, para descansar de las obligaciones que le fueron impuestas a estas alturas ya no sabemos si por su gran amigo o por su compañera de vida.

UNA DE CAL…
Pero de los males en estos días de difuntos, los menores. Tendríamos que aceptar, como lo hace nuestro gobernante – que sigue presumiéndole a los difuntos que le rodean – su gabinete – y que no se ha dado cuenta que desde denantes ya perecieron o al menos así lo aparentan – acepta, – no le queda de otra – que mientras 700 millones se fueron – los del dichoso fondo, sin embargo, por otro lado la buena noticia – a la que no le hacen mucha fiesta que digamos, será porque están de luto – otros 700 millones – del pago de los maestros, le fueron asegurados, por lo que no tendrá que andar con su amiga la llorona lamentándose por las esquinas, aquella por la muerte de sus hijos y este porque los dineros no alcanzan para pagarle a los maestros alborotadores que siguen por el inframundo causando destrozos sin enseñar a los pobrecitos infantes que por lo tanto no logran – por no tener las guías adecuadas – salir del purgatorio. Pos no es que hace ya algunos años desde el Vaticano habían anunciado que el purgatorio siempre no existía, tonces en que quedamos.

CRISTINA:
Otra que llora por las esquinas por la derrota de su querido partido político y su próximo entierro – muy acorde a los días que vivimos – es la señora, que así le dicen – nada que ver con otra señora que ahora paga sus culpas de haber sido tan amiga de Vicente – el señor de las botas – y haberle dado la espalda al que ahora manda que por ello la tiene como ausente de su pensamiento y no le dio ni si quiera el premio de consolación que quería en las tierras heladas de Chicago donde habitan muchos de nuestra paisanada.
No, aquí nos referimos a la señora actualmente dueña, ama y señora- valga la redundancia – del pensamiento DIF erente, quien se le anda escondiendo a la huesuda que la busca hasta por debajo de las piedras para llevarla a que pague los desaguisados que cometió en vida y que insistimos fueron sin lugar a dudas DIF erentes a los que otras compañeras del camino realizaron antes – o tal vez no tanto – y anda literalmente como alma en pena al saber que KARIME la de Veracruz, la del “meresco la abundancia” ya fue literalmente atrapada en tierras lejanas por ordenes de las catrinas veracruzanas y solo espera el día que su ataúd sea transportado a estas tierras por que por ahí dicen que otra difunta de nombre Rosario requiere urgentemente compañía en el penal-camposanto- que ahora habita, y aunque nuestra Cristinita no tenga barbas que remojar comienza a sentir la cercanía del juicio donde necesariamente confesara y tendrá eventualmente que pagar sus culpas y sus ambiciones similares a tantas como alguna muy conocida Martita que ya se encuentra 3 metros bajo tierra con todo y sus hijos – los Bribroniescas – y no sale ni siquiera a llorar su perdida por las esquinas porque ya nadie la escucha, solo es el eco lejano de las estupideces que sigue diciendo todos los días su estulto maridito.
Nos permitimos recomendarle, para que ya se dé por muerta, el editorial de Guadalupe Loaeza de esta semana en el periódico Reforma que no se dedica de manera alguna a las niñas bien que alguna vez Cristinita quiso ser, sino a las niñas mal – esposas de gobernantes – como es actualmente su caso.
Suerte para un futuro incierto que la parca le quiere quitar de enfrente…
Estos intentos de calavera en prosa continuarán la siguiente semana, no se las pierda. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ