Fresnillo: del poder arbitrario a la inseguridad crónica

Fresnillo: del poder arbitrario a la inseguridad crónica

Cuando el propio gobierno se convierte en poder fáctico, es justamente el momento en que se ven las consecuencias sociales de un prolongado proceso de desmontaje de las estructuras institucionales.

¿Cuáles son las consecuencias de esta situación? Es lo mismo que preguntar, ¿cuáles son los efectos de un poder a disposición de la arbitrariedad del individuo que detenta el puesto de mando? ¿Qué ocurre cuando el mando está fuera de normas objetivas y sin vigilancia ni contrapeso? La arbitrariedad puede tomar cualquier camino, pero el que generalmente toma es aquel donde todas las acciones van dirigidas hacia la reproducción del poder del propio mando: es decir, el poder se hace auto-referencial; y con ello, la población a la que va dirigida el servicio público, padece estas acciones. Y las ‘linduras’ que hace el poder arbitrario las tenemos muy presentes: corrupción, empobrecimiento e inseguridad.

Y en Fresnillo, en los mismos días se han exhibido causas y efectos juntos: las acciones arbitrarias del presidente municipal son la muestra que exhibe el complejo problema de toda una estructura del ejercicio arbitrario del poder público (causas); y en los mismos días los eventos de violencia del crimen organizado, y los anuncios de Fresnillo como uno de los municipios más pobres (efectos).

Es un entramado complejo donde se pone en evidencia la ausencia de Estado como causa de los problemas de seguridad y de la imposibilidad de articular estrategias contra la pobreza. En el primer caso (la relación Estado-seguridad) es claro que las omisiones del Estado hacen posible que la infección del crimen organizado se extienda y aparezca como incontrolable.

El ejemplo de las autodefensas michoacanas donde los ciudadanos afectados organizados (sin preparación policial alguna) lograron rescatar su territorio, de aproximadamente 24 municipios en poco tiempo, que contrasta con los enormes recursos públicos e infraestructura de las fuerzas del Estado, y que nada lograron hacer en más de una década. Los ciudadanos rescataron su territorio, porque el Estado había sido abandonado a las fuerzas fácticas.

Y las fuerzas son ‘fácticas’ cuando no son conducidas por normas legítimas y ejecutadas por instituciones establecidas. Y en Fresnillo actúan dos variantes: o se abandonan los asuntos a fuerzas fácticas, o las propias autoridades actúan como una fuerza fáctica. Lo que tiene efectos similares.

Y puede llegar la marina nuevamente a este municipio para contener a los criminales, pero si no se ponen en marcha acciones que compongan las causas, no pasa de ser un paliativo para una emergencia. Así las cosas, se requeriría una profunda reestructuración institucional y no solamente aumentar los patrullajes en las calles y caminos.

En cuanto a la relación democracia-pobreza, ha sido ampliamente documentado que la pobreza se concentra en los países autoritarios, porque es uno de los ingredientes que la mantienen. Y así como esa constante se verifica en los países, también es una relación que se establece en otras escalas más pequeñas, como gobiernos intermedios y municipales. En suma, ahora mismo Fresnillo es el ejemplo de un territorio sin Estado de Derecho.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ