7.8 C
Zacatecas
jueves, 20 enero, 2022
spot_img

Lic. Lázaro Rivera Hernández, breves de la historia 2

Más Leídas

- Publicidad -

Por: Juan Manuel Rivera Juárez •

El Simposium de Reforma Universitaria de 1971 incidió positiva y favorablemente en la Escuela Preparatoria y en la soberanía de los órganos de gobierno de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ). La reforma universitaria que se pretendía transformara desde sus cimientos a la institución, se centró en cuatro ejes: a) la democratización de la enseñanza, b) el cambio de actitud entre el profesor y el alumno, y entre profesores, c) la actualización en los planes y programas de estudio de la escuela Preparatoria y d) la democratización de los órganos de gobierno.

- Publicidad -

Una de las ponencias fundamentales fue la presentada en la Mesa tres por quien fungía como Director de la escuela Preparatoria, el Lic. Lázaro Rivera Hernández, en el documento titulado «Revisión de planes de estudio, organización y métodos de enseñanza en la escuela Preparatoria», se establecieron las premisas que justificaban la reestructuración institucional. “Si se habla de reforma Universitaria, se presupone que algo está mal, y es cierta esta suposición porque no se ha respondido a la exigencia de Florestán Fernández, esto es, que la educación exige la enseñanza – técnico científica; que la escuela debe crear conocimientos originales e imbuir a sus alumnos de una mentalidad pragmática pero a la vez científica y universitaria”.

El Lic. Rivera Hernández coherente con su forma de pensar enfatizó: “Constantemente estamos pregonando que somos universitarios, sin serlo. Únicamente lo decimos porque estamos dentro de la Universidad. Este tipo de Universidad no satisface a los estudiantes, porque los mantiene al margen de la realidad, de tal manera que urge una renovación, principalmente hay que aprender haciendo y enseñar produciendo”. Y lo vinculó a su realidad inmediata “La escuela Preparatoria tiene una gran masa de estudiantes apáticos, que tienen como única preocupación la obtención de un título y un estatus social, que generalmente fija un nivel mínimo de aprendizaje, que sea suficiente para la titulación”.

Preocupado por la parálisis que se reflejaba en la educación profesional, creía que “Un primer cambio propiciador de los demás, sería el establecimiento de un Bachillerato Único con cursos semestrales. Con el bachillerato único se evitara la repulsión que desde temprana edad el profesionista en embrión siente por todos aquellos que no ejercen las mismas ocupaciones. Así se buscará que el estudiante preparatoriano obtenga los conceptos universales para prepararlo a conducirse como humano, siendo necesario desterrar –por lo menos en este nivel–, la idea del perfeccionamiento en la profesión. El estudiante antes de ser buen profesionista, debe pretender ser persona”.

Con la creación del bachillerato único semestral, consideraba el Lic. Lázaro Rivera que se establecerían academias de maestros en las que se detonaría «el intercambio académico y social tan necesario entre los maestros. La organización de las academias por áreas del conocimiento facilitará la elaboración de los instrumentos para una correcta evaluación del aprovechamiento escolar. La interacción social entre los maestros propiciará a su vez, la afinidad con los alumnos, lo que promoverá el diálogo universitario”.

Para lograr la renovación de la Escuela Preparatoria era urgente centrar la atención en la currícula y en los docentes, por lo que hizo el llamado y la advertencia clara, «el nuevo plan de estudios tendrá que erradicar lacras que agobian al estudiante de Preparatoria, deberá establecer la comunión entre la realidad circundante y el joven universitario, de tal manera que lo lleve a etapas de bienestar superior y que le configure una personalidad social, me he dado cuenta que el estudiante que está exigiendo la renovación de la escuela, es el mismo que habrá de vencer los obstáculos que todo cambio implica. El equipo humano lo tenemos y los recursos materiales se exigirán no con la autoridad de que no tenemos maestros ni alumnos, sino con el imperio que el nuevo estado de cosas amerita”.

Concluido del Foro de Reforma, el 3 de diciembre, el Rector citó al Honorable Consejo Universitario (HCU) para iniciar el proceso de discusión que permitiera elaborar las conclusiones del Simposium de Reforma Universitaria. En la reunión del 13 de enero, se aprobó el plan de estudios del segundo semestre ante lo cual el Lic. Lázaro Rivera, propuso enviar a los consejos técnicos de las diferentes escuelas profesionales los planes de estudios del tercer y cuarto semestre para su análisis. El Rector respaldó la propuesta y solicitó a los directores convocar a las academias de maestros para registrar sus puntos de vista por escrito.

El cambio en los planes de estudio de la escuela Preparatoria fue fundamental para la transformación de la UAZ. Después de la Reforma Juarista con la implementación del positivismo (1867), no se había registrado un cambio tan trascendental. La participación del Rector Magdaleno Varela Luján, el Lic. Lázaro Rivera Hernández y el Lic. Roberto Almanza, fue determinante. El primero apoyó las propuestas democráticas en el Simposium y el segundo fue uno de los principales impulsores de la transformación en la Preparatoria, lo que contribuyó a los cambios democráticos de la UAZ.

El 13 de septiembre de 1972 ante la inminente desaparición de la escuela Preparatoria Benito Juárez por Cooperación de Fresnillo, los estudiantes acuerdan de manera oficial solicitar su anexión a la Preparatoria de la UAZ. El 22 de septiembre se reúne el HCU para tratar como único punto del orden del día, la solicitud de incorporación. En su intervención el Director Lázaro Rivera manifiestó que era necesaria la adhesión de la Preparatoria a la Universidad, pero que no sería efectiva hasta que se firmen los convenios respectivos, la propuesta es aprobada por unanimidad.

A pesar de que el Sindicato de Trabajadores Manuales de la Universidad no era reconocido por la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, si era reconocido por las Autoridades de la UAZ. En la reunión del HCU del 14 de junio de 1973 se presentó el primer tabulador de sueldos de los empleados, el cual fue aprobado. En la reunión del 28 de noviembre del mismo año se propuso la firma del Contrato Colectivo de Trabajo; en su intervención el Lic. Lázaro Rivera propuso dar un voto de confianza a la Comisión designada por el Consejo para el estudio de cada uno de sus puntos en coordinación con los representantes de los trabajadores, su propuesta fue aprobada. El Contrato Colectivo se firmó el 13 de diciembre de 1973 y entró en vigor el 2 de enero del siguiente año.

A iniciativa del Director Lázaro Rivera en 1973 se creó la Preparatoria Nocturna, para ofrecer a los trabajadores la oportunidad de realizar sus estudios.

Sé parte de la Unidad Académica de Ciencia y Tecnología de la Luz y la Materia (LUMAT). Informes: http://lumat.uaz.edu.mx/; https://www.facebook.com/LUMAT.UAZ; https://twitter.com/LumatUaz.

*Docente Investigador de la Unidad Académica de
Ciencia y Tecnología de la Luz y la Materia. LUMAT.
[email protected]

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias