El sueño de Patricia

El sueño de Patricia

La Gualdra 427 / Río de palabras

 

 

Estoy consternado ahora que te escondes, que te aíslas y te guardas esperando que todo se arregle de la nada. Yo escribí un poema del futuro donde te cuento lo que acontecerá cuando se acabe por fin el proyecto de ingeniería social al cual te han sometido, pero no me escucharás porque no quieres saber la verdad mientras padezcas miedo. No quieres saber nada de ello porque nunca has mirado más allá de lo que te muestran los medios. Este texto no va a arrancarte la venda de los ojos; no va a ser así, tan fácil. Sin embargo, espero que te cuestiones nuestro encuentro. Un encuentro que la verdad ha sido fortuito. Tú leerás esto, en papel o en la red, y te preguntarás qué ha escrito este loco. No he escrito nada que ignores. Caminé y te saludé, pero no te abracé, porque te lo han prohibido, y si tú no tienes voluntad para decidir lo contrario, acatarás las órdenes que te hayan dictado. Entonces va de nuevo.

¿Recuerdas a ese artista chino que pintaba monos; y que te dije capturaba expresiones, gestos y guiños que bien podrían parecer el principio de lo humano? Te lo pregunto porque creo que eso somos, a diferencia de ese premio Nobel que califica de primates a quienes juegan con la lengua, me parece que en lo lúdico se encuentra nuestro origen. Porque si te lo cuestionas, ¿qué nos hace gentes? Te aseguro que no podrías responderte que tener perlas o diamantes, te aseguro que no nos hace humanos respirar en grandísimas oficinas o dirigir falsos discursos para el pueblo. Te aseguro que no nos hace hombres taladrar túneles en busca de oro negro, te aseguro que no nos hace mujeres planear sobre aviones la desdicha de adorar becerros de concreto ¿Y de qué se compone una tú, Patricia? Aparte de tus lagos, tus montañas y tu fuego.

Te lo pregunto y te lo respondo, que estás compuesta de trozos de risas y de caricias, de rasgos de ojos que se convierten en hablas y que se materializan en canciones y poesía. A ti no te construyeron héroes ni bandidos; a ti te fueron creando amorosamente los cuentos de los viejos y las sonrisas de los niños. A ti te hicieron desde la primera noche en que dos se amaron y se convirtieron en pájaros. A ti no te dio vida la burocracia ni la competencia ni los colores ni las banderas. A ti tus gestas y tu olor a sangre no te dio forma de nada. Y que se lo sepan bien quienes aspiran a lo humano dentro de tu geografía, y sábelo tú Patricia, a ti te van mejor los besos y los abrazos, ninguna guerra te ha convertido en patria.

 

 

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_427

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ