Necesario, que las personas se informen acerca de los riesgos de ser “enrolados” en sectas comerciales

Necesario, que las personas se informen acerca de  los riesgos de ser “enrolados” en sectas comerciales
Participantes de un curso de coaching en Zacatecas ■ FOTO: LA JORNADA ZACATECAS

■ Están organizadas habitualmente en tres niveles jerárquicos; tienen horarios extensos y atípicos

■ En Zacatecas ofrecen estos cursos Conciencia Plena, Cre-ser, Fresnillo Vive y Abundancia de Vida (ahora llamado Quadriplica)

■ Estrategias de trabajo individual y grupal en cursos de coaching coercitivo tienen carácter confrontativo; son usadas como ejercicios dialogales, vivenciales, catárticos y regresivos

Ante la proliferación de grupos con características sectarias que ofrecen cursos de “desarrollo humano” o “liderazgo”, en el contexto de una crisis económica y social, es necesario que las personas se informen sobre la manera en que pueden atender sus problemas emocionales y así evitar que sean reclutados o “enrolados” por las sectas comerciales.

El método de “enrolamiento” de estas sectas consiste en un proceso de tres pasos: 1) Descongelar (unfreezing), 2) Cambiar (changing) y 3) Volver a congelar (refreezing) a partir de cuatro pilares (Modelo BITE, por sus siglas en inglés): Behavior control (control de la conducta), Information control (control de la información), Thought control (control del pensamiento) y Emotional control (control emocional).

Los cursos que ofrecen estas sectas comerciales, en Zacatecas denominadas Conciencia Plena, Cre-ser, Fresnillo Vive y Abundancia de Vida (ahora llamado Quadriplica), están organizados habitualmente en tres niveles jerárquicos y tienen horarios extensos y atípicos. Ese es un rasgo que las personas que buscan atención a sus problemas emocionales deben evitar.

Las estrategias de trabajo individual y grupal en los cursos de coaching coercitivo tienen un carácter confrontativo y son usadas como ejercicios dialogales, vivenciales, catárticos y regresivos que pretenden generar cambios emocionales y cognitivos superficiales, pero sus técnicas son absolutamente contrarias a las de un profesional de la psicología.

La mayoría de los entrenamientos son coordinados por “coaches” sin formación de pregrado y/o posgrado en disciplinas de la salud mental y tampoco cuentan con cédula profesional para ejercer como psicólogos.

En ese sentido, es importante verificar la formación de la persona con la que una persona pretende atender su problemática, porque de lo contrario puede ponerse en manos de personas sin ética que solamente conoce de técnicas de persuasión y manipulación psicológica.

La mayoría de los coaches que son contratados para estos cursos son administradores de empresas, abogados, internacionalistas, odontólogos o incluso instructores sin escolaridad de nivel superior.

Además, los coaches no han recibido entrenamiento clínico alguno para coordinar grupos de trabajo y su formación como tales fue por observación de otros instructores en grupos del mismo tipo. Es decir, es importante que los usuarios de servicios psicológicos conozcan las credenciales de la persona que los va a atender.

Según el especialista en abuso psicológico, Héctor Cerezo Huerta, las prácticas “vivenciales” del coaching coercitivo funcionan para reducir el estado de alerta, detener el pensamiento y vulgarizar el trabajo terapéutico, ello mediante la humillación verbal de las personas para connotar el dolor emocional como una experiencia de vida necesaria.

Durante los entrenamientos, y como consecuencia de una dilución de los límites personales; el establecimiento de relaciones sexuales y eróticas entre coaches, participantes y “staff” es un fenómeno común.

Las empresas de coaching coercitivo son negocios familiares o de socios cercanos, por lo que a pesar de que en algún momento de los entrenamientos se afirma recolectar donativos con fines filantrópicos, la única preocupación genuina es la ganancia económica.

Para garantizar la efectividad de los entrenamientos, se ejerce un control sectario de los participantes mediante la persuasión coercitiva, el uso obsesivo de un argot, el aislamiento sutil del mundo exterior, la insistencia en la firma de compromisos con el grupo y el seguimiento estrecho del staff para asegurar la estratégica tarea del enrolamiento.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ