Los pendientes del IZAI

Los pendientes del IZAI

Concluyó la segunda etapa de la Convocatoria para ocupar una vacante en el Instituto Zacatecano de Transparencia y Acceso a la Información. A las presiones ciudadanas, encabezadas por la Confederación Nacional de la República Mexicana (COPARMEX) en Zacatecas, la Legislatura respondió, por vez primera, con la transparencia de sus procedimientos.

Se dieron cita a evaluación las y los 19 aspirantes a un lugar en el pleno del IZAI. Sus perfiles construyeron una lista multidisciplinaria de postulantes. Desde la academia, los grupos políticos, funcionarios y exfuncionarios, tuvieron oportunidad de demostrar (o no), las cualidades y capacidades requeridas para completar el órgano colegiado.

Llamaron la atención en especial aquellos ciudadanos vinculados actualmente con el sistema de transparencia. Dos enlaces: la titular de la Unidad de Transparencia del Tribunal Superior de Justicia del Estado, Nadia Paola Hernández Bañuelos, así como el titular de la Unidad de Transparencia de la Coordinación Estatal de Planeación, Bruno Armando Zarazúa Hernández.

Sin estar del todo involucrada, pero dentro de la dinámica de la nueva Ley General de Archivos, la directora del Archivo y Biblioteca de la Legislatura, Marlem Silva Parga, ofreció, en términos coherentes, la integración de la normativa de transparencia con la gestión de los documentos en posesión de los sujetos obligados dentro del Sistema Estatal Anticorrupción.

Al menos en estos tres casos, la implementación de un sistema local de acceso a la información, rendición de cuentas y gobierno abierto, así como su vinculación con el Sistema Nacional de Transparencia, ha rendido frutos en un aspecto fundamental: la profesionalización del sector. Y es gracias a la especialización, y no a la improvisación, que tenemos instituciones en constante perfeccionamiento.

Hasta este tramo del proceso de selección, la Legislatura ha aportado a la ciudadanía y medios de comunicación, elementos oportunos de valoración. No obstante, y como todo concilio legislativo, será la Comisión de Régimen Interno y Concertación Política (CRICP) la que incruste los matices políticos del acuerdo con el que se defina el dictamen definitivo.

La COPARMEX, algunos aspirantes, y en un principio el mismo IZAI, exigieron que todas las etapas de selección estuvieran abiertas al debate público. Ahora, con la integración política de la lista de candidatos y candidatas, el Instituto de Transparencia ha permanecido en silencio con respecto a la fase primordial en la designación de un nuevo comisionado o comisionada.

Con molestia defendieron la autonomía desde la prensa local. Anteriormente también en algunos espacios de opinión en referencia a un concurso para la integración del Instituto Nacional de Transparencia. Hoy su mudez los delata.

No más quejas de opacidad y de acoso a la autonomía del IZAI, al menos desde el interior. Corresponderá a quien resulte electo o electa, proponer una dinámica de prudente distanciamiento con cualquier orden de gobierno, pues existen indicios claros de que el Instituto ha estado inmerso en la construcción política de la nueva estructura del gobierno federal.

Durante el último informe de actividades del comisionado presidente, José Antonio de la Torre Dueñas, el IZAI vistió el evento con la presencia de la Delegada de Programas para el Desarrollo, Verónica del Carmen Díaz Robles. Una invitación fuera de su ámbito y que enrareció el aporte institucional con el que demandan la integridad de su autonomía, pero no siempre la procuran.

La convocatoria política al informe de actividades fue emblemática, y dibuja nítidamente el viraje de integrante de una “fracción” en que ha caído el IZAI. Cuando el ejercicio de poder de un ente autónomo se recarga en la percepción de una institución al servicio de intereses ajenos a su naturaleza, se puede decir que de facto ese órgano ha perdido su potestad jurídica original.

Un tema que, por cierto, estuvo ausente en la ronda de evaluaciones a los aspirantes. Los diputados evitaron entrar a ese debate sobre el contexto actual del Instituto de Transparencia, para limitarse a los aspectos técnico-legales del órgano garante. Perdimos la oportunidad de conocer el diagnóstico de los aspirantes sobre las condiciones presentes del IZAI en la correlación de fuerzas políticas locales.

Sin embargo, no exime a los aspirantes de conocimiento y estrategia para prever el escenario que les espera al ingresar al pleno del Instituto y la construcción previa de intereses internos. Esa es una materia de vital importancia, pues si bien la autonomía no significa aislamiento y castidad institucional, sí exige el resguardo de los límites institucionales con el vaivén de la lucha política.

La labor de las y los aspirantes es titánica no sólo en ese aspecto. El Instituto de Transparencia también debe de dejar de poner en práctica un sistema de simulación en los procesos de evaluación de los entes públicos. Cargar información no actualizada no es sinónimo de cumplimiento. En este espacio ya hemos hablado de la administración de Judit Guerrero López en la capital zacatecana, y cómo sus huecos informativos fueron avalados por el IZAI. ■

Twitter: @GabrielConV

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ