Los ruidos y silencios de la máquina del fracaso

Los ruidos y silencios de la máquina del fracaso

Después del fracasado debate que organizó el IEEZ, se desató otro: ¿por qué no fue transmitido por los medios masivos? Las justificaciones no se hicieron esperar, las cuales daban razones de tiempos nunca alcanzados y programaciones nunca realizadas. Razones que iban y venían como pelotas de ping pong. Pero la razón de fondo es la sinrazón: no se puede concretar uno de los elementos centrales para hacer de la contienda algo distinto a una tienda departamental.

Los órganos electorales tienen la misión de hacer posible justo este tipo de cosas: es como una máquina de tortillas que echa masa por los aires y no saca tortillas. ¿Qué funciona en el estado de Zacatecas? ¿Son nuestras instituciones una máquina que hace mucho ruido y no produce nada? A propósito del ruido sin nueces, recordamos el caso de los ex funcionarios amalistas acusados de corrupción, finalmente todos han salido libres y exculpados. Muchos truenos y ninguna lluvia. El caso de la acusación del millonario desvío del recién ex alcalde de Guadalupe, ¿es ruido electoral solamente sin concretar justicia alguna? ¿Dónde están las estructuras de la transparencia? El estruendoso anuncio de un programa de seguridad, con el cual justificaron un enorme empréstito pero los frutos, los índices de seguridad continúan sin mejora. El sonoro programa para la pobreza fue anunciado y ha sido propagandizado con luces de colores, pero sin impactos, sin frutos reales: la pobreza no se detiene y la calidad de vida de los zacatecanos se estanca
Y por el otro lado, hay silencios que ocultan lo que debe estar a la luz. El caso del sueldo del estrenado presidente municipal de Guadalupe, llegó a la opinión pública por filtraciones, no por actos de transparencia. ¿Dónde están los órganos de regulación y vigilancia? En el silencio que se escurre entre los bolsillos. Cleptocracia.

Ante estos ruidos y silencios de una máquina que expulsa escombros, debe la sociedad iniciar una armonía de cantos coordinados. Pero la sociedad se observa fragmentada. Zacatecas necesita una sinfonía social que articule acciones efectivas que la lleven al desarrollo desde dentro. Del ruido de una sequía mal atendida, o de una cruzada llena de trompetas falsas, debemos pasar a la eufonía de algunos acordes que hagan circular conocimiento en el entramado social y coordinación que haga brotar agua que riegue nuestros campos y cultive el bienestar. ¿Quién tiene la solución para pasar del ruido a la polifonía? ¿Qué actores serán agentes de este paso? Ningún partido está en la lista. ¿Las universidades? Se requiere despertarlas. ¿La sociedad civil? Precisa mayor autonomía y articulación. Pero el poder constituyente, la potencia originaria del poder social, no está en los órganos de representación ni en los gobiernos de ningún nivel. Está en la acción concertada de la sociedad que emerge en una nueva generación. Ante la ruidosa máquina del fracaso, las manos unidas del entusiasmo juvenil. Esperanza.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ