¿Por qué te rindes a obtener algo que deseas?

¿Por qué te rindes a obtener algo que deseas?

S i todos tenemos en la mente algo importante que anhelamos y sabemos desde lo más profundo de nuestro ser que si lo tuviéramos, sería un factor muy grande para sentirnos contentos y dichosos, además que puede ser algo realista y alcanzable, entonces ¿por qué no perseveramos para tenerlo?

Para algunos lograr ciertas cosas no es tan difícil y para la gran mayoría de las personas por razones aparentemente ilógicas, dejan de luchar por lograr cosas que desean: tener una mejor apariencia o una mejor condición física; comer más sano o dejar de comer cosas que no hacen bien a su cuerpo; tener una pareja que nutra su alma de manera positiva; tener una familia unida y armoniosa; tener un mejor trabajo o una mejor posición laboral; tener el hogar digno y bonito que siempre han soñado; adquirir el vehículo ideal a su gusto; aprender otros idiomas; tener un negocio propio; viajar al extranjero al país de sus sueños; atreverse a hacer algo “loco” que siempre desearon hacer; dejar de fumar, de tomar bebidas alcohólicas o de consumir algún tipo de droga; en general, todas esas cosas que ayudarían a sentirse plenos en la vida.

¿Tú de cuáles eres? ¿De los que logran las cosas o de los que se rinden durante el camino? Diversas palabras suelen ser barreras que influyen para rendirse a lograr algo que se desea mucho, cosas buenas que son relativamente alcanzables. Personas que dicen que no lo lograrás o que incluso no lo debes ni intentar: “ya estás grande, ya para qué lo haces”, “no podrás”, “después de vejez viruela”, “no te arriesgues”, “es demasiado para ti”, “no puedes con tanto”, “ya hay alguien que está haciendo eso y con más apoyo del que tienes”, “hay mucha competencia”, “no va a funcionar”. Amigos, familiares y parejas que desalientan diciendo: “toma una más que tanto es tantito”, “de todos modos te vas a morir para qué te cuidas”, “eres mujer no podrás con eso, eso es cosa de hombres”, “tú no eres tan inteligente y capaz para lograr eso”, “vas a descuidar la familia”, entre otras frases similares. Palabas como estas y la construcción de expectativas no realistas llevan a fracasar a las personas en sus intentos para perseverar.

Todo lo anterior influye, pero hay cuatro razones de fondo que debes reconocer e identificar si eres de los que se rinden en el camino. 1.- El mal manejo de las emociones hace que el cuerpo se ponga en control de la mente y no la mente en control del cuerpo y por ende lleva a tomar decisiones incorrectas o inapropiadas. El miedo, la ansiedad, la envidia, la rabia, el enojo, la vergüenza, la culpa y el resentimiento son saboteadores que nosotros mismos permitimos que nazcan y crezcan dentro de nuestro ser. 2.- La falta de voluntad es un factor poco analizado en la vida, que aumenta al paso de los años sino la ejercitas apropiadamente. Siempre debes recordar que la voluntad no se está ejercitando cuando las condiciones son propicias o favorables, sino cuando las cosas son adversas, por ello la importancia de aprender a valorar la adversidad y sacarle siempre provecho y aprendizaje. Cuando hay voluntad, el clima, las palabras y las personas no son barreras definitivas. 3.- La nula capacidad de lidiar con la frustración es consecuencia de años de evadir las cosas “no gratas”. Para lograr cosas importantes es necesario saber que habrá un sinnúmero de fracasos, por ello es necesario aprender a manejar la frustración y mantener la actitud positiva y tomando aprendizaje de cada caída que suceda. Son aprendizajes, no fracasos. 4.- La incapacidad de posponer la satisfacción, muy ligada al control de emociones, provoca que frenes o trunques los planes ideales para lograr las metas. Gastar dinero que debía fortalecer un proyecto; caer ante tentaciones corporales que afectan relaciones amorosas, son ejemplos de ello.

Renunciar al principio puede ser doloroso, pero lamentablemente después se vuelve algo normal y para el que se rindió, se hace nula la esperanza de lograr las cosas. Algunos ya olvidaron cuándo fue la última vez que soñaron que podrían lograr sus sueños y ven más desventajas que ventajas al trabajo y esfuerzo del largo plazo, buscan así pues solo los beneficios del corto plazo, pero definitivamente ahí no están las cosas bellas e importantes de la vida.
Todo mundo esperará que falles. Si te encuentras en un ambiente donde los que te rodean se rinden fácil, estará mal visto que aspires a lograr lo que te propones, ya que los tuyos te dirán que eres arrogante o pretencioso. Casi todos esperarán que pienses en “pequeño” para no sentirse molestos con tu éxito. Incluso el auto sabotaje activo y tu necesidad de aceptación hará que no quieras lograr tus metas por el miedo a que otros se sientan menos que tú. ¿Pero sabes qué? Hazlo de todos modos. Ubica y únete a personas que no se rinden y toma el control de tu vida. ■

(jylnava @hotmail.com)

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ