2018: año de (e)lectores

2018: año de (e)lectores
Sandro Botticelli. "La virgen del libro". 1480-1482. Temple sobre tabla. 58 x 39.5 cm. Museo Poldi Pezzoli de Milán, It.

La Gualdra 322 / Promoción de la lectura

 

Entramos en el 2018, un año electoral que definirá a quién llevará las riendas de este país. La información es agobiante. Por todos lados, y a todas horas, escuchamos, vemos, leemos mensajes de los candidatos y de las propias instancias electorales. A la par, he comenzado el año con una lectura que inicié los últimos días del 2017: La travesía de la escritura, de Sergio Pérez Cortés. En él se plasma la historia de la escritura y la lectura durante la Antigüedad Clásica y la Alta Edad Media. Los procesos y cambios que han sufrido estas dos acciones son sorprendentes.

Entre los rasgos que caracterizaron a la escritura durante el periodo estudiado en la obra de Pérez Cortés está el de la memoria. Los autores dictaban sus creaciones a un secretario (scriptor) y éste lo plasmaba en el papiro o la cera –según fuera el caso-. Así, siguiendo con el Pérez Cortés, lo que ahora conocemos como autores, en realidad eran dictatores. Conforme la técnica de escritura se desarrolló la memoria fue perdiendo terreno. Cabe asentar que la práctica lectora tenía como convencionalismo (y pragmatismo que obedecía a los propósitos y paradigmas de la época) a la lectura en voz alta.

La aparición de los espacios entre palabras, de los signos de puntuación y de nuevas fuentes tipográficas posibilitaron que la lectura silenciosa, o “con el corazón”, apareciera y se difuminara como una práctica social que perdura en nuestros días. Este tránsito de la lectura en voz alta a la lectura en silencio también los ejercicios de pensamiento, imaginación, reflexión, oración, fueran privados. De ahí la asociación de entre análisis y concentración. Hasta entonces las bibliotecas no contaban con un espacio para la lectura individual silenciosa. Después aparecieron las normas de no hacer ruido.

En este año debemos apelar a esa memoria que usaban los antiguos. A conversar como ellos, pero también a reflexionar en silencio. A comparar, ponderar, cuestionar. Si bien, como lo mencioné en el primer párrafo, existe un mar de información, no toda es verídica. Como ciudadanos debemos discernir entre lo realizable y la propaganda barata, entre lo necesario y lo vistoso, entre lo mismo y la diferencia. Ello es más fácil cuando leemos. Pero leer con ojo crítico, con cuestionamientos al autor, a nosotros y a los otros. Con la finalidad de ampliar nuestros horizontes.

2018 es un año de electores, pero también puede ser la oportunidad para que sea de lectores. Personas que se reúnan para leer una plataforma política, una columna editorial, un libro y se analicen los diagnósticos y las propuestas –donde las haya-. Que no se echen por la borda tantos y tantos siglos del devenir de la letra escrita.

 

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_322

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ