Diputados no lograron acuerdo para sacar adelante dictamen sobre matrimonio igualitario

Diputados no lograron acuerdo para sacar adelante dictamen sobre matrimonio igualitario
Miembros de la comunidad LGBT se apostaron en la entrada principal de la Legislatura; exigen a diputados cumplimiento de acuerdos ■ FOTO: ANDRÉS SÁNCHEZ

■ La sesión ordinaria, sin previo aviso, se realizó en un restaurante de la capital

 

Después de más de seis horas de sesión en las comisiones legislativas de Niñez, Juventud y Familia y Derechos Humanos, los diputados no lograron alcanzar un acuerdo para sacar adelante el dictamen sobre el matrimonio igualitario.

Los legisladores reanudaron esta sesión poco después de las 5 de la tarde, tras haberla suspendido para acudir a la sesión ordinaria que, sin previo aviso, se realizó en un restaurante de la capital.
Pasadas las 11 de la noche los diputados integrantes de la comisión salieron para informar que no se había llegado a un acuerdo, ni siquiera para subir el dictamen a la reunión interna y votarlo.
El diputado Juan Mendoza dijo que “no se ha hecho nada” y acusó a sus compañeros de aplicar tácticas dilatorias.

Sostuvo que tan sólo él y las diputadas Mónica Borrego y Navidad Rayas votaron a favor de que el dictamen se votara y pudiera leerse en el pleno este domingo.

Los que votaron en contra fueron Carolina Dávila, Adolfo Zamarripa y Edgar Viramontes, mientras que Perla Martínez se abstuvo.

Los manifestantes les exigieron que regresaran a la sala para efectuar la votación y finalmente volvieron a encerrarse y al cierre de esta edición no habían salido del recinto.

Después de reiniciar los trabajos, los diputados de las comisiones recibieron, también en una sede alterna, que fue un hotel de la ciudad, ya que el recinto legislativo permaneció tomado durante todo el día, a representantes de las dos posturas que hay sobre el tema, tanto de los colectivos LGBT como de las asociaciones denominadas profamilia.

Para hablar por estas últimas organizaciones entraron tres personas y la primera en intervenir se presentó como Padre y su nombre era Francisco Pérez, quien aseguró que “hay presiones por muchas partes pero nuestro pedido es que no se haga solamente por urgencia, sino que nos detengamos para que sea algo bien estructurado y bien hecho (…), que las decisiones que se están tomando no se perciban como arbitrarias”.

También habló Eric González, quien dijo que lo que se está promoviendo a nivel nacional por sus organizaciones, como la del Frente Nacional por la Familia, es que “debe haber una figura jurídica que se adapte a sus necesidades”.

Trató de convencer a los diputados de que pueden votar en contra sin ser sancionados, señalando que la jurisprudencia de la Suprema Corte únicamente obliga al Poder Judicial y no al Legislativo.
Les dijo, también, que si lo dictaminan y votan en contra no se puede proceder con una acción de inconstitucionalidad porque no sería publicado el documento en el Diario Oficial del Estado por lo que no habría materia para proceder.

Por otro lado, las representantes de los colectivos LGBT destacaron que este tema tiene que ver con los derechos humanos; “no hay personas ni de primera ni de segunda y merecemos ser tratados con respeto. No promovemos la homosexualidad, promovemos los derechos humanos y la no discriminación y le aportamos a Zacatecas lo más bello que tenemos: nuestro granito de arena para la paz social”.

Incumplimiento
de acuerdos
A las 7 de la mañana de este jueves la bandera arcoíris volvió a colocarse en el recinto legislativo, bloqueando los accesos a los estacionamientos, y los miembros de la comunidad LGBT se apostaron en la entrada principal de la Legislatura.

La razón, expusieron los manifestantes: el incumplimiento del acuerdo que los diputados hicieron con ellos de dictaminar y someter a votación la iniciativa del matrimonio igualitario antes de terminar este periodo ordinario.

“Hoy (jueves) es su última sesión de periodo ordinario y ya dijeron en su jueguito que traen desde antier que van a consultar un derecho que no se debe de consultar. Por eso llegamos, tomamos el congreso y lo vamos a hacer cuantas veces sea necesario porque si para ellos matrimonio igualitario es un tema secundario, entonces que lo sean los demás también”, aseguró la activista Paz Barrón.

Destacó que el dictamen ya fue incluso revisado en términos jurídicos y se determinó que no hay inconveniente alguno en que se someta a votación; sin embargo, agregó que los legisladores “le dieron entrada a grupos conservadores que traen sus opiniones válidas en su iglesia y en su casa pero aquí es un tema jurídico y tiene que hacerse valer la constitución y ésta dice no discriminar. Entonces, no hay más a dónde hacerse”.

Mientras estaba la toma en el congreso, Barrón denunció que un grupo de trabajadores irrumpieron por el área de estacionamientos y sacaron documentos que, posteriormente, llevaron al restaurante ubicado al interior del Hotel Mesón de Jobito, donde los diputados se reunieron a puerta cerrada.

Fue una reunión de la Comisión de Régimen Interna y Concertación Política (CRICP) a la que, a cuentagotas, fueron llegando otros diputados que no forman parte de la comisión, quienes eran recibidos por un grupo de manifestantes, quienes les expresaban cuáles eran sus demandas, es decir, les pedían que permitieran que el trabajo legislativo avance con la presentación del dictamen y su discusión en el pleno, independientemente del sentido final de la votación.

Algunos de los diputados como Susana Rodríguez Márquez y Carolina Dávila no quisieron detenerse a escuchar a los miembros de los colectivos LGBT.

A la primera de ellas, además, le reclamaron que, sin ni siquiera formar parte de las comisiones que están analizando las iniciativas, firmó acuerdos con las organizaciones autodenominadas pro familia, para la realización de foros que suponen aplazar varios meses la discusión del dictamen.

En el intercambio de palabras que tuvo Rodríguez Márquez con Paz Barrón, mientras ingresaba al establecimiento para entrar en la reunión, la diputada dijo no conocer los acuerdos que se habían alcanzado con ellos antes.

Por otra parte, hubo legisladores que se detuvieron para permitir que los manifestantes les dieran a conocer su postura y exigencia. Por ejemplo, María Navidad Rayas Ochoa señaló que los derechos no se cuestionan y que sería “penoso” que la Suprema Corte de Justicia de la Nación les corrigiera como Legislatura local.

El diputado Juan Mendoza destacó que el dictamen debe subirse al pleno para discutirse y “que se quite la máscara quien se la tenga que quitar y que enseñe lo conservador y sus prejuicios quien lo tenga que enseñar, pero es un tema que no puede aplazarse”.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ