Glotonería Sociedad Anónima. Lenguaje y cocina

Glotonería Sociedad Anónima. Lenguaje y cocina
Literatura y comida. Imagen del periódico El País

La Gualdra 246/ Glotonería Sociedad Anónima

He estado revisando un par de libros que escribí hace algunos años, los textos de ambos giran alrededor de un tema amoroso, cuasinostálgico. Me pregunto: ¿Qué mierdas pensaba yo en ese instante? Digo esto porque en definitiva, lo que me motiva a escribir no es un sentimiento, no es el sentimentalismo, “sentimentaloidismo”, si es que el término existe, pero si no existe, debería y su descripción sería algo como: “Sentimentaloidismo. Se dice del sentimiento cercano a lo idiota”. En fin. He sentido pena, o vergüenza. No es que esté en contra de los textos que hablan sobre emociones, es que prefiero los textos arquitectónicos, ingenieriles, literarios, que hablan sobre literatura. Mi motivo para escribir en general es el mundo, el lenguaje, la literatura, no los sentimientos. Ahora pienso que me gustaría que no existieran esos libros, si pudiera pedir un deseo sería no haberlos escrito.

He tomado algunos fragmentos de los libros para subirlos a Twitter y Facebook, un poco para burlarme de mí mismo. Hacer mofa de mi relato amoroso es una buena terapia y un buen recordatorio para reflexionar sobre lo que escribo.

En contraste con el relato sentimentaloide, este día tengo que escribir dos textos de corte gastronómico. La historia de un platillo y una crítica sobre un restaurante. La comida es uno de mis temas favoritos. Siempre que abordo ello, pienso en literatura, en lenguaje, porque de alguna forma preparar un plato es conversar con el otro, es exponer un conocimiento, es una forma de abrazo.

Cuando escribo sobre comida, imagino la cocina de mi abuela donde docenas de especias se mezclaban para conformar una especie de cuento, de poema, de canción, que luego reposaría en los estómagos de su marido, hijos y nietos. Cuando escribo sobre comida, pienso en una forma de amor más honesta, más libre.

Ahora que lo pienso bien, siempre estoy escribiendo sobre literatura, sobre comida, aunque a veces parezca que se trata de sentimientos, me doy cuenta de que no. Siempre se ha tratado de lo mismo: El lenguaje que lo ha transformado todo en materia.

Voy a dejarlos con esa reflexión: si no hubiera lenguaje, no habría nada.

Voy ir a comer en este momento, provecho, buenas tardes.

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_246

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ