10.2 C
Zacatecas
jueves, 9 diciembre, 2021

Integrar a las mujeres y a las niñas en el combate al cambio climático

Más Leídas

Por: Catalina Monreal •

Desde el 31 de octubre y hasta el 12 de noviembre representantes de la mayoría de los países del mundo estarán en Glasgow, Escocia tratando de llegar a un acuerdo relativo al cambio climático en la COP26. El tema del cambio climático, que también es conocido como “calentamiento global” o “efecto invernadero” ha cobrado mayor relevancia año con año. Incluso, varios psicólogos y medios han señalado que la “ecoansiedad” o ansiedad por el cambio climático es un fenómeno cada vez más común en especial en niñas, niños y jóvenes. 

Naciones Unidas ha sido contundente al denunciar el problema: las concentraciones de gases de efecto invernadero se encuentran en su nivel más elevado en 2 millones de años. Esta ha sido la década más cálida para la humanidad, y en promedio la tierra ya es 1.1 grados centígrados más caliente que hace cien años. Esto ha traído consecuencias desastrosas. Por ejemplo, en nuestro país la temporada de huracanes se ha vuelto más larga, y la fuerza de estos ha aumentado.  Además se han experimentado sequías intensas, escasez de agua, incendios graves, aumento del nivel del mar, inundaciones, y disminución de la biodiversidad. Es por esto que la meta es lograr una reducción de la mitad de emisiones de bióxido de carbono, uno de los causantes principales de esta crisis climática para 2030. 

Existen diversas complejidades para resolver este problema. A pesar de ser un fenómeno global que a la larga afectará a todo mundo actualmente es un problema con consecuencias muy específicas para la gente más vulnerable. Existe una desigualdad económica en la producción de gases invernadero. Los 100 países que menos emiten generan el 3 % de las emisiones totales. Los 10 países con mayores emisiones aportan el 68 %. Esto es claramente una consecuencia de las diferencias en el desarrollo y el consumo de los países. Así los países más pobres generan menos gases de efecto invernadero, pero se ven afectados en mayor manera que los países con mayor desarrollo económico. 

México por su parte era en 2018 el onceavo país con mayores emisiones de Gas invernadero, generando aproximadamente por si sólo 5.5 toneladas per cápita. Previamente nuestro país se había comprometido en reducir sus emisiones en 22% para 2030, y alcanzar emisiones cero para 2050.En los países que más contaminan, como Estados Unidos uno de los tres mayores contaminantes del mundo junto con Canadá y China, existe una falta de voluntad para tomar decisiones que contribuyan a disminuir el cambio climático. Esto porque se considera que reducir las emisiones sería equivalente a reducir la producción económica e industrial de cada país. Igualmente, las otras propuestas para crear menor impacto climático como reformar el sistema agrícola y consumir menos carne tampoco son tan populares entre sus poblaciones e industrias. 

Las personas más vulnerables al cambio climático son las mujeres, y entre más pobres sean lo son más. Es por esto la COP ha designado días y ciclos especiales para hablar sobre la intersección entre género y cambio climático. La cara del activismo en cambio climático es actualmente la de una mujer: Greta Thurnberg. Su incidencia en el activismo medio ambiental le ha valido la ira y los insultos de varias personas, insultos que están basados ampliamente en su género: burlándose de su cara y de su peso. Desestimándola por ser “una niña que está siendo controlada por adultos”. Estas críticas reproducen estereotipos patriarcales que le niegan agencia y poder a las niñas, además de seguir insistiendo que las opiniones de las mujeres no importan sólo su físico. 

La agenda medio ambiental por lo tanto busca integrar cada vez más la perspectiva de género en sus estrategias y soluciones. El fondo de Prestamos Verde Global (Global Greengrants Funds)  y la Alianza Global Verde y de Acciones de Género (GAGGA por sus siglas en ingles), han prometido en esta COP asignar 100 millones de dólares para acciones de género enfocadas en el cambio climático. No obstante falta mucho por hacer. La mayoría de los países siguen sin incorporar la perspectiva de género en sus planes nacionales para combatir el cambio climático, mientras que sólo Cambodia y el Reino Unido reconocen la educación de las niñas como una manera efectiva de combatir el cambio climático. Ni un solo país ha incluido estrategias de educación con niñas como una estrategia de cambio climático, esto pese a señalamientos de Naciones Unidas de que la educación de las niñas en materia de cambio climático es una estrategia efectiva para combatirlo. De hecho, existen estudios que demuestran que la educación climática en niñas es más efectiva para disminuir las emisiones que la compra de bonos de carbón. La igualdad de género y apoyar a las niñas es una estrategia que debe ser cada vez más frecuente en la conservación del planeta.

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias

Quiero suscribirme
1
Recibe las noticias en Whatsapp
Hola 👋
Recuerda que ahora puedes suscribirte para recibir las noticias más destacadas en tu Whatsapp