0.8 C
Zacatecas
miércoles, 30 noviembre, 2022
spot_img

Ser “idóneo” para el trabajo docente no tiene sentido, denuncia concursante

Más Leídas

- Publicidad -

Por: MARTÍN CATALÁN LERMA • Ap. •

■ Maestros de nuevo ingreso, que fueron evaluados, obtuvieron sólo un contrato anual

- Publicidad -

■ Exige profesora mayor transparencia en lo que se refiere a la cantidad de plazas vacantes

En el contexto de la Reforma Educativa, egresar de una escuela Normal, participar en el Concurso de Oposición para el Ingreso a la Educación Básica y ser “idóneo” para el trabajo docente de acuerdo a los parámetros oficiales, no tiene sentido, puesto que la mayoría de los maestros de nuevo ingreso al Servicio Profesional Docente obtuvo un contrato anual en el mejor de los casos, o bien las plazas son otorgadas a profesionistas sin conocimientos pedagógicos o didácticos.

“¿Qué beneficio tiene ser idóneo si a final de cuentas solamente tienes la oportunidad de trabajar durante un año? Es decepcionante que el ser idóneo sólo garantiza trabajo por un año o por seis meses. El hecho de tener contratados permite a la secretaría pagar lo que quiera, cuando quiera y sin que nos den bonos”, expresó una maestra enviada a una localidad de Mazapil, quien pidió permanecer en el anonimato.

En la evaluación para ingresar al Servicio Profesional Docente “ellos pintan las escuelas perfectas pero esas son inexistentes. Yo tengo un grupo de tres grados, primero, segundo y tercero, y algunos niños no leen. Ésa es la realidad de la educación y eso no lo contempla la reforma”.

Respecto al proceso de ingreso al servicio, afirmó que la tecnología con que cuenta la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE) permite determinar el resultado de los aspirantes instantáneamente, por lo que es sospechoso que las autoridades las den a conocer un mes después de aplicar la evaluación.

“Eso es corruptible porque las computadoras tienen una capacidad enorme para almacenar y diferenciar información. De inmediato pueden determinar si eres idóneo o no y tu puntuación general, pero ¿por qué debemos esperar un mes?”.

Sin embargo, manifestó que los maestros no tienen alternativas y deben someterse a esas políticas: estudiar, participar otra vez en el Concurso de Oposición el próximo año y buscar salir idóneos.

En su caso, mencionó haber obtenido uno de los primeros lugares entre quienes obtuvieron un contrato, pero fue desfavorecida en la designación del centro de trabajo porque en este momento se están jubilando maestros en zonas urbanas cercanas y quienes los van a suplir serán los docentes posicionados en la parte baja de la prelación.

Para un maestro, dijo, no importa si debe trabajar cerca o lejos siempre que haya certidumbre laboral, una plaza, porque trabajar bajo contrato implica tal precariedad que en el inicio del ciclo escolar, en una comunidad de Mazapil “las mamás me mantienen, me ayudan con la comida, porque de otra forma yo no sobreviviría aquí”.

Refirió que el entonces secretario de Educación, Emilio Chauyffet, había declarado que todos los maestros idóneos accederían a una plaza de base, “nos pidió a los docentes que fuéramos idóneos para poder presentarnos frente a grupo y ahora todos los idóneos le pedimos a usted que tenga la cortesía de darnos lo merecido de acuerdo a sus peticiones en años pasados. Todos los idóneos, sin importar el lugar en la prelación somos acreedores de una plaza frente a grupo”.

“Sin negarnos a continuar con la evaluación, le pedimos que cumpla con su palabra y todos los docentes que fueron idóneos sean empleados en su totalidad, con plaza y no con contrato, porque ¿que razón tiene ser idóneo y sólo poder obtener un contrato y ser un empleado temporal?”, cuestionó.

A las autoridades federales y estatales, el mensaje es el siguiente: “ustedes pusieron las reglas de su juego y ahora les pedimos de la manera más atenta que las cumplan a la brevedad, que las jubilaciones y los ascensos a nivel nacional sean empleados como plazas y no como simples contratos”.

En ese sentido, exigió una mayor transparencia en lo que se refiere a la cantidad de plazas vacantes, puesto que la información que tienen los maestros sobre las jubilaciones no coincide con las ofertadas en el concurso. “¿Por qué si hay tanto contrato, hay tan pocas plazas?”.

“Mis expectativas creo que son muy personales. Me gusta tener la ilusión de que podemos cambiar el pensamiento de los niños. En lo laboral estoy decepcionada, el objetivo era ser idóneos pero no funcionó, porque efectivamente el año que entra tengo que volver a hacer examen”, concluyó.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img