Zacatecas, un estado ausente de estrategias de Resiliencia Urbana

Zacatecas, un estado ausente de estrategias de Resiliencia Urbana

Para la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en el ámbito global, todas las ciudades tienen algún grado de vulnerabilidad a impactos severos por conmociones y presiones de origen natural o humano; actualmente, la ONU considera a través del proyecto HABITAT que los habitantes se enfrentan a más desafíos como consecuencia de la urbanización masiva, el cambio climático y la inestabilidad política. Según el organismo internacional, el 50% de la población vive actualmente en ciudades, y está previsto que esta cifra aumentará al 70% en 2050, de ahí la urgente necesidad de edificar herramientas y alternativas que posibiliten empoderar a los gobiernos locales y a los ciudadanos e incrementar la posibilidad de afrontar nuevos desafíos protegiendo mejor a la población y, a los activos económicos y naturales de los pueblos y ciudades. De conformidad con la ONU, la resiliencia describe la habilidad de cualquier sistema urbano de mantener continuidad después de impactos o de catástrofes mientras contribuye positivamente a la adaptación y la transformación hacía la resiliencia; de tal suerte, una ciudad resiliente es aquella que evalúa, planea y actúa para preparar y responder a todo tipo de obstáculos, tanto repentinos o lentos de origen, esperados o inesperados, lo cual, es indispensable para garantizar la protección y mejoramiento de la vida de los habitantes. En este sentido, no conozco ninguna acción efectiva que promueva en el entorno urbano este tipo de aspiraciones internacionales, menos aún en el ámbito rural, así, Zacatecas se encuentra a la deriva sin la construcción de políticas públicas que evalúen, planeen y actúen ante los posibles impactos de eventos que a diario ocurren y que tienen que ver con la acción del hombre o el cobro de facturas ambientales que le debemos a la naturaleza. De tal suerte, en nuestro territorio, cada quien avanza a su paso, con el fantasma del nulo desarrollo, el incremento de la pobreza y la traicionera tendencia de favorecer a las empresas mineras a costa de la salud de muchos zacatecanos y al saqueo de nuestra riqueza. No solamente hay ausencia de estrategias de resiliencia, sino que preexisten los agravios históricos contra miles de pobladores en cada punto de la Entidad, al igual que la implementación de acciones erróneas o sin la debida planeación. En Zacatecas, vamos cada día de mal en peor y, la crisis multidimensional seguirá afectando a niños, jóvenes y personas de la tercera edad pues no hay empleo, se incrementa la inseguridad, aumentan los impactos del cambio climático y no hay la inteligencia gubernamental que oriente un poco de progreso que atempere la precaria situación de muchos habitantes. Lamento que en mi amado estado, se siga viendo el desarrollo solo en el corredor Guadalupe, Zacatecas, Fresnillo y Jerez de paso, ni que decir de los municipio del semidesierto que no advierten un presente y futuro promisorio, por el contrario, seguirá más de lo mismo en Melchor Ocampo, Mazapil, El Salvador, Concepción del Oro, región expuesta a las empresas extranjeras que roban legítimamente la esperanza del pueblo y la riqueza de sus suelos. Vendrán pues, más años de olvido, simulación y acciones fallidas; se colgará el fracaso a administraciones pasadas o mejor aún, a los erráticos movimientos del Gobierno Federal, pero nunca se asumirá que el Gobierno fue fallido, que sus funcionarios no cumplieron con los mejores perfiles y, ante un barco que ya hace agua, ya están viendo muchas de las ratas, a dónde subirán sus corpulentos cuerpos y de qué color pintarán sus rostros para parecer políticos renovados, lúcidos y dispuestos a seguir chingando los intereses de las presentes y futuras generaciones. Por su parte, la ONU puede quedarse con la idea de que los grupos más vulnerables y más pobres están más expuestos a las conmociones y pueden no tener los recursos necesarios para recuperarse, por lo que las agendas de desarrollo que incorporen la resiliencia como concepto clave, van a asegurar que no se deje a nadie atrás, pues en Zacatecas mucha gente por miles, ya se han quedado atrás, se han perdido en la distancia, en el tiempo y en la historia, ante la persistencia de los ultrajes a la sociedad, con el arraigo del miedo que motiva la inseguridad y con la complacencia de muchos que calladamente solapan corruptos y políticos ineptos que en el ejercicio del poder son incapaces de promover un desarrollo integral y sostenible.

*Integrante del Consejo Mundial para la
Defensa de los Derechos Humanos
[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ