Alertan sobre aumento de “charlatanes” en actividades relacionadas con la salud mental

Alertan sobre aumento de “charlatanes” en actividades relacionadas con la salud mental

■ Operan a través de grupos de coaching, ayahuasca o terapias de conversión: Fenapsime

■ Afirman que a nivel gubernamental este fenómeno no se ha detectado como un problema

 

José de Jesús Gutiérrez Rodríguez, presidente de la Federación Nacional de Colegios, Sociedades y Asociaciones de Psicólogos de México (Fenapsime), alertó sobre la proliferación de “charlatanes” y “usurpadores” de actividades profesionales relacionadas con la salud mental, quienes operan a través de grupos de coaching, ayahuasca, terapias de conversión, entre otras.

“Lo que nosotros lamentamos es que los funcionarios del sistema de salud en México, que generalmente tienen una perspectiva médica, muchos de ellos no alcanzan a entender este problema y no alcanzan a detectarlo, pero esta realidad de pseudociencias y mecanismos de manipulación y de explotación de los ciudadanos está proliferando con estos grupos”, dijo.

Refirió que hay instancias de la autoridad que deberían atender este problema, entre ellos la Comisión Federal de Prevención de Riesgos (Cofepris), pero a nivel gubernamental ese fenómeno no se ha detectado como un problema.

La característica principal de los “charlatanes” que operan en estos grupos, explicó, es que “hacen sentir a las personas que tienen la autoridad y la experiencia para resolverles algún problema, por medio de mecanismos que no tienen evidencia científica. Además, las afectan económicamente y hay casos en donde hay abuso sexual y casos en donde generan problemas con sus familias”.

Gutiérrez Rodríguez informó que la Fenapsime ha presentado denuncias formales al respecto, pero se focalizan en “pseudoprogramas educativos” que ofrecen cursos en los que se forma a personajes para las prácticas mencionadas.

“Presentamos una denuncia de un caso de una persona que se dedica a la terapia de conversión y, con una serie de fundamentos científicos de organismos internacionales, se evidenció que realiza prácticas discriminatorias y anticientíficas en contra de los usuarios que en su mayoría son forzados a atenderse en estos grupos”.

En ese sentido, comentó que la Fenapsime tiene acercamiento con legisladores federales y se plantea una Ley Federal de Salud Mental en la que se aborde ese fenómeno, pero “ojalá haya la inteligencia y sensibilidad para entender todo esto y se concrete pronto. Mientras tanto, estamos trabajando con los mecanismos que nos permitan lograr esta aspiración, pues la salud mental es un derecho de todos los ciudadanos”.

Por otra parte, se refirió a los problemas de salud mental más comunes en el país, y explicó que estos son como consecuencia de diversos factores, pero parte importante es la situación nacional en todos los aspectos, tanto económico, político y social.

“Por un lado vemos los hechos de violencia con distintas características que nos impactan directa e indirectamente, y por otra vemos las penurias económicas con las que viven los ciudadanos, la complejidad de las relaciones interpersonales, el deterioro del medio ambiente, entre otros”, expuso Gutiérrez Rodríguez.

En consecuencia, ese contexto determina índices altos de personas con depresión, al grado de que en este momento es prácticamente una epidemia y un problema que se debe atender, del que se desprende además otro problema que es el suicidio.

Aunado a ello hay otras problemáticas como las adicciones, tema que es preocupante porque en los últimos años ha aumentado el consumo de drogas en 47 por ciento de la población, mientras que en adolescentes hombres aumentó en 125 por ciento y en adolescentes mujeres en 222 por ciento.

A esa situación se le agrega que los servicios de salud mental en el país son insuficientes y para la gran mayoría de los mexicanos son inaccesibles, como es el caso del Instituto Mexicano del Seguro Social, donde 77 millones de derechohabientes solamente cuenta con 450 psicólogos, mientras que el ISSSTE solo cuenta con 186 profesionales de la psicología.

Además, “los servicios de salud mental, los poquitos que tenemos, no están pensados para personas con discapacidad sea visual, auditiva, intelectual, mental o motora. Los servicios de salud mental no están pensados para ellos, es decir, no son incluyentes”.

Gutiérrez Rodríguez informó que el Estado sólo invierte 2 por ciento para servicios de salud mental, cifra que es muy baja, ya que la Organización Mundial de la Salud recomienda que se gasta al menos el 7 por ciento del monto total asignado al sistema de salud.

Asimismo, para que los servicios sean de calidad, manifestó la necesidad de impulsar investigaciones sobre los problemas de salud mental de los mexicanos e invertir en servicios de promoción de la salud mental, función que “prácticamente está abandonada” pero que ayudarían al fortalecimiento de los sujetos y desarrollar su autoestima, habilidades sociales, creatividad, habilidades sociales y resilencia”.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ