Don Bergolio en México

Don Bergolio en México

Todo parece indicar que la mitad de los mexicanos no está interesada en la próxima visita del Papa Bergoglio a México. Esto, según la resulta de una encuesta dada a conocer por el semanario Proceso.
El dato no deja de sorprender tratándose de un país predominantemente católico. Seguramente la crisis, la presencia del crimen organizado y hasta los escándalos del Vaticano y la iglesia –amén de la proliferación de sectas y de nuevas preferencias religiosas– han restado interés al acontecimiento.
Tratándose de un evento cuyo carácter religioso es imposible de disimular, el Papa será recibido por funcionarios que, de nueva cuenta, transgredirán la laicidad del Estado mexicano tal como ha venido sucediendo desde que Carlos Salinas reestableciera relaciones con el Vaticano en 1992.
Peña Nieto, igualmente venerará la visita. Intentará distraer a la nación de sus problemas bajo el cálculo de su poca credibilidad, la devaluación del peso y el quebranto de la economía. No será el único en reverenciarlo. El gobernador de Chiapas (Velasco) y el de la Ciudad de México (Miguel Ángel Mancera) cuyo interés político en la sucesión presidencial es manifiesto, aprovecharán el encuentro para fortalecer su imagen creyente.
Bueno, no es la primera vez que un Papa visita México: Sus viajes constantes y giras por el mundo, tienen que ver -en el contexto de sus intereses de Estado- con la búsqueda de salidas a la crisis del capitalismo financiero que –Bergoglio se ha dado cuenta– está destruyendo los valores tradicionales de la familia que son justamente la base de su poder como iglesia.
Téngase presente que después de Brasil, México es el país con mayor número de católicos en América y esto es de importancia cardinal para las finanzas del Vaticano. Para explicar cómo es que “Roma vive de La Tierra y no del cielo”, he seleccionado algunos datos reveladores: En el balance anual 2012, el Banco del Vaticano publicó por primera vez (en sus 2000 años de historia), un beneficio neto de 86.6 millones de euros. En su informe asegura que “están llevando a cabo una evaluación exhaustiva de todas las cuentas de sus clientes…”

El periodista Raúl Olmos –quien publicara en 2015 “El imperio financiero de los Legionarios de Cristo”— reveló en una entrevista reciente para Aristegui CNN, cómo fue que la congregación religiosa fundada por Marcial Maciel convirtió la legión en una empresa más que en una orden religiosa: “Encontré empresas fantasma (inmobiliarias y comercializadoras) en Panamá creadas por Maciel, para evasión fiscal y lavado de dinero”. Explicó que logró documentar ingresos de mil millones de dólares al año en organizaciones nacidas al cobijo de la Legión de Cristo. También aseguró que hay fondos que recibió como donativos que fueron a dar a inversiones que nada tienen que ver con cuestiones religiosas: “Identifiqué inversiones en armas y en acciones ligadas al armamentismo… en empresas ligadas a la pornografía y a la producción de anticonceptivos…”.

El asunto comienza nuevamente a ventilarse dado a que, apenas en octubre pasado, Bergoglio otorgó indulgencia (perdón) a los Legionarios, ni más ni menos que a ese grupo conservador que tan poderosamente –ahora se sabe– influye en la Iglesia Católica operando como una de sus grandes fuentes de financiamiento.

Pese a todo, hay quienes miran con entusiasmo los giros que el papa Bergoglio ha incorporado a su cargo, por su mensaje a los pobres y hasta por la sencillez de su persona que “le asemeja a un párroco de pueblo”. El mismo Leonardo Boff, es su entusiasta defensor a sabiendas de que el Pontífice hace tiempo hizo pública su condena y desaprobación a la corriente latinoamericana conocida como “Teología de la Liberación”, allá cuando ésta confrontaba valerosamente las dictaduras militares en América.

Por lo aquí expuesto, no tenemos duda en afirmar que siempre respetaremos y defenderemos el derecho del pueblo a LA LIBERTAD de profesar la religión de su preferencia. Sin embargo, y esto también hay que decirlo abiertamente, seguiremos oponiéndonos con firmeza y sin concesiones, a la visión del mundo que la religión sustenta pues refleja de manera fantasiosa y distorsionada la realidad.

Pero la religión –que tiene sus orígenes en la indefensión del hombre primitivo frente a las fuerzas de la naturaleza– continuará existiendo sobre la Tierra en tanto el hambre, la enfermedad, la pobreza y la desigualdad sean sus compañeras de viaje. “La religión es el suspiro de la criatura agobiada -decía Marx- y desaparecerá cuando el hombre haya adquirido el pleno dominio de su vida social”.

En las sociedades de clases, la clase dominada, sin posibilidades de ascenso y sin perspectiva de lucha, tiende a reproducir la ideología que le permita interiorizar su explotación. Habrá que romper con eso. Una sociedad adolorida por la violencia y la desigualdad, no tiene otra salida mas que la de luchar contra lo adverso.

Recuperar el camino de la fe en el futuro de la humanidad e impulsar desde la organización de los oprimidos, la rebelión contra los poderes instaurados.

Fuente: Aristegui / La Jornada / Proceso/ Jacques Bidet / [email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ