El producto sostenible como medición del desarrollo

El producto  sostenible como medición del desarrollo

En los años recientes, ha crecido la preocupación sobre las implicaciones de las cuestiones ambientales en el desarrollo; por ello la mayoría de los países ha adoptado los principios del desarrollo sostenible y ha suscrito acuerdos internacionales sobre la protección del medio ambiente. Sin embargo, la tierra se está degradando, los bosques se están perdiendo, la pesca se está sobreexplotando, las especies vegetales y animales se están extinguiendo, y las emisiones de dióxido de carbono generan cambios en el clima mundial.

Todas estas cuestiones están en el corazón del concepto de Desarrollo Sostenible, que se define como “satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”. El calentamiento global es un ejemplo de lo que sucede cuando no nos desarrollamos de manera sostenible.

La comunidad internacional ahora entiende que la interacción entre pobreza y degradación del medio ambiente conduce a procesos que se auto-perpetúan, en los cuales, como resultado de la ignorancia o necesidad económica, se destruyen y agotan los recursos de los que dependen para sobrevivir. Los países ricos son los principales consumidores de productos y servicios del medio ambiente.

La degradación del ambiente puede también retraer el ritmo de desarrollo económico al imponer altos costos a los países en desarrollo a través de gastos relacionados a salud y a la reducción de la productividad de los recursos y sus habitantes.

Es muy importante que las implicancias de la calidad ambiental de largo plazo sean tenidas en consideración en el análisis económico, como incluir los costos ambientales en el cálculo del PIB. El rápido crecimiento de la población y la expansión de la actividad económica en el mundo en desarrollo es probable que intensifiquen el daño ambiental, a menos que se tomen iniciativas para mitigar sus consecuencias negativas. Asimismo, las crecientes necesidades de consumo de las poblaciones de los países menos desarrollados pueden tener consecuencias globales.

En el concepto de desarrollo “sostenible” está implícito que el crecimiento futuro y la calidad de vida global están críticamente condicionados al medio ambiente. Es por lo tanto importante que los hacedores de políticas de desarrollo incorporen alguna forma de contabilidad ambiental en sus decisiones. Por ejemplo, la preservación o pérdida de valor de los recursos ambientales deben ser tenidas en cuenta en las estimaciones de crecimiento económico y bienestar humano.

Alternativamente, se deben fijar objetivos de “no pérdida neta” de activos ambientales. En otras palabras, si los recursos ambientales son dañados o desgastados en una determinada área, un recurso de igual o mayor valor debe ser regenerado en otra parte.

Un ejemplo de contabilidad del producto nacional teniendo en cuenta el factor ambiental es agregar al capital físico (maquinarias, fabricas, caminos) y capital humano (conocimiento, experiencia, habilidades), el capital medioambiental (bosques, calidad del suelo, pastizales). Por ello, se requiere una nueva medición de ingreso nacional sostenible o producto nacional neto sostenible (PNNS) que indique la cantidad que puede ser consumida sin disminuir la sostenibilidad del país.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ