Zacatecas: un barco que zozobra, con pasajeros mal informados

Zacatecas: un barco que zozobra, con pasajeros mal informados

Imaginemos un barco repleto de pasajeros cada vez más irritados y desconfiados que navega en un mar tempestuoso, que hace agua por distintas partes, cuyo capitán y demás tripulantes deben ser relevados de sus funciones por los pasajeros, la mayoría de los cuales considera indigno ocuparse de la tarea de decidir sobre quienes deben conducir el barco hacia un puerto seguro; podríamos suponer que es la falta de información confiable, precisa y pertinente, la causa principal que provoca la renuencia de la mayoría a hacerse cargo de una de las decisiones fundamentales para su propia seguridad, y prefiere que sea una minoría la que se encargue de la trascendental tarea de llevar el timón del barco y de disponer de los recursos de todo tipo aportados por el conjunto de los pasajeros.

Con esa analogía en mente, me parece importante que los zacatecanos estemos bien informados sobre el comportamiento de partidos y candidatos en las distintas etapas del proceso electoral en marcha, cuyo objetivo es la renovación de los poderes Ejecutivo y Legislativo del estado, así como los 58 ayuntamientos. Para empezar a dibujar el escenario de hoy, es conveniente saber que la etapa que transcurre ahora es la de las precampañas de los precandidatos que contienden en el interior de los partidos, y de búsqueda de apoyos por parte de los candidatos independientes, de los que por cierto existe muy poca información de sus actividades, lo que permite suponer que les será muy difícil lograr algún grado de competitividad, sobre todo a quienes aspiran a la gubernatura. Veremos en poco tiempo si algún independiente despunta en algún municipio o distrito. Del partido Encuentro Social se puede decir únicamente que recibió el NO de Marco Antonio Flores, vocalista de la Banda Jerez, a ser su candidato a gobernador, mientras que se sabe muy poco de las actividades de Magdalena Núñez como candidata del PT a gobernadora estatal.

En lo que corresponde al PRI, después de la ruptura de Pedro de León y del destape, al más puro estilo de la casa, de Alejandro Tello, la maquinaria sigue su marcha definiendo desde arriba la totalidad de las candidaturas haciendo uso del control monopólico de las firmas calificadas necesarias para los registros, mientras que quienes van siendo descartados evalúan sus opciones. Lo cierto es que las aguas están revueltas y es difícil apostar a que la inmensa mayoría de los descartados permanecerá pasiva. Pero todo puede pasar en ese universo. Al mismo tiempo, la incertidumbre sobre su candidatura a gobernador ha puesto a muchos dirigentes de la coalición PRD-PAN al borde de un ataque de nervios; las actividades intensas de José Narro, Rafael Flores y Pedro de León, dirigidas a lograr impactar positivamente en la población en favor de sus candidaturas y de la propia coalición, son demeritadas por las descalificaciones publicas emitidas por varios de ellos, no obstante la firma del pacto de no agresión y de unidad firmado ante la dirigencia nacional del PRD. Luego de que el reciente fin de semana se levantó la postergada encuesta ordenada por Agustín Basave, todo ha quedado listo para dar paso a la comparecencia de los tres aspirantes ante un Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de 25 integrantes, donde ninguna facción tiene mayoría, aunque ahora sabemos que hace muy poco tiempo viene funcionando un bloque de 15 miembros unificados por su posición anti nueva izquierda, lo que para muchos es una sorpresa y fuente de mayor incertidumbre. Está por verse si ese CEN decide atraer la decisión de la candidatura y lo hace pronto, o permite que la incertidumbre, las descalificaciones y cosas peores, como el uso y abuso del dinero continúen.

Mientras tanto, en Morena ya no sienten lo duro sino lo tupido de sus dificultades; al alejamiento definitivo de José Luis Figueroa provocado por la respuesta primitiva y autoritaria a su decisión de competir con David Monreal por la candidatura a gobernador, ahora se suman las debilidades institucionales provocadas por la conducta facciosa de la dirigencia nacional, y por las contradicciones mal conducidas entre dirigentes y contingentes favorables a la candidatura de David, que se expresaron en diversas asambleas municipales en especial en Zacatecas capital y Guadalupe, donde el comportamiento de personajes muy cercanos al candidato a gobernador contribuyeron a reventar las reuniones estatutarias. Me parece que aunque parezca obvio que debe darse un cambio en la posición y comportamiento de la dirección nacional ante la dirigencia estatal, lo más probable es que busquen nuevos “traidores” a quien culpar y premien a los reventadores con las candidaturas. Reitero, lamentablemente la esperanza en el nuevo partido no se generará en este proceso electoral.

Se podría decir que mi apretado resumen de las características del actual momento político no hace sino confirmar la crisis de representación de los partidos políticos que desalienta a la ciudadanía, lo cual es cierto, pero ello no debe conducirnos a la desesperanza y a abstenernos de participar, pues de cualquier manera el primer domingo de junio serán electas nuestras nuevas autoridades. Es evidente que no existen opciones perfectas o ideales, ni entre los partidos ni entre los candidatos independientes, pero ello no elimina la necesidad de buscar a los más aptos para conducir el barco en el que viajamos todos: Zacatecas.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ