8.8 C
Zacatecas
viernes, 21 enero, 2022
spot_img

Aumentan casos de Covid

Más Leídas

- Publicidad -

Por: LUCÍA MEDINA SUÁREZ DEL REAL •

Ahí vamos otra vez en la escalada de casos Covid, con todas las implicaciones sanitarias, económicas y sociológicas que vienen con esto.

- Publicidad -

Para suerte de todos, la variante que se prevé dominará esta ola parece causar daños menos severos que las anteriores, y tener un descenso tan rápido como su estrepitoso ascenso.

Tranquiliza también que esta nueva etapa llega con ya bastante camino andado, por lo que seguramente se le enfrenta con algunas ventajas.

Hoy, según las cifras oficiales, más del 80% de nuestra población adulta está vacunada, algunos cuantos incluso con dosis de refuerzo, lo que hace que la sintomatología sea ahora mucho menor de lo que vimos hace uno o dos años.

También tenemos ya entrenado al personal sanitario que además de ya estar vacunado, está más familiarizado con los elementos que le permiten hacer diagnósticos, con las recomendaciones generales que hay que dar, y con los signos que pueden hacer pensar que un caso podría complicarse.

No obstante todo ello, enfrentamos esto con un desgaste social y económico que hará más difícil mantener el aislamiento social para evitar los contagios.

Hoy quien tiene un trabajo por su cuenta, o un pequeño negocio, estará menos dispuesto a dejar de trabajar y encerrarse en su casa porque aún no se repone del boquete en sus ahorros o de la inestabilidad económica que dejó la turbulencia de los meses anteriores.

Para quienes trabajan en un empleo formal que les permita estar en casa sin ver afectado su bolsillo, la cuestión es económicamente más sencilla pero socialmente más difícil.

Probablemente estén más que dispuestos a dejar de trabajar de forma presencial, pero es también muy probable que aprovechen ese tiempo que consideran “libre” para hacer la carne asada que no habían podido concretar, o para darse esa escapada a los lugares pendientes por visitar. Algunos incluso quizá busquen un segundo trabajo, como sucedió en los meses anteriores.

En lo local, el cambio de gobierno dificulta también el manejo de la crisis porque naturalmente muchos de los mandos medios y superiores carecen de la experiencia que la circunstancia ya había obligado a sus antecesores a tener.

A eso podría sumarse la infantil tentación de distinguirse dejando de hacer lo que los anteriores hacían bien, sin que eso necesariamente incluya una propuesta alterna.

Es momento de evaluar lo que estaba bien hecho y rescatarlo, y de corregir lo que estuvo mal.

Quizá entre lo más destacado estaba la conferencia semanal en la que se daban los pormenores de la situación de Covid. Se explicaba en ella los números en comparación con las semanas previas, se detallaba información por municipio, y se daban a conocer temas relacionados como lo correspondiente a las clases, propuestas económicas, incluso protocolos para realizar fiestas.

Francamente ese esfuerzo era insuficiente porque siempre quedaban dudas pendientes, y porque con frecuencia dominaba el discurso del terror y la estadística por encima de explicar qué hacer para prevenir el Covid y cómo manejarlo una vez que el virus había llegado.

Hoy no tenemos ni siquiera eso. Apenas el sábado pasado a las 8 de la mañana, se dio la primera conferencia de prensa de este gobierno sobre ese tema.

En pésimo horario escuchamos una larga introducción de discurso político con múltiples elogios y poca información de utilidad a la población. Luego explicaron las medidas restrictivas para los próximos 15 días en diapositivas con errores ortográficos y de diseño, difíciles de perdonar en el ámbito del que se trataba.

Sería importante sin embargo que estas medidas tuvieran explicaciones médicas y científicas que persuadieran de la importancia de acatarlas, toda vez que es claro que el estado no tiene las posibilidades de garantizar su cumplimiento solo con órdenes.

Si bien este es un pendiente añejo, se vuelve más urgente ahora que hay un agotamiento social que provocará menor obediencia.

Es decir, hoy más que nunca hay que explicar por qué sí se permite el funcionamiento de albercas, pero no el de centros de masajes (normalmente con solo dos personas por habitación).

¿Por qué se permiten las fiestas en espacios públicos abiertos pero las áreas infantiles de espacios públicos se cierran? ¿Qué ventajas ofrece cerrar comercios no esenciales a las 7 PM? ¿Con qué fundamento legal puede exigirse a un comerciante que niegue un servicio a quien no porta cubrebocas?

Convencer ha sido la técnica del presidente López Obrador, y en este gobierno que tanto se le emula, se esperaría lo mismo.

Probado está que la energía intelectual y social gastada en medidas punitivas como una ley que hiciera obligatorio el cubrebocas terminó en la basura.

Urge explicar, urge persuadir.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias