■ Comentarios Libres Batalla de Puebla

■ Comentarios Libres Batalla de Puebla

Una fecha más que debido a la grave pandemia mundial de covid-19, no fue posible celebrar en nuestro país: La Batalla de Puebla.

El 5 de mayo de 1862, los franceses fueron derrotados en Puebla por las fuerzas mexicanas al mando del general Ignacio Zaragoza. Las tropas napoleónicas habían imaginado una fácil conquista, pero esta batalla obligó al emperador francés a mandar numerosos refuerzos, y retrasó un año su proyecto de imponer a Maximiliano (como emperador) en México.

Previamente, en marzo de ese año, una parte de las fuerzas invasoras francesas se instaló en Tehuacán, mientras el gobierno de Benito Juárez negociaba con los representantes de la Triple Alianza. A fines de abril procedente de Córdoba, el grueso del ejército francés comandado por el conde de Lorencaz penetró en el estado, venció a los republicanos en Acultzingo, y se dirigió hacia la ciudad de Puebla. Simultáneamente, una fuerza conservadora al mando de Félix Zuloaga y Leonardo Márquez tomó Atlixco, pero los republicanos de Tomás O´Horan, la recuperaron el 4 de mayo.

Dos generales mexicanos ilustres, de ideas liberales jugaron un papel de suma importancia en esta heroica batalla. Se trata de Ignacio Zaragoza y Jesús González Ortega.

Breves datos sobre cada uno.
Ignacio Zaragoza, realizó estudios en el seminario de Monterrey, pero los interrumpió cuando quiso incorporarse a filas durante la guerra con Estados Unidos y más tarde, los abandonó en definitiva para dedicarse al comercio. En 1853, se alistó en la Guardia Nacional de Nuevo León, y al año siguiente se levantó en armas contra el gobierno de Antonio López de Santa Anna. En junio de 1855 participó en la Batalla de Saltillo. A fines de 1856 tomó parte de la defensa de Monterrey contra los conservadores. En diciembre de 1857, se encontraba en la Ciudad de México y luego de la maniobra golpista del presidente Ignacio Comonfort, formó un grupo de rifleros y marchó a Nuevo León, donde se unió a las fuerzas de Santiago Vidaurri. Comandante de los liberales de Jalisco desde mayo de 1860, en julio de ese año con Pedro Ogazón derrotó a Leonardo Márquez cuando se retiraba de Sinaloa. En agosto colaboró con Jesús González Ortega durante la batalla de Silao y en septiembre lo sustituyó en la jefatura del ejército liberal y tomó Guadalajara.

En noviembre del mismo año, volvió a derrotar a Márquez en Zapotlanejo y al mes siguiente se reunió con González Ortega y participó en la batalla de Calpulalpan. Fue secretario de Guerra y Marina del 13 de abril al 23 de diciembre de 1861 en el gobierno de Benito Juárez, pero a fines de 1861, se trasladó a Veracruz como comandante del Ejército de Oriente. Dirigió la defensa mexicana en Acultzingo, y el 5 de mayo de 1862 derrotó al ejército francés que intentaba tomar Puebla.

Jesús González Ortega, realizó estudios literarios en Guadalajara, los que interrumpió cuando se trasladó a Téul, Zacatecas, donde colaboró en periódicos liberales como la “Sombra de García”, “El Guardia Nacional” y “El Pobre Diablo”. En 1862 se opuso al regreso de Santa Anna, por lo que fue perseguido. Participó en la rebelión del Plan de Ayutla. Fue gobernador de Zacatecas en 1858. Ante el avance del ejército conservador, organiza fuerzas populares, al frente de las cuales obtiene en 1859 y 1860 varios triunfos que culminan con la derrota de Miramón en la batalla de Calpulalpan, en la que se decidió la guerra de los Tres Años. El primero de enero de 1861, entra en la Ciudad de México donde recibe a Juárez, quien lo nombra secretario de Guerra y Marina del 14 de enero al 6 de abril.

El 12 de junio, Juárez lo envió a combatir a Márquez y Zuloaga, a quienes venció en Jalisco el 14 de agosto. Un mes antes, el 2 de julio el Congreso de la Unión lo eligió para encabezar la Suprema Corte, con lo cual se convirtió en la persona indicada por la ley para ocupar la Presidencia de la República en caso de que ésta quedara vacante. El 7 de septiembre un grupo de 51 diputados, propuso a Juárez que renunciara a su cargo y lo cediera a González Ortega, pero 52 se opusieron. Dos días después amenaza con renunciar a su mando militar, si no recibe mayores recursos económicos para combatir a los alzados de Sierra Gorda, pero Juárez le contesta que se le ha entregado lo que le permiten las posibilidades del erario y acepta su renuncia. Como se le ordena poner una parte de sus efectivos a disposición del Ejecutivo Federal, González Ortega se resiste, pero es convencido por Ignacio Zaragoza y Manuel Doblado. Al producirse la invasión francesa, despliega una inmensa actividad para organizar contingentes republicanos y ofrece a Juárez asilo en Zacatecas. En abril de 1862 avisa que marcha con sus fuerzas para unirse a Zaragoza, pero llega hasta el mes de junio. Por esos días, envía una carta a Saligny, proponiéndole un armisticio, lo cual el francés rechaza y motiva que Juárez recuerde a Ortega, que no debe hacer tales ofrecimientos. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ