3.8 C
Zacatecas
domingo, 27 noviembre, 2022
spot_img
[balazo_top]

El Estado: omisión y doble abandono de los migrantes

[ljz_balazos]

Más Leídas

- Publicidad -

Si el Estado cumpliera su misión y función no habría migración forzosa: personas que se van del país obligados por la raquítica situación económica. En otras palabras: la sola existencia de migrantes pone de manifiesto la deuda del Estado con la sociedad. El estímulo de la generación de riqueza suficiente para todos es una oquedad eterna, las capas empobrecidas de la población no hacen más que crecer, desconexión de educación con la economía y la vida rural ha sido mandada a los espacios injustos de la marginación. Al grado que nos parece natural asociar “campesino” a “pobre” y poca escolaridad. Cada sexenio se repite (como el eterno retorno de lo mismo) la promesa de Sísifo: ¡saldremos de la pobreza! Y siempre pasa: al siguiente ciclo se vuelve la historia a repetir. Pero empeoramos. Nuestra realidad es más precaria que hace tres décadas. Justo por eso, las personas más fuertes y productivas salen a crear riqueza a otro país, dejando a Zacatecas sin ese potencial. En los últimos 30 años la situación ha empeorado por la aplicación de estrategias neoliberales. Así, hay un doble abandono: no se evitó la migración, y cuando esta ocurre, no hay medidas efectivas ante ella.

Pero si no pudo evitar la migración forzada, se esperaría del Estado que armara políticas para mejorar la difícil situación de los migrantes, de aquellos que permiten que la economía de regiones completas del país y de esta entidad sea funcional. Las remesas son la entrada de divisas más importante a nuestro territorio, sólo después del petróleo. Los gobiernos pueden dinamizar la conectividad de los migrantes con sus poblaciones de origen, y con dicha comunicación se amortiguan los rompimientos familiares y se hace posible la realización de una infinidad de proyectos que mejoren la economía de las familias binacionales. Puede generar esquemas de inversión facilitando la creación de banca binacional. Tiene la posibilidad de capacitar a los connacionales en Estados Unidos para que mejoren sus expectativas de ingreso. Por vía del Internet, puede ofrecer servicios educativos y de salud con costos realmente bajos. Mejorar la organización de los clubes para empoderarlos en el territorio norteamericano. Una infinidad de proyectos y programas que están en el “pudiera”. El pecado de los gobiernos con los migrantes es la omisión. Cientos de cosas que se pueden hacer y no se hacen. Es decir, no hay verdadera política pública en el tema de migración. Las acciones emprendidas son pocas e insuficientes.

- Publicidad -

Ahora bien, con la emergencia actual de la delirante derecha norteamericana en la Casa Blanca, aumenta la exigencia al Gobierno mexicano de activarse y emprender verdaderas acciones para proteger a los connacionales de la amenaza de la deportación y de las múltiples agresiones de las que serán víctimas. Y la posibilidad de que el gobierno de aquel país intervenga las remesas. Tanto la gestión de alta diplomacia internacional para contrarrestar las embestidas anunciadas, como estrategias para acelerar el patrimonio propio con medidas que construyan una verdadera economía local, son absolutamente urgentes y de pronta puesta en marcha. No hay tiempo que perder para echar el neoliberalismo al cesto de la basura y detonar un camino del desarrollo endógeno.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img