15.8 C
Zacatecas
lunes, 26 febrero, 2024
spot_img

Glosa ciudadana vs la gran farsa de Miguel Alonso

Más Leídas

- Publicidad -

Por: SAÚL MONREAL ÁVILA • Araceli Rodarte • Admin •

De acuerdo a los teóricos de la política, la glosa, como se concibe en el actual sistema político mexicano, se refiere al análisis político, jurídico, económico y social que realizan los grupos parlamentarios representados en las cámaras de Diputados y Senadores, al informe que anualmente presenta al Congreso el titular del Ejecutivo Federal, y ahora, en los últimos años, parte de la tradicional liturgia presidencial al que está tan aficionado el PRI.

- Publicidad -

En este estricto orden de ideas, funcionarios de Gobierno del Estado han venido compareciendo en las últimas semanas para realizar este “ejercicio” en el Congreso local del estado, con los predecibles resultados oficialistas de que: “todo está bien”, “andamos bien”, como lo afirmaron el titular secretario de Finanzas (Sefin), Fernando Soto Acosta; de Administración, Le Roy Barragán Ocampo, y de la Función Pública, Guillermo Huizar Carranza, la semana pasada, durante su comparecencia ante diputados locales, como parte de la glosa del cuarto informe de gobierno, quienes en su versión, aseguraron que Zacatecas tiene un endeudamiento responsable, se ha privilegiado el procedimiento de adquisiciones y un rostro diferente en materia de transparencia,  todo ello en el eje de: “Zacatecas Unido”

Esto es una gran farsa de Miguel Alonso y sus cancerberos de gobierno, es una dinámica inútil ver papeles y discutir de ellos, cuando la verdadera glosa es confrontar estas cifras contra la realidad que se vive en nuestro Zacatecas, y eso es lo que estamos haciendo. El gobierno priísta de Alonso ha defraudado a la gente de nuestro estado. Su práctica diaria ha sido la institucionalización de la torpeza y la ineptitud, de la corrupción ha hecho una dinámica cotidiana, la frivolidad y el glamur su dedicación de cuatro años de supuesto gobierno y el retroceso su meta a costa de Zacatecas, por eso estamos rezagándonos en varios rubros: en seguridad, en educación, en salud, en atención al campo, en atención a los grupos más vulnerables, y como la mayoría de la ciudadanía, estamos preocupados cómo ha aumentado el nivel de inseguridad.

Contrario al alegre informe de Miguel Alonso, la percepción de la ciudadanía, en más del 57 por ciento, es que la inseguridad es el problema más grave de la entidad.

En materia de obra pública, Alonso ha priorizado los gastos superfluos pero muy costosos. Ninguna de las obras realizadas por la actual administración ha tenido un impacto social importante, medible trascendente. En estos cuatro años Alonso ha gastado más de 90 mil millones de pesos, una buena parte de ellos en obra, pero como a todos los zacatecanos nos consta que ninguna de las obras que se ven, tienen el peso social que tuvieron las de hace dos sexenios.

El campo ha sido abandonado por todo el tiempo que va de esta administración, y además ha sido engañado. El año pasado los productores de frijol fueron distraídos con mentiras y no se les cumplió el compromiso de un precio de garantía de doce pesos, como se les prometió por esta administración del PRI, en lugar de ello, se les atrasó el pago y no se les cumplió con lo prometido. En el renglón de la salud, Zacatecas está padeciendo en la actualidad uno de los mayores desabastos de medicina de la historia. En un escenario social donde la educación ha entrado en un estado de completo deterioro gracias a la Reforma Educativa y la mala gestión gubernamental. Hoy a los padres de familia la educación supuestamente pública les cuesta por lo menos 800 pesos por las cuotas voluntarias. A los docentes se les excluye y la Secretaria de Educación ha decidido contratar a gente de Aguascalientes de manera preferente respecto a los Zacatecanos.

Los mexicanos estamos hambrientos de justicia social, estamos viviendo las consecuencias de su ausencia, pero estamos más hambrientos de alimento para nuestros hijos, para nuestros ancianos, para nuestra gente, 50% de los zacatecanos vive en pobreza, y la mayoría en pobreza alimentaria.

Según investigadores de la UNAM, en 2013 para poder subsistir, adquiriendo los productos de la canasta básica, se necesitaba un salario mínimo de 189.75 pesos, sin embargo, y plenamente consciente este gobierno priísta de ello, y de manera deliberada, estos priístas no permiten que el salario mínimo suba de 64 pesos.

En 2006, el último año del sexenio del panista Vicente Fox, el kilo de carne costaba 25 pesos, con Felipe Calderón subió a 63 pesos, hoy, al segundo año del gobierno priísta – salinista de Peña Nieto, cuesta 115 pesos, solo durante el gobierno de Peña el precio de la gasolina magna, la que todos usamos ha subido 20% en tanto el salario subió solo 2.43%, y otro ejemplo más claro, en septiembre de 2012 el litro de gasolina costaba 10.81 pesos. Hoy cuesta 12.95.

Ésta es la verdadera glosa, no se pueden llegar a conclusiones objetivas con un congreso a modo, por más mesas de análisis y discusión que se instalen, sólo la confrontación entre las alegres cuentas gubernamentales del PRI y la realidad en que nos han dejado estos gobiernos priístas, nos dan una muestra real de la situación y están más cercanos al espíritu de una glosa. El PRI en el gobierno no está funcionando, el país está cada vez peor, y el intento de mentirle al pueblo tratando de hacerle creer que las cosas estan mejor de lo que se piensa, se estrellan con la realidad, y la única manera de que mejore el Estado de todos los mexicanos es un movimiento ciudadano, que saque a estos personajes, priístas torpes y corruptos, del gobierno para poder reconstruir al país, ése es el privilegio y el derecho de la sociedad, y ejerciéndolo podemos aspirar a un Mexico mejor y más próspero. n

 

[email protected]

*Coordinador de la Comisión Operativa de Movimiento Ciudadano en Zacatecas

- Publicidad -
Artículo anterior
Artículo siguiente

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img