14.8 C
Zacatecas
martes, 29 noviembre, 2022
spot_img

Mensaje político en el tercer Informe de Peña Nieto señala el inicio de la sucesión de 2018: académicos

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ALMA ALEJANDRA TAPIA •

■ Sorprendió “de forma ingrata” tema de la autocomplacencia del ejercicio gubernamental: Arellano

- Publicidad -

■ Debaten sobre el contenido especialistas y director de La Jornada Zacatecas, en el programa Synergia

Más allá de las cifras abstractas y que no empatan con la realidad, el tercer informe de Gobierno de Enrique Peña Nieto se marcó por el mensaje político el cual deja claro que para la Presidencia de la República ya inició la sucesión de 2018. En ello coincidieron Marco Torres Inguanzo, Carlos Arellano Esparza y Raymundo Cárdenas Vargas durante su participación en Synergia, emisión de La Jornada Zacatecas Tv.

Los académicos y el director de esta casa editorial  consideraron que la narrativa que utilizó el presidente priísta en su informe fue la de construir ya un combate electoral donde señalan indirectamente a Andrés Manuel López Obrador como un claro adversario, al haber hablado de combatir el populismo.

Carlos Arellano, doctor en ciencia política comentó además, que el mensaje político fue un previsible decálogo, no obstante que se esperaba un mea culpa público, por contrario sorprendió “de forma ingrata” el tema de la autocomplacencia del ejercicio gubernamental y la autocrítica, lo cual es preocupante porque se está a la mitad del sexenio y con los cambios en el gabinete se creía que se relanzaba la administración.

Pero se ha dejado claro que la administración de Peña es la de la inercia; es decir, se cambia todo para que todo siga igual. Al respecto, Marco Torres destacó dos ejes del mensaje político: el primero es el tema inercial ya que no modificará nada incluso en términos hacendarios, el otro elemento es el acuerdo con las televisoras sobre el discurso a manejar, en un escenario donde más de 60 por ciento de la población desaprueba al presidente.

A la par  se inició con la estrategia de tratar de apuntalar la figura presidencial pero atacar directamente a su enemigo que sería, Obrador. Lo cual, dijo Torres, significa que ya tienen mediciones, estrategia y la conducta concertada con las televisoras. Raymundo Cárdenas también se refirió al discurso en contra del populismo, el cual lo empezó Manlio Fabio Beltrones.

Los analistas coincidieron, por lo tanto, que pese a faltar tres años de gobierno la Presidencia de la República está desatando el proceso de sucesión, lo cual habla de lo desesperados que están y en ese tenor el informe fue un acto de significación electoral.

Carlos Arellano consideró que no era ni el momento ni el lugar porque el país atraviesa por problemas muy serios como para estar pensando quién va a continuar el legado peñista.

 

¿A quién beneficia el informe?

En cuanto al formato del informe en sí, Arellano Esparza se refirió a las múltiples deficiencias ante un caudal de cifras que son figuras abstractas sin sentido, sin contar la incapacidad de improvisación del presidente. Es así que la utilidad del informe formalmente ha perdido sentido, e incluso después de haber sido un ejercicio ritual faraónico se transitó al día del escarnio.

Marco Torres opinó que no es un proceso de rendición de cuentas, ni tampoco el ritual faraónico porque se trata de un evento fuera del Congreso, donde jamás se podrá interpelar al presidente como en alguna ocasión lo hizo Porfirio Muñoz Ledo.

Respecto de las cifras informadas, Carlos Arellano resaltó como de los 200 compromisos de campaña de Enrique Peña, se han cumplido 28, lo que significa que faltarían 44 por año.

Torres habló además de como se decía que con las reformas estructurales 2015 cerraría con un crecimiento de 4.7 por ciento y así hasta llegar al 7 por ciento en 2018. Pero la realidad es que este año será de 2.2 por ciento si va bien y no llegan más ajustes, cuando para tener expectativas de empleo se requiere 4.5 por ciento mínimo de crecimiento. Todo indica que se continuará igual.

Es decir, el mantenimiento de un estatus quo que ha estado vigente por 30 años, política salarial, privilegios a capital extranjero, manufacturero, incapaz de llevar su propio rumbo y política social para gestionar la pobreza, agregó Arellano.

 

Qué no se dijo

Para los analistas el tema de lo que no se dijo en el informe también es informe y en ese sentido Marco Torres lamentó que si bien se le dio un espaldarazo al Ejército mexicano, no se habló de la violación sistemática a las garantías de los derechos humanos cuando internacionalmente México ha sido muy cuestionado.

De modo que en lo general creyeron que para los siguientes tres años se ve un pesimismo sólido y si se llegaran a mejorar los ingresos del país, no se van a redistribuir y se continuará con la brecha de desigualdad.

En tanto, se continúa con un Estado capturado en el que en el centro de debate político ya está 2018.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img