Contra la clase media

Contra la clase media

¿Redistribuimos la riqueza que tenemos con sentido social? Bien. Una vez que el ciclo concluya, sin posibilidad de reingresar dinero al erario, ¿cómo generamos riqueza nuevamente? De forma ortodoxa, una clase media relativamente estable sostiene la recaudación y mantiene el flujo de efectivo (economía informal), lo mismo que el gasto.

Antes de que la pandemia tocara el continente americano, en México ya existía un proceso de recesión económica, esto es, sin crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB). La política asistencialista -de las preferidas del neoliberalismo para mantener a raya la pobreza- rompió el ciclo económico.

Hay más gasto social, pero hay menos actividades grabables. Hay dinero en los bolsillos de la gente más pobre (lo cual es lo justo en términos de redistribución de riquezas), pero en 2019 únicamente se crearon 342 mil empleos, en un contexto donde la economía caía al 0.1% de acuerdo con las cifras del IMSS y de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Hacia el último trimestre del 2019, el INEGI dio a conocer las cifras definitivas de la recesión en la economía mexicana. Pasamos de la recesión técnica, al crecimiento negativo en -0.4% hacia el mes de noviembre. Cuando la actividad económica se contrae, como resultado también viene una pérdida de empleos.

Si en 2018 en México se crearon 660 mil 910 puestos de trabajo registrados ante el Seguro Social, el 2019 terminó con una pérdida real de 382 mil 210 espacios laborales. Apenas concluimos el primer trimestre económico y será interesante conocer la contracción del Producto Interno Bruto, a la que deberemos sumar las caídas sucesivas en el precio del petróleo (una de las mayores fuentes de ingresos para el gobierno).

Ya lo dijo la coordinadora nacional del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, Dayra Nallely Vergara Vargas, los beneficiarios inscritos “no están contabilizados ni serán contabilizados, porque nos son empleados de nadie”. Por ende, si no contribuyen a la generación de riqueza ni pagan la cuota correspondiente al Seguro Social, se contabilizan únicamente como subsidios.
Los subsidios, aunque fomentan los gastos en el corto plazo, no tienen forma de retornar a las arcas públicas. Es un tema de justicia social, cierto, pero el escenario económico más conservador para la Secretaría de Hacienda, es que el PIB crecerá a -3.9% en los próximos meses. ¿Cuántos empleos formales (que pagan impuestos) habrán de perderse en los próximos meses?

Según el Boston Consulting Group, la cuarentena en México concluirá, si el estimado es positivo, hasta la primera semana de julio. Si el estimado es negativo (más casos detectados de COVID-19), las medidas de aislamiento social concluirán hasta la tercera semana el mismo mes. La mayoría de los negocios que trabajan diariamente, aunque con pocos ingresos, son informales.

Los pronósticos del mercado, que empujaron al peso en su máximo histórico entre el domingo y lunes (25.71 unidades por dólar), hablan de que la tendencia más probable es que la economía crezca de forma negativa en (-)8 puntos porcentuales. Ni qué decir del pronóstico de la American Chamber, que nos da un -11% en este 2020.

¿De qué magnitud será la pérdida de empresas que crean entre 1y 5 rempleos formales, en el periodo de marzo a julio, y en su declive a cuánta gente dejarán desocupada? Lo mismo para las empresas que logren mantenerse activas ¿qué porcentaje de las mermas por la crisis sanitaria se convertirá en menos empleos registrados ante el IMSS hacia agosto del 2020?

Del tamaño de las pérdidas será el tamaño del hueco fiscal que existirá en nuestro país. Aunque el presidente esté convencido de que la recaudación no caerá en el largo periodo de cuarentena porque -teóricamente- las personas continuarán pagando impuestos, los datos duros en el mes de agosto dirán todo lo contrario.

Roto el ciclo económico (más gente sin trabajo o pagando menos impuestos, por lo tanto, menos ingresos públicos) el gobierno abrirá la cartera de créditos a pagarse a tres años, a razón de mil pesos mensuales. Cantidades de hasta 25 mil pesos por unidad económica, divididas entre 500 mil informales y 500 mil formales.

¿Qué es lo que busca el Gobierno de México realmente? Que la recaudación no se quiebre. Regresar el IVA de forma inmediata y dar créditos a las empresas para que cubran pago de salarios, despidos, rentas, luz, agua, internet, materias primas, combustibles e impuestos. La ecuación no es tan sencilla como la imaginan en el gobierno federal, y el dinero no alcanzará.

Lo político del mensaje de este domingo: Andrés Manuel López Obrador (cree que) puede prescindir de la clase media. Subsidios a los más pobres y las economías informales como nuevas clientelas electorales. Si la aprobación no la dan quienes pagan impuestos, la darán quienes reciben las transferencias de recursos públicos. Las grandes empresas tendrán mermas, pero no a comparación de una clase media en proceso de pauperización.

Twitter: @GabrielConV

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ