Mindhunter: de psicoanálisis y límites morales

Mindhunter: de psicoanálisis y límites morales

En la cinta El Silencio de los Inocentes (1991) de Jonathan Demme la detective Clarice Starling mantenía conversaciones con el psicópata Hannibal Lecter en su celda, a manera de lograr entender cómo funciona la mente de un criminal y así poder resolver el caso del asesino conocido como Buffalo Bill.

En muchas historias policiacas de asesinos en serie reales y ficticias se ha mencionado que para lograr atrapar a un psicópata primero hay que pensar como él, entender lo que siente y conocer las razones que lo orillaron a cometer dichos crímenes.

Ese acercamiento o intento de comprensión es la premisa de Mindhunter, serie de Netflix dirigida y producida por David Fincher, quien gracias a su destacada carrera que incluye cintas como Se7en (1994), Zodiac (2007) y The Girl With The Dragon Tattoo (2011) para muchos es considerado el principal exponente en el género de suspenso moderno.

El año es 1977, y a lo largo de diez capítulos conocemos a los detectives del FBI Holden Ford y Bill Tench (Jonathan Groff, Holt McCallany), y a la psicóloga Wendy Carr (Hannah Gross), equipo que busca armar y documentar el primer estudio psicológico sobre la mente criminal tomando como base las declaraciones de primera mano de los asesinos más sanguinarios de Estados Unidos.

Así pues, viajando por todo el país, ambos agentes visitan las prisiones de máxima seguridad para poder entrevistar a estos individuos, labor nada sencilla, pues estar en contacto con personas así de dañadas tiene repercusiones que terminan afectando a ambos en sus vidas personales.

Gran parte de la historia toma lugar en espacios cerrados como oficinas, celdas y comedores de prisión. Es decir que no hay lugar para el suspenso convencional, no hay persecuciones o tiroteos, sólo tres personas, un micrófono y una grabadora.

Como tal, aunque la mayoría de la serie se desarrolla a través del intercambio de diálogos, es tal el manejo del ritmo que los capítulos fluyen con enorme dinamismo, dado que, si bien Fincher sólo dirige la mitad de los capítulos, todo el tiempo se hace presente la potencia narrativa y el impacto visual tan característico del realizador.

Como espectadores a través de los personajes somos posicionados en límites abismales al comprender la cotidianidad y la lógica en las situaciones, los actos y los sentirse de estos asesinos, pero también en los métodos y actos (algunos menos ortodoxos que otros) que los protagonistas tienen que tomar para prevenir mas crímenes y poder recabar información por un bien mayor, y cuya resolución final queda a consideración propia.

De tal manera Mindhunter, es minuciosa y profunda en un sentido realista y humano, que de manera sutil y sin precisar de secuencias sangrientas ni de impacto gráfico nos logra inquietar como una experiencia de verdad perturbadora, que lejos de ser de un drama policial de fórmula con un conflicto a resolver, es la comprensión hacía la oscuridad y el mal inherente en cada uno de nosotros.

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra-315_71cm

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ