Homofobia y el incremento de las discriminaciones de género

Homofobia y el incremento de las discriminaciones de género

No podíamos dar crédito a lo que veíamos y escuchábamos: una militante de un partido autodenominado de izquierda, agrediendo a grito abierto y con ojos desorbitados, a otra militante por su preferencia sexual. Expresiones homofóbicas en un evento público que no sólo resultan inconcebibles, sino francamente grotescas. Histerias aparte, su fraseo, en el sentido de que “las marimachas no pueden representar a las mujeres”, supone que a las homosexuales no las reconocen como ‘mujeres’. Dicho por otra mujer. ¿Ese es el nivel de estos elementos de la clase política que compiten para apoderarse del gobierno? Abierta discriminación. De igual manera las expresiones de un diputado del oficialismo zacatecano en el sentido de señalar a las madres solteras como posibles factores criminógenos, es también otra lindeza del pensamiento troglodita que circula entre los políticos que son, además, miembros de comisiones de derechos humanos.
Pero también las expresiones nada felices de reporteros aduciendo el embarazo como impedimento para ejercer derechos políticos. Todo junto no es más que una muestra de lo que acontece en la sociedad y la vida política. Y una muestra significa que una parte importante de la población no ha logrado reconocer los derechos civiles de manera efectiva. Y lo peor: el vínculo que existe entre discriminación y violencia en el caso de las mujeres y todos los grupos sociales que padecen este mal. Los indígenas, las personas de piel morena, con alguna discapacidad o de baja estatura. Y pensamos que son pocas personas, pero no: el 32 por ciento de la población declara haber sufrido alguna vez por algún trato discriminatorio. Es un porcentaje muy alto.

Pero hay un hallazgo en las encuestas sobre discriminación en el 2017: mientras en el caso de los indígenas baja más de 6 puntos porcentuales respecto a 2013, lo casos de discriminación contra las mujeres y los homosexuales aumenta. Lo más sorprendente es que el incremento se da justamente en el periodo de lucha por los derechos de estos grupos sociales, en especial la lucha por el derecho al matrimonio homoparental. La disputa por el reconocimiento de dichos derechos dio lugar a una polarización social que elevó las voces de las gargantas conservadoras que pretenden impedir que se ejerzan esos derechos con integridad, y esto último, propaga actitudes de reacción troglodita contra mujeres y homosexuales. En el caso de las mujeres, en estos años es cuando se ha peleado por la modificación de los tipos penales y se especifique los homicidios que son feminicidios, y alrededor de eso, la ampliación de los derechos para todas las mujeres en todos los ámbitos de la vida pública.

Por lo tanto, es altamente significativo que presenciemos una expresión de homofobia contra una mujer en un ámbito público dentro de un partido político. Reúne una buena parte de los factores discriminatorios que han crecido en estos años: género, homosexualidad y vida pública de las mujeres. En este contexto, los medios de comunicación tenemos una enorme responsabilidad en la educación y la toma de conciencia de la población sobre estos temas. Discriminación es violencia, por ello, si gestionamos por la paz, luchamos contra la discriminación.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ