La especulación entre los grupos del poder: política sin políticas

La especulación entre los grupos del poder: política sin políticas

Las llamadas precampañas son expresivas: permiten mostrar la delimitación de grupos que actúan en los diversos partidos, el lugar que ocupan dentro de los mismos, su fuerza o peso específico y las afinidades y fobias entre ellos. Los partidos han dejado de ser, cada vez más, institutos políticos con unidad ideológica y vida institucional interna, y se han convertido en recipientes vacíos donde habitan aquellos que son los verdaderos sujetos: los grupos de interés. Así las cosas, los partidos son útiles en tanto agencias electorales. Y los grupos se desafilian o afilian a ellas según les ofrezcan más o menos posibilidades de colocación. Las convicciones ideológicas no juegan ningún papel en la conducta de estas agencias. El modelo es la franquicia.

De todos los partidos falta la última pieza: la candidatura de la alianza PAN-PRD. Una vez definida ésta, y sus definiciones internas, todo el tablero político sufrirá acomodos. El tablero se compone de equipos con peso aritmético en la contienda, pero es funesto percatarse que en ese tablero no aparecen las fórmulas para la solución de los grandes problemas de Zacatecas. Es una política sin políticas. Sin embargo, no podemos negar que las personas encarnan ciertas orientaciones generales: responden a ciertos intereses sociales y expresan algunas tendencias. Una vez decididas las candidaturas definitivas y acabados los acomodos de todos los grupos de interés, podrá apenas iniciar el tiempo de algunos aspectos programáticos. Pero los programas no son cosa de meras ideas como si se tratara de netos ejercicios racionales, sino que responden a los intereses que encarnan; y en los grupos que mencionamos arriba, ¿están integrados los campesinos del estado, los maestros o la base obrera? No parece. Esto es, la geometría no solamente es entre izquierda o derecha, sino entre arriba y abajo. Y mientras no emerja alguna expresión organizada de los intereses de abajo y opere en la conducción del Estado, las políticas contra la desigualdad no llegarán. En suma, en las campañas aparecerán algunos pronunciamientos programáticos, pero no puede esperarse que se conviertan realmente en políticas igualitarias. En otras palabras, mientras los sectores sociales de abajo no se organicen y logren expresarse al interior del Estado, no podremos esperar que los políticos que ganan las elecciones impulsen decisiones o estrategias realmente progresistas. Luego entonces, los mapas de candidaturas de todos los partidos serán variantes más o menos conservadoras e inerciales.

En el campo de la economía se dice que existe especulación cuando hay un manejo de inversiones lejos de la economía real. Un equivalente ocurre en la política: vivimos un mundo de distribución de poder altamente especulativo, que funciona ajeno al tejido social y por lo mismo es poco representativo. Así las cosas, no podemos esperar impulso al desarrollo humano con esta estructura de distribución del poder político. Y la fragmentación de la sociedad (poca organización) es un factor de esta situación. Por tanto, la manera más eficaz de impulsar cambios sociales progresistas es propiciar la movilización social. Mientras no ocurra, viviremos la dinámica política en formas sumamente especulativas, como ahora mismo lo hacemos.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ