12.5 C
Zacatecas
viernes, 19 julio, 2024
spot_img

No ha cambiado percepción de vulnerabilidad en colonias de la periferia en 8 años: estudio

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ARAZÚ TINAJERO •

■ Pese a que ya cuentan con servicios básicos pasaron del empleo formal al informal

- Publicidad -

■ Incorporarse a la informalidad les trajo inestabilidad en términos emocionales y en el hogar

De acuerdo al proyecto denominado Reproducción Precaria Familiar en la Zona Conurbada Zacatecas-Guadalupe. Seguimiento 2004-2012, la percepción de vulnerabilidad de un grupo de 75 familias de escasos recursos económicos no ha cambiado durante ocho años.

Este estudio realizado por los docentes de la Unidad Académica de Contaduría y Administración de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), José Roberto González Hernández, Elivier Reyes Rivas, Luz Evelia Padilla Bernal y Guadalupe Margarita González, tomó como muestra a estas familias con condiciones similares, entre ellas, escasos recursos económicos, gasto principal dedicado a la alimentación, residencia en la periferia de la zona conurbada, además de que presentaran problemas de orden familiar a consecuencia de estas características.

Debido a estas condiciones, durante la primera recepción de información las familias manifestaron sentirse vulnerables ante sus condiciones socioeconómicas, pues a pesar de que en ese entonces contaban con trabajos formales, principalmente, al vivir en la periferia de la ciudad carecían de servicios básicos.

Ocho años después el estudio expresa como resultado preliminar que estas mismas familias mantienen la percepción sobre su condición socioeconómica, pues a pesar de que ya no se encuentran residiendo en la periferia debido al crecimiento urbano y de que cuentan con los servicios básicos, pasaron del empleo formal al informal.
La conclusión más importante, destacó el docente González Hernández durante su participación en el Congreso Internacional de Ciencias Sociales, organizado por la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), es que la calidad del trabajo y el acceso al mercado laboral disminuyeron. “Estas familias ya no se pudieron integrar al mercado laboral bajo la forma asalariada sino a través de un trabajo informal o autoempleo, trabajo doméstico o albañilería”.

Haberse incorporado a este tipo de actividades dejó como consecuencias irregularidad en el ingreso, falta de prestaciones, entre ellas las de salud y vivienda e inestabilidad en términos emocionales y en el hogar, agregó el académico.
Además, contar con los servicios básicos en su vivienda tampoco modificó la condición de vulnerabilidad que ellos manifestaron por sus condiciones hace ocho años, pues a ello se suman la inseguridad y falta de alumbrado público óptimo. “Lo vulnerable que se sentían en 2004 se confirma más a pesar de tener agua, drenaje y luz”, señaló.

En espera de que se presenten los resultados del estudio financiado por fondos mixtos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y Gobierno del Estado, una de las principales propuestas al respecto se refiere al área de salud, pues a pesar de que estas familias cuentan con Seguro Popular no ejercen este derecho debido a que les resulta más fácil y económico recibir atención médica en las llamadas “farmacias similares”.

“Les dicen: vete al Centro de Salud, trasládate, espera, gasta, mientras en términos operativos la iniciativa privada ha generado un acercamiento con estos lugares (farmacias) que significa un ahorro en tiempo, sobre todo. Podríamos ver si los Servicios de Salud pueden replicar un medio para hacer accesible los servicios”, indicó.

En conclusión, expuso el docente, hay mejorías en términos materiales pero acceder a un trabajo “decente”, en términos empleados por la Organización Internacional del Trabajo, sigue siendo un problema.

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -
- Publicidad -