26.5 C
Zacatecas
miércoles, 22 mayo, 2024
spot_img

Clandestinaje, salida de los pequeños comercios ante Reforma Hacendaria

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ALMA RÍOS •

■ Si con la Reforma Energética bajaría la gasolina, ¿por qué subió el pasaje?: Soto Esquivel

- Publicidad -

Entre otros efectos de la Reforma Fiscal que ya se avizoran, se encuentra la tendencia al clandestinaje económico de los pequeños comercios.  Ante la elevación de costos que implicará tener un negocio de estas características se adelantan dos escenarios, su cierre o la desaparición del sistema financiero y hacendario, esto es, el clandestinaje, adelanta la lectura, Roberto  Soto Esquivel, docente e investigador de la Unidad Académica en Estudios del Desarrollo de la Universidad Autónoma de Zacatecas.

Durante el periodo de 2000 a 2013 ha decrecido en 10 por ciento el número de la población ocupada por cuenta propia, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). Así pasó de 29 a 19 por ciento en este periodo.

Esta tendencia se incrementará, pues la desaparición del Régimen de Pequeños Contribuyentes (Repecos), franja en la que se encuentra este sector, implicará entre otras cosas la contratación de contadores, la inversión en tecnologías para emitir facturación fiscal y mediante los incrementos a los combustibles el alza de todos los bienes y servicios, una carga económica que pocos podrán sostener.

 A este escenario, agrega el académico, se suma la competencia que libran con las grandes empresas minoristas como Walmart, Soriana, Office Deepot, Oxxo y Extra; estas últimas que cotizan en la bolsa y por tanto tienen todos los recursos económicos para permanecer en el mercado. 

“La reforma fiscal no perjudica a las grandes empresas porque ellos tienen despachos de contadores que pueden hacer evasiones y eluciones, unas son ilegales y las otras no. Utilizan todas las herramientas fiscales a su alcance para pagar menos impuestos”.

La evasión y la elución fiscal, era ya de uso común por las grandes empresas. Entre otras herramientas han buscado deducir impuestos por todos los medios, entre ellos mediante la “filantropía”, realizando donaciones, como el caso del Teletón, trajo a colación.

Mediante la reingeniería contable a empresas como Televisa, según se hizo del conocimiento público, se le condonaron más de 3 mil millones de pesos de impuestos el año 2013.

Ahora los pequeños comercios, tiendas de abarrotes, papelerías, tlapalerías, fruterías, etc., optarían por desaparecer del sistema para evitar ser rastreados por el SAT.

En esta lógica se dejarán de utilizar cada vez más por ejemplo, las terminales bancarias con que se cobra mediante el uso de tarjetas de débito y crédito o bien se cancelarán muchas cuentas de banco dejando sólo las indispensables y en ellas, sólo recursos suficientes para hacer pequeños pagos.

Por todo ello, el objetivo del gobierno mexicano de obtener por la vía fiscal y castigando a la población pobre del país, tanto la clase media como a la baja, los ingresos que hasta la Reforma Energética provenían de Petróleos Mexicanos, “puede salirle contraproducente”,  advierte.

La suma del aumento del IVA de 11 a 16 por ciento en las franjas fronterizas del país, la inclusión del impuesto de 8 por ciento a alimentos con alto nivel calórico mediante el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios  (IEPS), la desaparición de los Repecos y el alza a combustibles, repercutirán contrayendo el mercado interno, desalentando el consumo y reduciendo el poder adquisitivo de la población, pero además, según sus argumentos se incrementaría el desempleo.

Soto Esquivel ofreció en sustento de su dicho otro dato, “la tasa desempleo, en los jóvenes, en un rango de edad de entre 15 a 34 años pasó del 9 al 14 por ciento durante el periodo 2000 a 2013”, la fuente es otra vez la Cepal.

Aun si se lograra crecimiento económico o aumento de plazas de trabajo, mediante el ingreso al país de inversión extranjera, esto no implicará necesariamente la elevación del nivel de vida de la población, puntualizó, pues las cifras macroeconómicas se refieren al sector maquilador del país que se encuentra además en manos de empresas trasnacionales, mismas que ofrecen trabajo precario.

“Entonces alguien miente. La clase trabajadora y las amas de casa que argumentan que una y otra vez los precios de los bienes y servicios se están incrementando de forma alarmante o el gobierno que dice que solamente se incrementan 4 por ciento a lo largo del año”, agregó para señalar además, que el aumento al salario fue de 3.9 por ciento y la inflación al cierre del 2013 es  de 3.97 por ciento.

 “Es decir, se perdió poder adquisitivo. La gente gana cada vez menos. No tiene sentido una reforma fiscal que incremente los impuestos cuando los salarios se están contrayendo más. Tendría que ser al revés. Esto está ocasionando un aumento de la incertidumbre en la población que ha bajado su nivel de vida”.

En cita de las discrepancias entre el discurso y la realidad añadió, “en días pasados se autorizó el incremento a los precios del transporte público. El gobernador dijo, que si no se autorizaba quebraban las empresas concesionarias ¿No se supone que con la Reforma Energética iban a bajar los precios de los combustibles? ¿Por qué se autoriza un aumento de los precios en el transporte entonces?

¿Cómo existe esta mentira? Es obvio que se tenían que incrementar los precios en el transporte pero contradice lo que el gobierno estatal y federal han dicho en los últimos meses, que los precios en los combustibles van a tender a disminuir por la Reforma Energética”.

También es falso que el gravamen de 8 por ciento a los productos con alto nivel calórico como refrescos y en general la comida chatarra tuviera la intención de desincentivar su consumo por razones de salud, pues agregó, estos productos tienen una “demanda inelástica”, no importa cuánto sea el precio y el impuesto que se les imponga se seguirán consumiendo,  “para eso existe la publicidad”,  pero además “gran parte de la población considera este tipo de bienes como sus alimentos primarios…y lo van a seguir haciendo”.

“La empresa más grande de venta de refrescos que es Coca cola, hace estudios de mercado y gasta mucho dinero y ellos dicen que sin importar el precio su producto se seguirá consumiendo, con apoyo de una promoción: en la compra de una Coca cola o dos Coca colas vas a participar en un sorteo para ir al mundial”, ejemplifica.

A lo largo de 2014, vendrá una carga fiscal “impresionante” para todo el conjunto de la población y una pérdida del nivel adquisitivo de la misma, “pago cada vez más y gano cada vez menos”.

El académico ofreció otro dato para acompañar esta conclusión,  extraído de la edición de ayer del periódico La Jornada, “según Banamex los consumidores están gastando 10 por ciento más este 2014 con respecto al mismo periodo pero de 2013”.

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -
- Publicidad -