Concilian diferencias funcionarios y vecinos del barrio de Yanguas

Concilian diferencias funcionarios  y vecinos del barrio de Yanguas
Los trabajos llevan un avance de entre 80 y 85%; se concluirán en 15 días, según la constructora MAG, encargada del proyecto ■ foto: ernesto moreno

■ “Pudo haber un malentendido o falta de comunicación”, dicen

Vecinos de Yanguas, funcionarios de Sinfra, Secturz y personal de la constructora MAG que realiza las obras en este barrio del Centro Histórico de Zacatecas, conciliaron sus posiciones respecto al tema de movilidad que preocupaba a los ciudadanos y que fuera denunciado el pasado sábado por el representante del Comité de Contraloría y Vigilancia vecinal, Francisco José Villegas Santillán.

La denuncia refería que, violando un acuerdo celebrado entre los responsables y ejecutores de la obra y los habitantes del lugar, el fin de semana pasado se introdujo maquinaria con la que pretendía abrirse una zanja a lo largo del callejón de Yanguas –en su último tramo-, que impediría la salida y entrada de vehículos de la rinconada que conforma este callejón y el de Rosita, este último que desemboca en el correspondiente del Cobre.

El hecho fue interpretado por Villegas Santillán como una represalia por el activismo de algunos de los habitantes de los 10 domicilios que pudieron haberse quedado aislados de esta manera, manifiesto por su postura contra la concesión a Grupo Modelo del Mercado González Ortega, misma que han realizado como integrantes de la asociación de Vecinos de la Calle Fernando Villalpando y Anexas, adherida a la Red de Organizaciones Ciudadanas en Defensa del Centro Histórico.

El incidente se suscitó a dos días de que el gobernador, quien conjuntamente con las autoridades municipales de la capital impulsaban el proyecto para el Mercado González Ortega que involucraba a Grupo Modelo, anunciara su suspensión.

Respecto a las obras en el barrio de Yanguas, los inconformes reclamaban que el proceso acordado con las autoridades y constructora en diciembre pasado, era retirar del callejón de Rosita -uno especialmente estrecho-, una caja de conexiones de Telmex ubicada en la bocacalle casi para salir al callejón del Cobre, de aproximadamente de 90 centímetros de largo, 60 de ancho y 25 de espesor, misma que estorbaría para permitir por esta vía la entrada y salida de los vehículos vecinales, pero también de aquellos de servicios como el gas, antes de obstruirse la movilidad por Yanguas debido a las obras.

Se habló asimismo de manera especial, del caso de las ambulancias, pues señalaron, habitan en estos domicilios mayoritariamente, personas de la tercera edad con diferentes grados y tipos de discapacidad, que pueden requerirlas de manera emergente. Todas estas, razones por las que los vecinos se negaron a permitir los trabajos de la constructora el pasado sábado.

Eulogio Inguanzo, presidente de la asociación Vecinos de la Calle Fernando Villapando y Anexas, sostuvo que “nosotros estamos tratando de que se lleve una relación de respeto, pero que también de avances bien hechos (…) sobre todo en esta área porque aquí existen muchas señoras ya grandes” que pidieron desde un principio que se cuidara el tema de los peligros que representan este tipo de obras “porque una caída para una persona ya implica su muerte o una estancia en cama de la que no se va a parar y tienen mucha razón las personas”.

Este miércoles, y luego que fuera retirada el día anterior la caja de conexiones de Telmex del callejón de Rosita, gestión de la que debían haberse encargado autoridades municipales de la capital, pero “nosotros al ver que no se agilizaba intervenimos”, dijo Erick Alfonso Huerta, director de Infraestructura Turística de la Secretaría de Turismo de Zacatecas (Secturz), se eliminó el problema que preocupaba a los vecinos, por lo que manifestaron su conformidad para que se iniciara la apertura de la zanja de 15 metros de largo por 3 de profundidad que deberá realizarse en Yanguas para concretar obras referidas al drenaje.

El funcionario expuso sobre el tema de la caja, que este trabajo “estaba fuera de catálogo” e intervino en él la Secturz a petición de los habitantes del vecindario.

En el lugar y para dar a conocer sobre el tema para este medio, se encontraron Pascual Román Quintanar, subsecretario de Obras Públicas de Sinfra; Mario Murga Ruiz, jefe de Departamento de Conservación de Obras y Servicios de la dependencia; Erick Alfonso Huerta, director de Infraestructura Turística de la Secturz; Miguel Ángel Galindo, dueño de MAG Constructora, y Emmanuel Sifuentes, residente de la obra por MAG; y por la parte vecinal seis personas, entre ellas Francisco Villegas, Gabriela Sescosse y Eulogio Inguanzo, este último, presidente de la asociación de Vecinos de la Calle Fernando Villapando y Anexas.

Pascual Román Quintanar expuso basado en los informes que le dieron sus subalternos, que el pasado fin de semana y con la intención de “cumplir con el programa de trabajo y no ocasionar más molestias a los vecinos, se optó por tratar de hacer este drenaje que nos falta (…) creíamos que no había tanto tráfico, según me informan”. Refirió que la empresa “dice que en un día excava, en otro día instala el tubo y en otro rellena”.

En respuesta a quién dio la orden para realizar las obras violando las etapas que se habían conciliado con los vecinos y que ocasionaron la percepción de estos últimos de que había en ello una represalia en su contra por su participación en el tema del Mercado González Ortega, contestó: “desde luego que no, yo creo que son cosas muy independientes”.

De manera personal precisó que teniendo a su cargo más de 350 obras, 190 de ellas hidráulicas, no conoce todos los detalles de éstas, comentó entonces que el responsable de la que se realiza en Yanguas como supervisor es Rubén Ávila Jiménez y de su jefe inmediato Mario Murga Ruiz.

Por su parte, Murga Ruiz sostuvo que la intención era acabar las obras en tiempo y que las órdenes “se consensan” de tal manera que explicó el desarrollo de los trabajos en la lógica de “la misma inercia”, y aseveró que la decisión no se tomó “contra una persona”.

Según dijo el responsable de la obra por parte de la constructora MAG, Emmanuel Sifuentes, “íbamos a comenzar a preparar el área, no íbamos a empezar la zanja en sí, pero ven una máquina y se asusta la gente”.

A esta expresión reviró la vecina Gabriela Sescosse “ni la caja estaba movida, ni nos tocaron para avisarnos, de pronto nada más un poco delante de mis cocheras ya estaba la máquina. Mira si nos avisan: saquen sus coches…pero eso que uno pasa y ve la máquina, ¿pues qué van a hacer con ella y luego en sábado, cómo te dejan encerrado ahí, de qué o por qué?”.

Francisco Villegas refirió por su parte y como una reacción visceral al impedimento que ejercieron los vecinos para la apertura de la citada zanja, el responsable de la obra mandatado Rubén de Ávila rompió con la máquina la zona del piso ubicada en el entronque de Yanguas y la calle del Ideal, dejándolos bloqueados en su movilidad por dos horas.

Luego de la conciliación de las partes donde se expuso por parte de los ejecutores y responsables de la obra, que pudo haber un malentendido o falta de comunicación, el dueño de MAG, Miguel Ángel Galindo, coincidió con Pascual Román Quintanar, subsecretario de Obras Públicas de Sinfra, en que los trabajos llevan un avance que estimaron entre 80 y 85 por ciento, por lo que se concluirán en 15 días más.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ