La izquierda en el cine mexicano del siglo XX [Primera parte: ‘El automóvil gris’, 1919]

La izquierda en el cine mexicano del siglo XX [Primera parte: ‘El automóvil gris’, 1919]
Cartel de El automóvil gris (1919). Foto de zoomf7.net.

La Gualdra 402 / Cine / Desayuno en Tiffany’s, mon ku

 

 

Es complicado definir el concepto de izquierda en el cine mexicano debido a que hay películas que fueron trascendentes por su contenido popular, pero que eran deficientes en el terreno estético, o viceversa. Hay también cineastas que comenzaron su carrera haciendo películas interesantes y terminaron haciendo un cine de derecha o francamente reaccionario.

Hay otros filmes que tienen un contenido y una visión comprometida con las clases trabajadoras, los marginados o el pueblo en general que han ganado con el tiempo -aun con cineastas que no se caracterizaron después por su compromiso político o social- y finalmente están aquellas cintas meramente “populacheras”, que sólo buscaron la taquilla relativamente fácil del cine de moda. Sin embargo, también han habido cineastas responsables con sus contenidos políticos, sociales, históricos y estéticos, y son estos últimos los que nos servirán de referentes más destacados, sobre todo cuando parten del concepto de la lucha de clases.

Fotograma de El automóvil gris (1919). Foto de zoomf7.net.

Fotograma de El automóvil gris (1919). Foto de zoomf7.net.

 

Antes del cine sonoro, hay pocos filmes de los que se pueda hacer mención. Quizá el más destacado de ellos sea La banda del automóvil gris (1919), de Enrique Rosas, Joaquín Coss y Juan Canals de Homs, película basada en textos cinematográficos de José Manuel Ramos, sobre una historia del propio Enrique Rosas y Miguel Necoechea, con la colaboración documental de Juan Manuel Cabrera.

Transcribo a continuación el comentario de un texto anónimo escrito en “Películas del cine mexicano”, que forma parte de “Cinexos”, en Internet:

 

“Estrenada el 11 de diciembre de 1919 en veinte salas de la capital del país, El automóvil gris se convirtió en la película más importante del cine silente mexicano. Su magnitud, popularidad y calidad provocaron que esta cinta se mantuviese vigente a lo largo de varias décadas. Todavía en los años sesenta no era raro encontrarla en exhibición, y su frecuente paso por la televisión también contribuyó a mantenerla viva en la imaginación de los mexicanos.

Filmada originalmente como una serie de doce episodios, la cinta de Enrique Rosas fue una verdadera superproducción que superó las expectativas del público y la crítica de su tiempo. Basada en una serie de crímenes que sacudieron a la sociedad capitalina de 1915, El automóvil gris trajo por primera vez al cine mexicano la experiencia histórica inmediata. En este sentido, la cinta es una de la más contemporáneas de su tiempo, un enorme trabajo de ‘cinéma vérité’ que incluye dos elementos totalmente reales: el inspector Juan Manuel Cabrera interpretándose a sí mismo y la famosa escena final del fusilamiento real de los ladrones, filmada en 1915 por el propio Rosas.

A nuestros ojos, algunos de los aspectos más encantadores de El automóvil gris se localizan en sus imágenes de una Ciudad de México empolvada y fantasmal, aún no recuperada por completo del ajetreo revolucionario. Las calles solitarias a pleno mediodía, las casas lastimadas por los enfrentamientos recientes, los rostros de aquellos mexicanos que aún usaban sombrero y bastón, integran un testimonial involuntario de una capital mexicana muy diferente a la que hoy conocemos.

A pesar de su fama, El automóvil gris estuvo a punto de no llegar hasta nuestros días. En un tonto pero comprensible afán por modernizarla, la serie fue reeditada y sonorizada en 1933. La prematura muerte de Rosas (ocurrida en 1920) y la poca conciencia que existía en aquella época sobre la importancia de preservar el patrimonio fílmico hicieron que la serie sufriera pérdidas irreparables. Ausentes están hoy las conexiones entre los diferentes segmentos que la integraban, quedando solamente un esbozo de la complicada trama que ideó su director. Sin embargo, lo que existe de El automóvil gris es suficiente para emocionarnos ante sus imágenes. En la cinta aún vibra el espíritu del intrépido Rosas buscando entretener a los espectadores de aquel lejano 1919”.

 

Este comentario omite que gran parte de la popularidad alcanzada por El automóvil gris se debe a que el público la relacionaba con el hecho de que este grupo delictivo estaba formado por militares al servicio del general carrancista Pablo González. En el filme, los ladrones se disfrazaban de militares, pero la gente sabía que los delincuentes eran realmente militares, quienes protagonizaron uno de los casos más sonados de corrupción de aquella época.

Por tanto, la película era en realidad un cine de denuncia social, de clara denuncia política, y en ese sentido, tanto por su contenido estético como por su contenido político, podría ser considerada uno de los más antiguos filmes de izquierda, que se conoce en la historia del país.

 

 

 

[i] A partir de esta semana publicaremos una serie de textos escritos y facilitados por el escritor de libros cinematográficos, Xavier Robles (Rojo amanecer, 1989; Los motivos de luz, 1986). Robles, siempre comprometido con los movimientos sociales de izquierda en México, nos comparte los ensayos que esperamos aporten reflexión sobre el cine: Carlos Belmonte Grey.

 

 

 

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_402

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ