Antología de poesía mexicana: entrevista a Juan Domingo Argüelles (tercera parte)

Antología de poesía mexicana: entrevista a Juan Domingo Argüelles (tercera parte)

A eso iba, Juan, ¿cuál son los parámetros que consideraste para definir, desde la concepción estética que me señalas, lo qué era poesía?, porque más allá de que dijeras a este poeta lo quiero incluir en la antología, en el momento de la lectura, y me refiero al caso de los poetas jóvenes, cómo definiste lo qué era o no era poesía. Recuerdo una cita de José Emilio Pacheco donde asegura que habría que inventar un nombre para lo que actualmente se escribe, ya que de ninguna manera se le puede llamar poesía, refiriéndose a las nuevas expresiones hibridas.
“Lo que pasa es que más que merecer la pena, uno puede decir: me gusta más este poeta, que este otro, pero, insisto, con el gusto particular no se hacen antologías, con el gusto particular se hace, por decirlo de alguna manera, un compendio de cosas que uno puede hacer, por ejemplo, con la música, decir, tales canciones me gustan, tales no, pero eso no le tiene por qué importar a la gente. Cuando uno hace una antología busca justamente que esté representado de algún modo cierta forma poética en determinados autores que, digamos, no quiere decir que un poeta que tiene cierta forma sustituya a otro, pero si bien no puedes incluirlos a todos tratas de que esa manifestación o esa estética sí esté dentro de la antología. En el caso de temáticas o vertientes nuevas, creo que se trata más de los poetas jóvenes, y claro hay un error cuando la gente dice es que Gabriel Zaid hizo una antología de la poesía joven, ya que Zaid nunca hizo una antología de la poesía joven, lo que hace es una asamblea de poetas jóvenes y él mismo explica la diferencia: en la asamblea, dijo, el que levante la mano, participa. Y entonces para hacer la asamblea de poetas jóvenes hizo una convocatoria para que le mandaran poemas, y de la asamblea él seleccionó a los que les iba a dar voz. Y Gabriel Zaid lo ha explicado muy bien. Para la antología de los jóvenes se realizó el siguiente ejercicio: después de haber leído a varios, uno pone a algunos como una muestra de esa poesía joven que se está haciendo. Claro que ello requiere omisiones y dichas omisiones se dan en un sentido de una experiencia lectora. Todo el tiempo pensando en ese público lector al que va dirigido y que no es necesariamente un poeta, porque en México se han hecho muchas antologías, las cuales a mí me sirvieron mucho, pero son antologías parciales. Por supuesto la antología de José Emilio Pacheco del siglo XIX, junto con la del modernismo, como la antología del siglo XX de Carlos Monsiváis, como las distintas antologías fragmentarias, poesía de la década del cincuenta, poesía de la década del cuarenta, y otras que son muestra de poesía de grupos o de jóvenes, o simplemente poesía joven de México, pues ya no es poesía joven de México la que publicó la editorial Siglo XXI hace tantos años, pero hay muchos volúmenes de poesía cuyo único requisito era tener cierta edad. Porque uno puede reducir una antología a la mínima expresión y decir bueno yo reduzco absolutamente y en lugar de dar una muestra amplia doy una muestra muy reducida, esto ocurre porque tanto ser amplio como ser reducido tiene sus riesgos; al ser tan reductivo, al poner tan pocos autores, tú también te amparas y dices es que yo sólo quise poner a estos autores que me parece que son los que están descollando, los que van a ser los futuros Octavio Paz o Jaime Sabines. La otra posibilidad es decir no, yo estoy siendo más incluyente porque me percato que hay muchos autores y muchas voces y estoy dándole la oportunidad a los lectores que conozcan las tendencias o vertientes que tiene la poesía actual. En los dos casos se corren riesgos, y en mi caso yo lo pensé en el sentido de la amplitud porque sabía que de todas maneras iban a quedar fuera muchos poetas, pero existe poesía muy reciente que a lo mejor no haz leído jamás.
El volumen tiene un grado de humildad y lo confieso. Yo no creo que se pueda hacer una antología con arrogancia. Hay que aterrizar en un acto humilde. Al hacer una antología uno está compartiendo una propuesta de lectura como llama a las antologías Gabriel Zaid, quien señala que toda antología es una propuesta de lectura de un fragmento que uno plantea de entre la universalidad o generalidad que hay. Existen antologías más acertadas que otras, sin duda, y por supuesto todas generan polémica, porque todas se exponen a la crítica en el sentido de que lo que se presenta es algo que será grato en un cincuenta por ciento para un lector y en otro cincuenta por ciento no…”.
Incluso parece que las antologías entre más polémica generen, más importantes son…
“Por supuesto, pero la polémica se da entre autores, no entre lectores, y nos debe quedar muy claro…”.
¿Has recibido algún reclamo por parte de un autor?
“Sí, claro, cuando yo presenté el primer volumen en Querétaro, se acercó una persona y me dijo: oiga, está muy bien que incluya a Efraín Hurta, pero no está fulano, no está mengano, grandes poetas de aquí de Querétaro”.
¿Qué le dijiste?
“Sí sé de que me habla y conozco a los poetas, pero… y la persona insistía: es que el centro del país siempre…”. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ