18.8 C
Zacatecas
viernes, 1 marzo, 2024
spot_img

Monreales y Xochilovers, la hermandad que no quieren contar

Más Leídas

- Publicidad -

Por: BENJAMÍN MOCTEZUMA LONGORIA •

Escuche, de rebote, una mesa de “análisis” de Joaquín López Dóriga junto con Roy Campos y dos personas más, todos fieles representantes de la derecha corrupta de México. Uno de los parlantes sostuvo, con el aval implícito de los otros tres, que la campaña de la PRIANRDísta Xochitl no levanta porque no ha sabido explotar el sentimiento del masivo rechazo a la política del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el cuál va -dicen- de fracaso en fracaso.

- Publicidad -

Resulta difícil encontrarle lógica a tan falso argumento, porque parte de la premisa de que el pueblo, entre los que no se cuentan ellos, actúa sólo con base a sentimientos separados de la racionalidad y de lo concreto real; a su vez, porque presentan como realidad un “fracaso en fracaso” que no existe. Eso habla de un malsano deseo que tienen en contra del propio pueblo. Según esa práctica ideológica y política, ocupan que el pueblo padezca para que proteste. Como el pueblo ahora padece menos, y se sabe que su condición de bienestar mejora, optan por distribuir falsedades que no encuentran sustento real. Pero ellos sí creen y se embriagan con su propia mentira.

Hay otro frente del que debemos tener clara visión y conciencia: el del oportunismo, la simulación y la traición. Es un fenómeno que, aunque puede considerarse “normal”, habla del poco, o nulo, compromiso con el movimiento de transformación. Igual sucede en el polo de los conservadores. Prefieren asegurar su beneficio personal, aunque se sacrifique la colectividad. Casos recientes y emblemáticos son el de Marcelo Ebrard y el de Ricardo Monreal. 

El primero aduce, y seguro se la cree, que es depositario de la segunda fuerza al interior de MORENA. No percibe que una vez que no obtiene la preferencia para encabezar ese magno movimiento “su fuerza” (porque no es depositario del meollo de la voluntad de los demás) se fusiona con la tendencia política hegemónica. El segundo, más pragmático, tampoco de convicciones reales a la 4T (obvio dice lo contrario, pero la praxis política habla por ellos) ya prepara la gran traición.

En anteriores eventos político-electorales, Ricardo Monreal no ha tenido empacho en chantajear, no siempre con buenos resultados, con irse a otras fuerzas políticas, incluyendo las francamente contrarias a la 4T, como es el PRI y el PAN. Pero igual, ha participado de actos que perjudican al movimiento transformador, como sucedió con el apoyo (por el PRIANRD) de la “sin partido” Sandra Cuevas para que perdiera una delegación Dolores Padierna. Es un hecho que ya no ocupa demostración, hay confesión pública. Como ese hecho otros.

En la elección federal pasada, se le vio vistiendo la camiseta, y en actos públicos, apoyando a candidatos del abortado partido político Fuerza por México. Y ante los cuestionamientos de que su hermano David Monreal (hoy gobernador) no fuera señalado como candidato (y de hecho fue impuesto de manera ilegal, Luis Medina Lizalde tiene las evidencias documentales y litigiosas, el cómo resuelven los magistrados electorales es una historia complementaria) los seguidores de los Monreal en Zacatecas empezaron a hacerse llamar “Fuerza Monrealista” para luego empatarla con Fuerza por México, partido que en Zacatecas estuvo dirigiendo su hija Catalina Monreal, quien es poco conocida entre la población.

Hoy vuelven a renacer a Fuerza por México y, en el caso concreto de Zacatecas, promueven a personas de mentalidad reaccionaria, de derecha, pero afín a la dinastía Monreal. Es el caso, sólo como ejemplo, de José Pablo Mercado. Hecho que coincide en tiempo con la propuesta que hacen al Comité Nacional de que, en Zacatecas, se rompa la alianza con el Partido del Trabajo y con el Partido Verde Ecologista de México. ¿Cuál es la estrategia rumbo a la traición?

Por un lado, los hermanos Monreal ya perciben que hay rechazo ciudadano y que no las llevan todas a favor en una encuesta donde no hay manera de sobornar, comprar, amenazar o modificar resultados. En esa prevención abren la posibilidad de competir con Fuerza por México. Tampoco quieren que participen otros candidatos no tan afines, como Geovana Bañuelos del PT. Su idea es que en un juego político donde sólo participen Monreales serán los afortunados, pero abrirlo a más actores es ser democráticos y ellos no lo son. 

Igual, si no quedan ellos y, de pasó no se da la alianza MORENA-PT-VERDE, podrían promover una alianza Fuerza por México-PT-Verde contra MORENA y si se puede MC donde los candidatos sean Monreales. Quien no lo crea es porque no conocen que los Monreal no son estrategas para la transformación, pero si son astutos trepadores, sin principios, sin valores, sin proyecto social y una ambición terrible. No es más que la verdad, pero no todos la quieren contar.

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img