12.8 C
Zacatecas
lunes, 3 octubre, 2022
spot_img

La crónica como instrumento para fomentar la identidad universitaria (2/2)

Más Leídas

- Publicidad -

Por: UZIEL GUTIÉRREZ DE LA ISLA* •

  • El Mirador de Heródoto

La identidad cultural es el conjunto de valores, tradiciones, símbolos, creencias y modos de comportamiento que funcionan como elemento cohesionador dentro de un grupo social y que actúan como sustrato para que los individuos que lo forman puedan fundamentar su sentido de pertenencia.

- Publicidad -

Por globalización se entiende la integración de las diversas sociedades internacionales en un único mercado capitalista mundial. A causa de este fenómeno las ciudades desarrolladas cada día se parecen más, tienen los mismos centros comerciales, restaurantes, edificios, etc. Consecuentemente la globalización es la pérdida de la identidad cultural.

Valgan estos ejemplos. En México, el día 2 de noviembre, entre los niños “pedir el muerto” por las calles a modo de funeral en el que uno de ellos la hacía de muerto y al llegar a una casa la comitiva en coro decía: “El muerto quiere camote. La viuda quiere una ayuda para su pobre criatura…etc”, es una hermosa tradición que ya se perdió. En la actualidad y recientemente lo vivimos, según costumbre estadounidense, los niños piden el muerto al estilo “Halloween” portando atuendos de bruja y de monstruos.

Otro caso. Desde 2010 la Unesco declaró a la comida mexicana patrimonio cultural inmaterial de la humanidad. Esa gastronomía propia merece ser promovida y no -como sucede actualmente-, privilegiar los alimentos de origen extranjero.

Hoy, en una empresa privada extranjera late el proyecto de modificar el Mercado González Ortega de esta ciudad. La gestión transcurre en medio de entusiastas defensores de ese propósito que están dispuestos a cambiar oro por espejitos, y –David contra Goliat- tímidos detractores de tal objetivo, protectores del patrimonio cultural zacatecano.

La identidad cultural y el orgullo de pertenencia deben sembrarse en el hogar y  las instituciones sociales para evitar que su ausencia alimente la afición por lo culturalmente ajeno.

Entre los múltiples recursos que existen para fortalecer la conciencia sobre el patrimonio cultural está el empleo de la crónica, que como ya se mencionó en la edición pasada, ésta es de índole híbrida vinculada con la historiografía, la literatura y el periodismo, puede ocuparse de rescatar el pasado o encapsular el presente para su trascendencia. En todas sus modalidades es guardiana de la memoria.

Entre las instituciones de educación superior  que la cultivan, la Universidad Autónoma del Estado de  México (UAEM) es un caso paradigmático. Cuenta con la Dirección de Identidad Universitaria dependiente de la Secretaría de Rectoría y un cronista por cada centro universitario.

En el caso UAZ, la Administración 2012-2016 encabezada por el IQ Armando Silva Cháirez designó a quien esto suscribe como primer Cronista institucional. Sin tener antecedentes al respecto he sistematizado un programa de trabajo denominado: “Memoria Histórica UAZ” estructurada con once líneas de acción:

  1. El Diario. 2. El archivo vertical emitido institucionalmente. 3. El archivo vertical publicado. 4. El archivo vertical complementario. 5. Las evidencias fotográficas, audiográficas, videográficas y documentales. 6. Evidencias escritas testimoniales “Para que así conste en la Historia de…” 7. Memorabilia. 8. La Crónica propiamente dicha. Y como apoyos complementarios para el apropiado trabajo del cronista se citan: 9. Un órgano de difusión. 10. Calendario anual de efemérides, y 11. Manual de protocolos para eventos y ceremonias. Sería largo describir cada punto.  La idea general es registrar el acontecer presente con la visión de Pablo Neruda: “Hoy es hoy, con el peso de todo el tiempo ido, con las alas de todo lo que será mañana”. El trabajo debe repercutir en publicaciones, conferencias, cursos y demás formas de evidenciar resultados.

Todo lo anterior vale la pena si se trata de incorporar a la identidad personal de la comunidad UAZ la “identidad universitaria”. como parte constituyente del propio ser.

En la actualidad las medidas dictadas en México por el neoliberalismo tienen en jaque a todos los beneficios públicos en favor de los privados: la educación, la salud, los derechos laborales. En la UAZ cada año escolar no alcanzan cupo más buenos estudiantes que al convertirse en “ninis” –jóvenes que ni estudian, ni trabajan, porque tampoco hay suficientes trabajos-, es fácil que vayan a engrosar las filas de la delincuencia.

La identidad universitaria UAZ implica un sentimiento de comunidad, solidaridad,  pertenencia, afiliación y  lealtad  con la institución y los valores que históricamente han sido sus soportes centrados en la impartición de educación pública, científica, laica y prácticamente gratuita.

A 183 años de fundación de nuestra universidad, debemos fortalecer la identidad con la función que le es implícita, retomar los fines y compromisos sociales e institucionales de la universidad es una responsabilidad ineludible.

Así se observa el mundo desde El Mirador de Heródoto ■

 

*Cronista de la UAZ

[email protected]

cró[email protected]

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas Noticias