Seguridad social: un futuro para todos

Seguridad social: un futuro para todos

En momentos como los que atravesamos, difíciles por el déficit financiero nacional –ahora agravado por la pandemia del coronavirus, que comenzó a finales de 2019 y persistirá quién sabe hasta cuándo—, conceptos como los de Estado, solidaridad y seguridad social, cobran mayores significados, se vitalizan en nuestras preocupaciones y se convierten en cotidianidad en las conversaciones públicas.

Es así porque, frente a circunstancias ajenas a nosotros, imprevisibles, y que golpean de manera directa nuestras certidumbres y las de nuestros seres queridos, requerimos más de lo que nosotros mismos somos capaces de dar: requerimos una red social y pública que nos garantice que no perderemos todo en medio de tan compleja situación.

Seguridad social es un concepto que justamente contribuye en este sentido y venturosamente es el modelo que hemos procurado en Zacatecas: una red de solidaridad intergeneracional entre trabajadores, en la que el Estado contribuye, administra y garantiza que todos contemos con las prestaciones que hemos construido durante años y las tengamos siempre disponibles, sobre todo cuando más las requiramos.

Sin embargo, en el actual contexto de crisis sanitaria por el Covid-19 y cuando estamos bajo la amenaza de una hecatombe económica, los institutos de seguridad social y los sistemas de pensiones, no solo en México, sino en muchos países, transitan por una compleja situación que paulatinamente ha cancelado vías.

Ante estas dificultades se requiere actuar con gran responsabilidad. Esto obliga a tomar decisiones que, de manera seria, eficaz, transparente y apegada al Estado de Derecho, garanticen un futuro estable y seguro para todos, como debió haber sido siempre y como se concibió en lejanos años. Hoy nuevas realidades y acontecimientos impredecibles truncaron aquellas nobles y ambiciosas aspiraciones, pero no es hora de lamentaciones ni debemos detenernos a revisar el pasado. Lo que ahora, de verdad nos interesa, urge y apremia, es el complicado presente y el superior futuro al que le apostamos. Y esta tarea es común, porque debe de ofrecernos la certidumbre de que todos seremos beneficiados; si todos ponemos, todos ganamos. Pero si solo unos cuantos lo hacen, la cadena de solidaridad se romperá e impedirá el acuerdo mínimo que garantice nuestros derechos.

Hay que entender que, como lo expresa Pedro Vázquez Colmenares, en su texto Pensiones en México, la próxima crisis: “Por más de medio siglo se generaron beneficios pensionarios para distintos sectores, lamentablemente casi en ningún caso, dichos beneficios para los trabajadores, convertidos en obligaciones para las instituciones, quedaron debidamente fondeadas en el largo plazo”. En efecto, la ausencia o insuficiencia de fondos finalmente nos alcanzó y nos coloca inaplazablemente en la urgencia de reformar y transformar nuestros sistemas de seguridad social.
Mas no sea entendido esto como una desgracia o una fatalidad. Por lo contrario, veámoslo como una oportunidad para avanzar firmemente hacia la justicia social. Es decir, debemos instrumentar y aplicar las medidas y acciones necesarias para que la seguridad social cumpla con uno de sus objetivos centrales: generar bienestar y equidad para todos.

Ahora tenemos mucho que aportar y estamos obligados a hacerlo, por los que ya lo hicieron durante su vida laboral; es decir, los ahora pensionados y jubilados. Pero también por nosotros mismos, por quienes en un futuro, cercano o no, dependeremos de que otros, los que vienen detrás, sigan aportando con su esfuerzo los fondos necesarios para garantizar nuestros derechos.

En este punto surge como obligación inherente a nuestra cualidad humana la solidaridad. Y al corresponsabilizarnos, aportar y colaborar en la reforma y transformación de la seguridad social, estaremos también asegurando nuestro futuro y el de nuestras familias. Estas, y no otras, son las ideas que inspiran las acciones que proponemos y promovemos en el ISSSTEZAC.

Partimos de una sólida base de valores que nos permiten construir acuerdos de respeto, colaboración y entendimiento: transparencia, solidaridad, corresponsabilidad, justicia social, equidad, integridad y legalidad. Si de estas bases partimos todos, si nos empeñamos en cumplir lo que a cada quien nos corresponde, sin duda garantizaremos un mejor futuro para los zacatecanos. ■

*Director General del ISSSTEZAC.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ