También nosotros somos responsables

También nosotros somos responsables

Quizá por el pánico difundido o por lo mal informadas que están algunas personas, parte de la sociedad mexicana queremos buscar culpables y responsables directos de la pandemia actual; exigimos a los gobiernos, tanto Federales, Estatales y Municipales que detengan la propagación del Covid-19, como si solo de ellos dependiera; queremos, que casi por medio de una varita mágica, se contengan las consecuencias económicas que la pandemia causará, pero somos parte de las compras de pánico y abandonamos a los pequeños negocios locales, dejando a su suerte a las familias de los comerciantes. El peor de los errores que podemos cometer como sociedad, es que en esta crisis nos volvamos muy buenos para exigir y muy malos para colaborar.

Hasta ahorita, ni en México ni en ningún país de primer mundo existe una cura o una vacuna contra el Covid-19; para atacar a este virus se utilizan tratamientos para otras enfermedades que han dado resultados positivos para combatir el ya mencionado virus. Mientras se está en la búsqueda de un tratamiento o una vacuna, los gobiernos de todos los niveles tienen la obligación y la responsabilidad de emitir recomendaciones sanitarias para disminuir la propagación del virus, así, como de aplicar las medidas adecuadas que mitiguen los efectos económicos de la pandemia; pero eso solo es la parte que le toca a los gobiernos, ¿Qué nos toca como sociedad?

En Italia y España se vive una situación muy triste y lamentable, los hospitales están colapsados, no se le puede dar atención a todos los infectados, el personal de salud es insuficiente, van miles de muertos y habrá más. Es fácil saber, que el sistema de salud en México y su población donde domina la hipertensión, la obesidad y la diabetes no resistirían mucho un escenario de propagación de Covid-19 como el de Italia y España, entonces, si sabemos eso y eso nos genera pánico ¿por qué muchos no atendemos las medidas sanitarias?

Actualmente la ocupación hotelera en las playas mexicanas está a su máxima capacidad; todavía hay personas a las que se les dio el privilegio de faltar a la escuela o a sus trabajos y están confundiendo el aislamiento en casa, con las vacaciones, están aprovechando el tiempo para visitar familiares o darse un descanso en algún destino turístico. En muchos municipios de Zacatecas, el ritmo de vida continúa normal, la gente sale a la calle a realizar sus trámites, al gimnasio, de compras, a pasear, los jóvenes se siguen reuniendo para matar el aburrimiento que les provoca la suspensión de clases, en fin, hay un pánico colectivo, pero a la vez se subestima la pandemia.

Si hubiera una fórmula que se pudiera aplicar contra el coronavirus, sin duda se habría aplicado desde los primeros contagios, pero como no la hay, tenemos que obedecer las recomendaciones de las autoridades de salud. No salir de casa si no es necesario, lavarse las manos con agua y jabón frecuentemente, evitar la aglomeración de personas, usar cubre bocas si se presentan algunos de los síntomas y llamar a las líneas telefónicas en caso de sospecha de coronavirus; son algunas medidas y recomendaciones sanitarias, seguramente ya todas y todos las conocemos, pero no basta con conocerlas hay que ponerlas en práctica, así es la única forma de no llegar a los extremos en que se encuentran Italia y España.

Privilegiados son los asalariados que por mucho o poco que sea su sueldo tienen la oportunidad de respetar el aislamiento y recibir en casa su pago correspondiente, pero hay que pensar también en quienes no tienen ingresos fijos y en quienes tienen que salir a vender sus productos o servicios para poder llevar sustento a casa, ellos no se pueden permitir un aislamiento y les va a pegar duro en sus bolsillos la cuarentena. Podemos pensar que los efectos económicos que dejara la pandemia solo se pueden disminuir a través de las decisiones de gobierno, es por ello que nos cruzamos de brazos y esperamos la tabla de salvación del Presidente o del Gobernador, este es un pensamiento equivocado, porqué como sociedad tenemos mucho que aportar para disminuir la crisis económica que deje la cuarentena. Es importante que volteemos a ver los pequeños comercios y sea ahí donde realicemos nuestras compras; es importante que nos solidaricemos con las personas de la tercera edad que venden sus productos y que si venden tienen para comer y si no pues no. Tal vez esta crisis va generar un par de meses malos para quienes tienen algún negocio, pero para un empleado que está entre arriesgar su salud para ir a trabajar o respetar el aislamiento, puede significar mucho más, si en nuestras manos está cerrar un par de semanas nuestro negocio sin dejar de pagarle a los empleados hay que hacerlo, es momento de ser solidarios con los más necesitados.

Como sociedad tenemos que hacer nuestra parte, el avance del virus y la disminución de los efectos económicos está en nuestras manos. Demostremos una vez más que somos una gran nación. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ