12.8 C
Zacatecas
sábado, 1 octubre, 2022
spot_img

Chinchilagua, programa radiofónico donde se combina la realidad y la fantasía: Alvarado

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ALMA RÍOS •

■ Se busca que los pequeños entiendan la problemática social que ocurre a su alrededor, dice

- Publicidad -

■ En el segmento se utilizan recursos creativos del arte y elementos como el radio teatro

“En Chinchilagua nos gusta abordar la realidad, pero también tenemos la contraparte que es la fantasía”,  sintetizó Jael Alvarado Jáquez, productora, guionista y conductora del programa de radio de la Coordinación de Comunicación Social de la Universidad Autónoma de Zacatecas.

El programa infantil cumplió a finales de 2014, 16 años de transmitirse por Radio Zacatecas. Nació en principio como una iniciativa desde los talleres de extensión universitaria para la difusión del arte y la cultura, que actualmente, propone como otros de sus objetivos, la divulgación científica, y en esta etapa, el fomento de la comunicación entre los niños y los padres de familia y maestros.

A su vez, busca que los infantes entiendan la problemática social que ocurre a su alrededor, pues señala Jael Alvarado, “no están aislados de la sociedad sino que están inmersos en ella”. De tal manera que tienen capacidad para comprender lo que ocurre con la política, la religión, con su propia historia “y entender cómo les afecta y cómo pueden ayudar en la solución de los problemas”.

Entre los temas que han sido abordados, la también artista visual, destacó el VIH y recientemente, la desaparición forzada de los 43 estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero.

Carlos Navarrete, conductor de Acentos, destacó a Chinchilagua como un proyecto puramente universitario que ha sido galardonado en repetidas ocasiones.

Al respecto Jael Alvarado ponderó positivamente el hecho de realizar Chinchilagua desde el seno de la Universidad Autónoma de Zacatecas, pues dijo, permite la cercanía con quienes crean el arte, la cultura y la ciencia, y asimismo, con el alumnado que colabora realizando su servicio social en la producción del programa, pero también, permite ofrecer al público un enfoque crítico y la libertad para abordar los temas.

“Esa libertad y esa crítica que se fomenta dentro de la Universidad es muy importante para el desarrollo de nuestro proyecto”, dijo. Citó el tema de Ayotzinapa como ejemplo, y comentó, fue propuesto a través de preguntas realizadas por los propios colaboradores.  “No queremos tampoco difundir la violencia, pero sí queremos que la gente sepa lo que está ocurriendo. Y porque sabemos que los niños escuchan las noticias”.

De esta manera uno de los hijos de Jael Alvarado, propuso realizar una cápsula que de manera muy breve expuso la posición del programa sobre este tema: “Yo soy Sebastián, y dijo, yo escucho los noticieros y sé lo que está pasando en el país y quiero que aparezcan los 43 normalistas”.

“No podemos ocultar la realidad a los niños”, agregó Jael Alvarado, para exponer luego cómo se ha propuesto el tratamiento de la realidad y el uso del recurso de la fantasía durante 16 años del programa Chinchilagua.

Carlos Navarrete preguntó al respecto, cómo se combinan los conceptos de hablar a los niños de asuntos fuertes y dolorosos, pero a la par, enviar el mensaje de que la vida vale la pena vivirse y que los seres humanos tienen capacidad para generar cambios en su entorno.

Jael Alvarado repuso, el tema tiene que ver con el enfoque de felicidad que actualmente la sociedad impone, donde se le ubica como el hecho de poseer cosas, tener experiencias emocionantes y permanecer exaltados todo el tiempo, cuando la felicidad no es un estado permanente sino más bien fugaz y se construye con cosas pequeñas a disposición de cada quien.

“Entonces a los niños no tiene nada de malo enseñarles eso, que la felicidad es algo que construyes por ti mismo y que no te la genera nada de alrededor sino que tú mismo tienes que irla construyendo a partir de los elementos que tienes”.

El encuentro con la realidad tampoco tiene que ser dramático, agregó,  “la realidad no siempre es bonita, de color de rosa y no está hecha de bombón”. Aseveró, los niños tienen capacidad de entender esto, pues no están ajenos sino inmersos en los problemas familiares, de su escuela y sociales.

El papel de los adultos, es ayudarles dijo, a entender que desde el conocimiento de lo que ocurre y las preguntas que puedan surgir en un proceso de acercamiento con la realidad puede comprenderse que ésta tiene momentos oscuros pero también luminosos, momentos de frustración y de satisfacción. “Yo creo que pintarles el mundo color de rosa y de colores tampoco es como muy atinado”.

En Chinchilagua dijo, “nos gusta mucho abordar la realidad pero también tenemos la contraparte que es la fantasía”. El equilibrio se obtiene abordando temas de la realidad pero proponiendo a la par, tratamientos literarios, ocasionalmente utilizando arquetipos como princesas y reyes que se tergiversan.

“A partir de la literatura, de la fantasía, también enriquecemos el mundo interior de los niños y les presentamos otra versión de la realidad que tiene que ver con la

introspección, con la búsqueda de lo mágico”.

El hecho de que la magia no trascienda a la realidad, comentó, no significa una tragedia sino permite acceder a un mundo fantástico que no está peleado con la realidad, y entender perfectamente los límites de ambos.

Aprender el lenguaje de la radio ha sido uno de los secretos que ha utilizado cada vez con mayor conocimiento la producción de Chinchilagua en estos 16 años frente a un público formado por niños-homo videns, esto es, habilitados en el uso temprano y cotidiano de tablets, computadoras y celulares.

Aparejado a la gramática sonora, que se ha ido aprendiendo en el camino, se utilizan los recursos creativos del arte y elementos dramáticos como el radio teatro, donde se involucran frecuentemente los integrantes del taller de teatro Camaleón de la UAZ y niños actores.

Al respecto dijo,  resultan atractivas las voces infantiles para los niños radioescuchas. La música y los efectos de sonido también son parte fundamental de la generación de ambientes sonoros que recrean a los sentidos los escenarios de las historias que se proponen.

“No nos dan miedo recurrir a ciertos arquetipos como las princesas, pero sobre todo música que ya tiene un referente en el imaginario de la gente”.

Ejemplificó con la reciente producción que obtuvo el segundo lugar en el Premio Nacional de Periodismo y Divulgación Científica 2014 del Conacyt.

La entrevista con Miguel Alcubierre Moya, titular del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM, fue recreada sonoramente con cuerdas de violines que se estiraban para emular la deformación del espacio, a fin de explicar el modelo que el científico mexicano propone para explicar la posibilidad de viajes realizados a mayor velocidad que la de la luz, y que tiene sustento en la teoría de la relatividad de Einstein.

“A partir de todos esos elementos musicales y sonoros además del conocimiento del especialista, van conformando un discurso que es atractivo, que es divertido, que sin embargo parte de algo muy complejo que no está tan fácil de abordar pero que nos gusta hacerlo así”.

Las satisfacciones han sido grandes al poder “colar estos materiales que realizamos para niños en certámenes nacionales e internacionales” que no tienen ese calificativo y se inscriben en los criterios del periodismo general duro y crudo, dijo.

Esto implica que tienen la calidad tanto en la investigación como en la producción para proponerse a un público más amplio.

En respuesta a la responsabilidad que implican estos logros y cómo imagina a los niños que iniciaron escuchando un programa que incentiva el pensamiento crítico desde hace 16 años y son actualmente jóvenes, Jael Alvarado dijo, además de tener un sentido crítico, espera disfruten de las manifestaciones artísticas y tengan altos estándares de exigencia para el consumo de cine y música.

Sobre todo, subrayó, “quiero imaginarme eso, pero más que nada a mí me gustaría que sean niños que se la hayan pasado bien, que se hayan divertido con el programa y que lo que hayan podido aprender en el camino les sirva, pero finalmente que hayan tenido un momento muy, muy, agradable escuchando Chinchilagua”.

 

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias