Tercer informe

Tercer informe

Amable lector: Con todo y que la fecha que marca la Constitución de nuestro Estado para que el titular del Ejecutivo acuda a la Legislatura a rendir su tercer informe sobre el estado que guarda la administración pública estatal ya está próxima (8 de septiembre), y al cual en su momento nos referiremos para señalar los promesas incumplidas de Alejandro Tello para con el pueblo de Zacatecas, el título de esta columna no se refiere al informe del Gobernador. En esta ocasión, el encabezado de estas líneas se refiere al hecho histórico del pasado domingo 1o de septiembre, cuando el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, rindió su informe en Palacio Nacional.

Ustedes recordarán que en aquella ocasión lo que acaparó la atención de muchos medios de comunicación y de amplios sectores de la opinión pública fue el letrero que se encontraba a espaldas del Presidente, el cual decía: “Tercer Informe”. Muchos pensaron que se trataba de una equivocación y otros más no entendían esa frase. Horas después se supo que no había equivocación alguna y se aclaró el asunto señalando que el titular del Ejecutivo Federal rendía cuentas de su actuación por tercera ocasión al pueblo de México; la primera vez lo hizo al cumplirse 100 días de su gobierno y la segunda ocasión cuando conmemoró un año del triunfo electoral.

Decir, señalar y establecer que era la tercera vez que el jefe de Estado daba cuentas al pueblo de México de lo que ha hecho y falta por hacer, mandó un poderoso mensaje: “este es un gobierno del pueblo y para el pueblo”. Mensaje que está en estricta concordancia con el objetivo fundamental de la 4T que es acabar con las estructuras del viejo régimen instaurado por el PRIAN, para dar paso a una nueva forma de ejercer el poder y de entender la política desde la óptica de “mandar obedeciendo a la gente”.

Este hecho por sí sólo ya reviste la mayor importancia posible, y bien valdría la pena analizar y debatir sus implicaciones y alcances. No nos vendría mal reflexionar un poco sobre el poder de este simbolismo, para que cada quien lo interprete, saque sus conclusiones y tenga su mejor opinión, pues se trata de reconocer que somos diferentes, que no pensamos lo mismo y que eso no necesariamente nos enfrenta, por el contrario, ello debiera ser una buena fórmula para alejarnos de la polarización.

Sin embargo, quienes ayer no supieron gobernar y hoy son oposición, no son capaces de entender esto por la desesperación que los invade. Albert Camus señaló que la verdad, como toda luz, enceguese. Cambió el gobierno, cambiará el régimen y, con ello, no tengan duda, cambiará el rumbo del país.

Se está configurando un contexto de esperanza. Dar un combate frontal a la corrupción en todos los niveles de gobierno, crear 266 coordinaciones regionales y la Guardia Nacional para devolver la paz y la tranquilidad, rescatar a PEMEX y a la CFE del abandono en el que se encontraban por más de 3 décadas para hacer del sector energético palanca del desarrollo, instaurar un plan de austeridad y quitar la pensión a ex Presidentes cuyo monto anual costaba más de 50 millones de pesos, hacer frente al huachicoleo para recuperar más de 50 mil millones de pesos anuales, beneficiar a 930 mil jóvenes con el Programa Jóvenes Construyendo Futuro, otorgar una pensión a más de 8 millones de adultos mayores, entregar 6 millones 200 mil becas a niños del nivel básico, abrir 100 universidades públicas en las regiones pobres y marginadas del país donde ya estudian 39 mil 170 jóvenes y trabajan 815 maestros, otorgar más de 300 mil becas a jóvenes del nivel medio superior y superior, crear la zona libre en la frontera norte para detonar el desarrollo de esa zona del país, poner en marcha el Crédito Ganadero a la Palabra que actualmente ya beneficia a 6 mil 500 productores del campo y que se espera que en 2 años más ayude a 100 mil productores, en fin, estas y otras acciones que ya son visibles e innegables dan cuenta de que vamos por buen camino y que se ha inaugurado una nueva etapa en la República.

Es esto mismo la causa y la consecuencia de que “los conservadores están moralmente derrotados”, pues le apostaron a que fracasara el gobierno que dignamente encabeza Andrés Manuel López Obrador, cuestión que no ocurrió ni ocurrirá. Sólo así podemos entender sus discursos de odio que pronunciaron en San Lázaro el domingo pasado. Y hablando de discursos, un clásico de la ciencia política en sus Discursos sobre la primera década de Titio Libio, afirmó que para transformar a una República se requería de 2 tipos de personas: una que sentara las bases de la transformación y otra que las consolidara. Ya encontramos al primer tipo de personas, corresponde ahora a nosotros y a la próxima generación jugar el papel de la segunda.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ