Pandemia; momento propicio para repensar la educación 1/2

Pandemia; momento propicio para repensar la educación 1/2

El objetivo de la educación es la
virtud y el deseo de convertirse
en un buen ciudadano.
Platón

Amanera de preámbulo:

Puedo asegurar que los ciudadanos de hoy somos consecuencia de la educación tanto formal como no formal, con ello se podría decir que la educación llamada escolarizada o formal –de centros educativos-, así como la no escolarizada o no formal –principalmente la del seno escolar-, son el binomio perfecto para educar a los ciudadanos; estas dos modalidades educativas llevan consigo procesos que no son del todo plenos ni satisfactorios ya que la condición de un ser educable lo hace imperfecto. Ante esta situación, nos encontramos con diversas posturas en torno al hecho educativo; Jorge Luis Borges aseguró que su educación se había visto interrumpida cuando entró a la escuela, dijo no saber si la instrucción realmente pueda salvar a la sociedad, pero que no sabe de algo mejor; a Albert Einstein lo despiden de su educación de bachillerato dado que no aceptaba que lo instruyeran, aseguró que ese tiempo que no estuvo asistiendo a clases, fue el más productivo de su vida……….. ¿Podríamos pensar que en las escuelas se discapacita la capacidad de los educandos? En espera de que este preámbulo sirva como marco para el análisis acerca de lo que implica generar procesos educativos, sobre todo, en las decisiones que se toman en torno a estos de por sí complicados procesos.

¿Qué implica repensar la educación en tiempos de contingencia como la actual pandemia?, los procesos educativos escolarizados los vive y los siente el docente que se encuentra en el aula, los demás, solo lo piensan y, por sentido común, lo exponen; el problema es que a partir solo de pensar la educación, se toman decisiones que por lo general son cupulares. Esta emergencia sanitaria ha causando muchas desgracias –pérdidas humanas, deterioro de la economía, alteración del orden social, entre otras-, sin embargo, algo bueno traerá a futuro, si los ciudadanos tomamos conciencia y pensamos desde una perspectiva crítica, sabremos valorar todo lo que se ha desentrañado, descubierto y expuesto, veríamos con tristeza que estamos carentes de muchas cosas, entre ellas, de que nuestro sistema educativo no ha dado muestras de que sea efectivo como tal………. Éste es justo el momento de impulsar una nueva dinámica educativa, cierto es que habría mucha resistencia de parte de quienes se han apoderado del sistema educativo, sin embargo, valdrá la pena el esfuerzo que realicen los docentes para que construyan un sistema más promisorio ya que el actual se encuentra mal estructurado y con procesos también mal encausados.

Esta epidemia sanitaria nos está dejando una gran lección, que debemos combatir con determinación también la epidemia educativa puesto que en este sistema pululan virus que pueden ser más que letales, mortales. Es el momento adecuado para repensar el sistema educativo, momento propicio será también el que los padres de familia cambien su forma de pensar respecto a lo que serán los verdaderos centros educativos puesto que los actuales no responden a las necesidades de los educandos; esto se dará en el momento que se les dé autonomía a los docentes puesto que ellos también se sienten sometidos por la autoridad educativa, creo, así se promoverá una nueva dinámica en los centros educativos, donde los docentes buscarán la manera de fortalecer las dimensiones básicas del educando –afectiva, cognitiva y psicosocial-.

Con esta pandemia no hay otra alternativa más que ofrecer un servicio “educativo” emergente, se recurre así a lo que se le denomina “Educación a distancia”, esto implica romper con la convivencia social a la que estaban acostumbrados los educandos, implica también el conducir hacia un nuevo ritmo de trabajo a docentes, alumnos –léase también educandos- y padres de familia, donde la única herramienta que usan es la virtual y con la cual muchos padres de familia y docentes o no cuentan con ella o no se encuentran familiarizados con la misma. Quiero pensar que esta crisis mundial que estamos viviendo seguramente servirá para que se piense en el cambio de estrategias de trabajo y dinámicas de orden social y, ayudando así a los educandos a encontrar la diferencia de lo que implica la educación familiar y la de los centros educativos.

Pensemos pues, en un nuevo sistema educativo, el actual es consecuencia de décadas de reformas educativas tratando de “formar” ciudadanos competitivos que no se sabe ni para qué, no es ese programa al cual se le denomina la “escuela nueva” el que redimirá la educación, de esta manera, la tendencia será solo cambiar pero no transformar; esto, conducirá a seguir dejando el sistema educativo a merced de un sistema capitalista, mismo que no tiene otro objetivo más que servirse de algo que no le pertenece. ¡Necesitamos centros educativos donde realmente se formen los educandos y no donde los formen o los formateen! ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ