Editorial Gualdreño 398

Editorial Gualdreño 398

El domingo 1 de septiembre, el presidente Andrés Manuel López Obrador rindió su primer informe de gobierno; sin embargo, llamó la atención que fuera también considerado como el “Tercer informe de gobierno al pueblo de México”, esto se debió a que consideró como el primero al rendido cuando cumpliera 100 días de gobierno y el segundo, el celebrado apenas el 1 de julio pasado. El nombre es lo de menos, lo significativo es que un sector importante de la población esperaba esta fecha para poder ir haciendo un balance de lo que se ha conseguido o no a 9 meses de haber asumido el cargo.

Esperé este momento en particular para escuchar del primer mandatario de la nación lo relacionado a la cultura y las artes en nuestro país, pues en estos primeros meses, he de decirlo, una preocupación especial nos ha embargado a muchos de quienes estamos involucrados en este sector, ya sea como creadores, académicos, periodistas, gestores y también como usuarios y consumidores tanto de espacios como de productos y servicios culturales.

Después de una hora y 11 minutos, y tras haber hablado de las actividades realizadas en el ámbito de la educación, afirmó el presidente de la apertura de 100 universidades públicas para inmediatamente después empezar a abordar lo más cercano al tema de cultura: “Está funcionando la estrategia para el rescate de la memoria histórica, también la estrategia para el fomento a la lectura, y el Fondo de Cultura Económica ha editado 23 libros de grandes escritores con un tiraje de 40 mil por cada libro, llegando a un total de 920 mil ejemplares; dichos libros se venden a precios accesibles que van de 9 pesos a 20 pesos. Asimismo, se imprimieron 8 millones 500 mil ejemplares de la Cartilla Moral escrita por Alfonso Reyes, porque no sólo de pan vive el hombre, necesitamos fortalecer valores morales, culturales, espirituales, bienestar material y bienestar del alma”.[i]

Y ya no dijo más. Con sorpresa y algo de decepción me quedé esperando que hablara de cómo es que su gobierno ha implementado hasta ahora estrategias para poner en práctica modelos de cultura para la paz, el objetivo No. 6 de la Estrategia Nacional de Seguridad Pública mencionado en el Plan Nacional de Desarrollo; y en el apartado del mismo documento “Cultura para la paz, para el bienestar y para todos”, en el que se plantea lo siguiente: “sin descuidar las materias que por tradición han recaído en el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, la Secretaría de Cultura promoverá la difusión, el enriquecimiento y la consolidación de la vasta diversidad cultural que posee el país y trabajará en estrecho contacto con las poblaciones para conocer de primera mano sus necesidades y aspiraciones en materia cultural. Los recintos tradicionalmente consagrados a la difusión del arte no deben centralizar y menos monopolizar la actividad cultural. Ésta debe poblar los barrios y las comunidades y hacerse presente allí en donde es más necesaria, que son los entornos sociales más afectados por la pobreza, la desintegración social y familiar, las adicciones y la violencia delictiva”.[ii]

Supongo que habrá que esperar ahora el informe de Alejandra Frausto. Sé que es muy pronto para emitir una opinión bien fundamentada; pero lo cierto es que por lo menos en este aspecto, el de la cultura y las artes, prevalece la sensación de que algo está faltado por hacer, que hay fallas administrativas y operativas -y hasta de relaciones públicas- que pudieron haberse evitado; que seguimos esperando acciones más contundentes, de más impacto que estrategias como la de las llamadas “milpas culturales” al interior del país -que por lo menos en lo que compete a Zacatecas no han funcionado como se esperaba debido incluso a fallas en la manera en como se realizó la convocatoria-.

Ojalá, yo sigo esperando eso también, que estas buenas intenciones logren concretarse en acciones más apegadas a nuestra realidad, porque a veces me da la impresión de que se están retomando estrategias que funcionaron -porque las condiciones eran distintas- a finales del s. XIX y a principios del XX, pero que no toman en cuenta nuestro contexto actual. En la Secretaría de Cultura pareciera que alguien no se ha dado cuenta todavía que el siglo XXI empezó, o ¿es que nuestra condición surrealista sigue marcando tendencia?

 

[email protected]

 

 

 

 

 

[i] Ver informe completo en: https://youtu.be/2LFUSsy69NU

[ii] Ver el documento completo del Plan Nacional de Desarrollo de este gobierno en: https://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5565599&fecha=12/07/2019

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ