¿Cómo votan los diputados el presupuesto?

¿Cómo votan los diputados el presupuesto?

Cuando existe un grupo parlamentario que responde incondicionalmente al Ejecutivo, y dicho grupo es mayoritario, significa que el Poder Legislativo no tiene autonomía, que no tiene autodeterminación en las decisiones que tiene que tomar; sino que estas últimas son tomadas en los diferentes órganos del Ejecutivo y sólo son comunicadas a los coordinadores de los grupos parlamentarios mayoritarios para que ejecuten las instrucciones. Un signo de que esta situación es preocupante cuando la consigna de los mencionados legisladores es no cambiar casi nada la estructura de la propuesta de gasto que reciben.

Es el caso actual: el gobernador tiene mayoría en la cámara legislativa. Y ese “tiene mayoría” es la evidencia de esa falta de autonomía de la que hablamos. Por el otro lado, es de reconocer que es un antecedente novedoso que los opositores se reúnan y hagan una propuesta alterna (apoyados por académicos) bajo la preocupación del combate a la pobreza y el impulso a la educación.

En años anteriores los opositores únicamente ponían a la venta su voto a cambio de retribuciones personales; por ello, el hecho de que ahora se hayan organizado y construido una propuesta complementaria con argumentos y justificaciones razonables, es motivo de reconocimiento.

Sin embargo, no tuvo éxito. Ni esas propuestas de reasignar gastos de la imagen del gobierno, de la agenda digital y otros rubros, a una bolsa para programas en torno al tema del empleo y pobreza; ni las propuestas de crear un Observatorio de Políticas Públicas para mejorar la capacidad y acción del gobierno en sus múltiples tareas, ni otras; muy poco se modificó. La mayoría impuso su fuerza aritmética.

Otro asunto muy importante es la incertidumbre que hay en torno a los rubros a los cuales se les asignan recursos, por motivo del incumplimiento de la ley que marca la obligación de organizar el presupuesto de acuerdo a resultados, de manera que se sepa cuánto (en todos los programas de diversas secretarías) se destina a creación de empleo o a la producción agropecuaria. No ocurre tal cosa: se sigue presentando el presupuesto por programas y entidades administrativas que acuerpan estos programas.

El presupuesto por resultados sigue siendo una promesa. Por tanto, en todo caso, sólo el Ejecutivo sabe a ciencia cierta para qué quiere los recursos que solicita se le autoricen. Y con ello, los diputados votan sin saber qué realmente están autorizando ni tienen manera de justificar la orientación de su voto, pues es la consigna que su coordinador parlamentario lo que lo determina, junto con criterios vagos que se desprenden de la información incompleta que reciben del Ejecutivo.

Con esta situación, donde no hay presupuesto por resultados, sobre todo en lo relativo a los adeudos anteriores, es que se autorizan empréstitos que ponen a Zacatecas en una situación de endeudamiento delicado. En suma, los diputados votan a tientas.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ