11.8 C
Zacatecas
sábado, 13 agosto, 2022
spot_img

Entre Marx y una mujer desnuda, de Jorge Enrique Adoum

Más Leídas

- Publicidad -

Por: Miguel Ángel De Ávila González •

La Gualdra 536 / Libros

- Publicidad -

El tema de esta novela es el amor. La intención principal del autor fue hablar sobre el amor, narrar sus diversas formas de manifestarse y proyectarse en el ser humano, es el hilo conductor que permanece de principio a fin y el elemento que determina su estructura.

La novela incluye dos historias. La historia de Bichito y su amante, que vislumbra una relación perfecta de pareja, llena de ternura, ilusión, deseo, cariño y comprensión. Escrita al margen para dar idea de que es un caso excepcional, aislado y, por tanto, no puede ocupar el mapa completo del papel, ni toda la atención, apenas se deja leer como pinceladas en un cuadro, porque al ser perfecta puede incomodar, no hay mucho que decir, no hay interés que atrape, puesto que ciertas palabras ya bosquejan la imagen toda de la relación y el resto sale sobrando.

Esa relación de pareja se capta en estas líneas. “Después Bichito, ya supe en qué consiste, en qué calle vive, en qué piso, cómo se le han gastado los zapatos, cómo se queja gatuna al despertar. Y si la felicidad no es esto de vivir contigo, yo te prefiero a la felicidad”. (p.54)

“Yo sé cuándo vas a gozar, dijo Bichito, porque escondes la cabeza aquí en el hueco de mi hombro…”. (p. 32); “[…] el olor de Bichito me sube desde abajo. Bichito que se hace una bola de calor y de pelo y de sueño, mientras le acaricio ese lomo de gata baudelairiana”.

La otra historia es la del narrador y Rosana la esposa del cretino dueño de la hacienda; una relación de adulterio, regida por la traición, el goce, la atracción, la pasión carnal, el deseo de atrapar el pasado, de recuperar algo que pudo haber sido y no fue. 

“Rosana se le prendió a la boca, oceánicamente, como una agua mala, desesperada de saliva, de lágrimas y arena. Él se dijo: si uno pudiera meterse en ti, como los machos de ciertas especies inferiores que viven alojados en el útero, qué importaría que te fueras. Pero ya se veía avanzar hasta la playa la cabeza del cretino, como emisario de esa separación latente que les volvía a su condición de tenias”. (p. 55)

El autor lleva de la mano al lector a recordar Rayuela de Cortázar y el método que se inventa para su lectura. También intenta una nueva forma de leer su novela. “[…] porque qué es una situación novelesca sino un encuentro de una o más personas incrustadas en un lugar o pasando por la intersección de diversos lugares. Y, como en todos los crucigramas, un solo error puede cambiar al mismo tiempo el lugar y el personaje y, en todo caso, la situación”. (p. 261)

Esta es una obra escrita como crucigrama, especie de juego en la que el lector es una pieza fundamental. Un juego porque se aprende que la literatura es la trampa de la lectura, de la segunda inocencia, del consabido asombrado descubrimiento de las cosas. 

El autor hace un examen de introspección porque quiere encontrarse con el niño que un día fue. Por eso provoca que salgan los recursos que tiene a flor de piel, los de la infancia y del primer amor. 

Gálvez hablará de la casa donde vivió de niño con su madre y sus tías. La casa de su amiga de infancia. Volverán los recuerdos de las primeras impresiones como testigo de ver el contacto de los cuerpos de diferente sexo y el amor. Cuenta sobre la costumbre de las novias de esperar delante de las ventanas con rejas a sus novios, se lee: “[…] ahora sé que las bocas se conocían, se encontraban, se quedaban acomodadas como si hubiese sido para siempre, como si hubieran estado cambiadas las lenguas y cada uno le devolviera a la otra boca lo que le pertenecía. Y tu hermana Nilda alargaba la mano entre las rejas y le acariciaba la mejilla, la oreja, el pelo…”. (p.68)

El lector se enterará de la realidad del Ecuador. Se podrá conocer sobre la realidad de los pueblos originarios ecuatorianos, que aún sufren discriminación y abuso; del alto grado de analfabetismo, cuya existencia y bienestar aún depende de la política del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, de cómo viven en una situación precaria, ahora que fue traicionada la Revolución Ciudadana encabezada por Rafael Correa.

***

Jorge Enrique Adoum, Entre Marx y una mujer desnuda. Siglo veintiuno editores, segunda edición, Corregida, México 1978.

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_536_

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias