La OCDE y sus recomendaciones para mejorar los resultados en los centros educativos

La OCDE y sus recomendaciones para mejorar los resultados en los centros educativos

La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) es un organismo internacional e intergubernamental que reúne a los países más industrializados. En esta organización se encuentran representantes de 30 países, entre ellos México; los representantes se reúnen para intercambiar información y armonizar políticas con el objetivo de maximizar su crecimiento económico y coadyuvar a su desarrollo y al de los países no miembros -esto es lo que dice la OCDE-.

La OCDE impulsa, entre otros, el programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA) cuyo objetivo es evaluar la formación de los alumnos cuando llegan al final de la etapa de enseñanza obligatoria. Cabe aclarar que éste como otros programas de evaluación en el ámbito educativo históricamente han sido cuestionados por especialistas en el ramo puesto que le atribuyen una flaca inversión. Mucho se ha dicho por parte de esta organización que las reformas educativas exitosas son aquellas que pueden llevar a cabo mejoras excepcionales en sus resultados educativos en un tiempo relativamente corto; cabría preguntarse al respecto, ¿realmente en México existen políticas públicas que den pie a mejorar los procesos de aprendizaje en los centros educativos, que fortalezcan al currículum, las habilidades docentes, el liderazgo y la evaluación?
Lo cierto de todo esto es que México necesita una reforma que mejore la calidad educativa para que de esta manera se puedan abatir las altas tasas de pobreza, la desigualdad y el aumento de la criminalidad. El común denominador en nuestros centros educativos es que las jornadas académicas son cortas, la promoción de aprendizajes es insuficiente, el desarrollo de competencias inadecuado, el liderazgo es de baja calidad y el apoyo con el que se cuenta no es el óptimo.
Según la OCDE, México necesita desarrollar una estrategia educativa a largo plazo para garantizar un nivel más alto de habilidades y conocimiento, esto facilitará el crecimiento económico y mejores condiciones de vida para todos los mexicanos; el principal problema es que en las reformas educativas que se han implementado, no son prioridad los centros educativos, por lo que las políticas educativas necesitan fortalecer a los actores del hecho educativo –docentes, alumnos, padres de familia, directivos, etc. ¿Cómo se logrará esto?, asegurándose que los actores y las políticas públicas se encuentren en plena concordancia, propiciando espacio para el diálogo y la comunicación entre todos los actores y revisando las reformas propuestas para evitar que sean impuestas.

En toda esta trama, la prioridad deberían ser los docentes, en ellos se cifra la esperanza para obtener buenos resultados educativos. Por todo esto, la OCDE hace 15 recomendaciones para mejorar los resultados de los centros educativos:
Definir la enseñanza eficaz. Establecer claramente los estándares docentes para que la sociedad sepa cuáles deben ser los conocimientos, las habilidades y los valores propios para una docencia efectiva.
Atraer mejores candidatos docentes. El primer paso es mejorar la calidad de la formación inicial de los docenes, para ello se requiere que se haga un proceso de selección muy riguroso de los aspirantes a la docencia.

Fortalecer la formación inicial del docente. Las instituciones formadoras de docentes tanto públicas gubernamentales como públicas privadas necesitan mejorar sustancialmente sus procesos formativos, se recomienda que establezcan un sistema riguroso de evaluación para acreditar a todas las instituciones que tienen la tarea de formar docentes.
Mejorar la evaluación inicial docente. Se necesita mejorar el Concurso Nacional de Asignación de Plazas Docentes, posterior a ello se debe seguir evaluando al docente para valorar el desempeño y medir el conocimiento y habilidades.
Abrir todas las plazas docentes a concurso. El procedimiento de asignación de plazas debe ser mediante concurso, tomando en cuenta las características de la institución educativa donde deseen ingresar, el nivel de conocimientos y las habilidades con que cuenta el aspirante.
Crear periodos de inducción y prueba. Establecer un sistema de inducción institucional para todos los docentes de nuevo ingreso, seguido de ello una evaluación para saber cuál ha sido su nivel de desempeño y poder así tomar una determinación en cuanto a su permanencia en el centro educativo.
En la edición inmediata posterior se abordará el análisis de las 9 recomendaciones restantes que la OCDE hace al sistema educativo mexicano para mejorar los resultados de los centros educativos.

[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ