Vota el Spauaz por el NO a la huelga; participaron mil 720 docentes

Vota el Spauaz por el NO a la huelga; participaron mil 720 docentes
En el plebiscito participaron mil 720 docentes, es decir, 58.03% del padrón total de 2 mil 914 ■ foto: andrés sánchez

Del total de sufragios, 53.39% en contra y 46.61% a favor de suspender las labores

Se convocará al Rector a una reunión con la Coordinadora de Delegados del Spauaz, para que comunique sobre las dificultades que hay con la Auditoría Superior de la Federación

 

Con el 53.39 por ciento de los votos en contra y el 46.61 por ciento a favor, el Sindicato de Personal Académico de la Universidad Autónoma de Zacatecas (Spauaz) se desistió de estallar a huelga. Sin embargo, anunció que podría interponer un reemplazamiento, en caso de que la Rectoría pretenda trastocar el Contrato Colectivo como parte de la negociación de un nuevo convenio de pago del adeudo con el ISSSTE.

Durante el plebiscito realizado este miércoles, votaron mil 720 docentes (58.03 por ciento del padrón total de 2 mil 914 profesores), de los cuales 798 fueron a favor del movimiento huelguista, 914 en contra, y ocho abstenciones.

Pedro Martínez Arteaga, secretario general del Spauaz, informó que se emplazará de nuevo a huelga a la administración central de la Universidad en caso de que “el Rector se atreva a meter un recurso de naturaleza económica. Nos abrogamos el derecho de que podamos hacer otro emplazamiento a huelga que es la única forma de proteger nuestro Contrato Colectivo”.

“Yo pensé que este iba a ser mi último emplazamiento, pero está la amenaza de un conflicto de naturaleza económica, tenemos que protegernos los 3 mil 600 sindicalizados. La propuesta es citar para el lunes a hacer un balance, porque se avecinan cosas que pueden ser positivas y negativas para la institución”, dijo.

Además, comentó que por mandato de la tercera Asamblea General, se hizo un reclamo formal a la Junta Local de Conciliación “por haber utilizado un artículo de la Ley Federal del Trabajo obsoleto y que no le daba sustento legal para negarnos la prórroga. Se seguirá el proceso”.

Martínez Arteaga también manifestó que se convocará al Rector a una reunión con la Coordinadora de Delegados del Spauaz, para que comunique sobre las dificultades que hay con la Auditoría Superior de la Federación.

En el transcurso del plebiscito, los universitarios se pronunciaron a favor y en contra de la huelga. El ex rector Francisco Javier Domínguez Garay afirmó que una huelga no resolvería los problemas de la institución.

“Me parece que las condiciones reales en este momento, a pesar que hay lesiones al sindicato y a muchos profesores, no veo muchas condiciones para asumir que esto se pueda resolver a través de una huelga”, dijo.

Opinó que la problemática debe ser resuelta por los propios universitarios, asumiendo su compromiso académico, realizando un proceso de reestructuración general y ofrecer una transparencia continua, pero en este momento una huelga no podría resolver.

Es decir, afirmó que una huelga no resolvería los problemas estructurales que enfrenta la institución, tales como la deuda con el ISSSTE o el pago del Sistema de Ahorro para el Retiro, por lo que no hay condiciones para ello.

Domínguez Garay consideró que una huelga no provocaría algún riesgo en la firma de un nuevo convenio de pago de la deuda con el ISSSTE, pues los derechos constitucionales de la universidad y sus tratos con el Gobierno Federal no tiene por qué estar condicionados a la decisión de los docentes respecto a una huelga.

Sobre los señalamientos que lo culpan por la crisis financiera en que se encuentra la institución, aseguró que después de 8 años de concluir su rectorado “no hay un sustento real como para opinar que lo que está pasando en este momento en la universidad pudiera tener una responsabilidad directa su servidor”.

“Quien opina eso creo que no conoce la situación de la Universidad y de nuestro país, y quien diga que el problema de la falta de recursos fue porque hubo un crecimiento y un ingreso de profesores en el tiempo de mi rectorado, me parece que no tiene un análisis de para qué fueron creadas las universidades ni de quién es la responsabilidad del recurso”, expresó.

El ex rector comentó que las universidades públicas fueron creadas para hacer varias funciones: investigación, extensión, divulgación, docencia. Es decir, las universidades públicas deben responder a esa necesidad.

En un país donde, sólo 30 de cada 100 jóvenes pueden estudiar educación superior, Domínguez Garay señaló que el rol de las universidades es brindar la oportunidad para que más jóvenes ingresen.

“Efectivamente cuando yo fui rector, en mi periodo se incrementaron cerca de 10 mil estudiantes, y eso implicaba contratar más profesores. Obviamente el Estado nunca ha dado el subsidio suficiente. Si eso creen que es una irresponsabilidad como tal, la asumo, porque yo crecí y di seguridad laboral a los profesores”, explicó.

También desmintió que la Rectoría actual no haya contratado nuevo personal, pues se ha contratado no mediante los causes contractuales formales. En su rectorado, por el contrario, “ningún profesor entró por fuera del Contrato Colectivo”.

Concluyó que los problemas de las instituciones van más allá de la contratación de docentes y el crecimiento de la institución, sino con la falta de subsidio y las jubilaciones y pensiones.

Por su parte, Eligio Meza Padilla, investigador de la Unidad Académica de Ciencia Política, explicó que la posibilidad de una huelga tiene dos puntos de vista generales al interior de la institución: la de la administración central y la de los sindicalizados, pues en ambas hay intereses definidos y opuestos.

Desde su perspectiva, en la coyuntura actual hay confusión entre los universitarios pero la parte culminante fue la negativa de la prórroga del emplazamiento de parte de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, sobre todo porque “cita artículos que no dicen lo que ellos dicen que dice”.

En consecuencia “esto ha provocado mucho enojo y tengo la impresión de que mucha gente está votando por el sí a la huelga, pero por enojo, por indignación, porque sienten que los quisieron ver como si no supieran ni leer ni pensar. Se sienten maltratados. En mi caso el voto es por otras razones”.

Consideró que si en la Federación no sienten que hay inconformidad al interior de la BUAZ, es poco probable que los convenios sean resueltos en favor de la institución, pero la Secretaría de Educación Pública, en el actual gobierno, ha actuado de forma impredecible y “a veces pienso que ellos mismos todavía no saben qué hacer con la educación superior”.

Meza Padilla expuso que, en esa coyuntura, los profesores son los más afectados, porque en el caso de Zacatecas, siempre han pagado sus cuotas al ISSSTE, pero las administraciones no las han enterado.

Entonces, “los que no queremos seguir que nos carguen a nosotros, somos los sindicalizados. No queremos seguir pagando los platos rotos. Ya los pagamos un buen tiempo”.

Cuando el rector Armando Silva tenía un año y cuatro meses de administración, recordó, la deuda ya había subido el 70 por ciento tanto por la contratación de docentes del anterior rector como por las acciones en ese mismo periodo, por lo que “la deuda tiene sus principales causantes”.

El problema reside en que esas decisiones tomadas por estos dos rectores han generado efectos que se le han cargado a los profesores, e incluso “hasta querían que cooperáramos para pagar la deuda que ellos contrajeron con dinero nuestro”.

Al margen del resultado final del plebiscito, el académico consideró que en el plebiscito de este miércoles habría más votos a favor de la huelga de los que se pensaba hace dos semanas.

En otros años, Meza Padilla comentó que escuelas completas tenían la consigna de votar en contra de la huelga, entre ellas Derecho y Contaduría, pero en este momento es probable que no hubiese unanimidad por la coyuntura en la que operan factores como la víspera de la elección de un nuevo comité ejecutivo en el Spauaz y en la Rectoría.

Miguel Moctezuma Longoria, investigador de la Unidad Académica de Estudios del Desarrollo, opinó que la huelga es necesaria “porque ya tenemos tiempo con una clase dorada que dicen que pueden tener sueldos superiores a los sueldos a nivel nacional. Esa clase dorada no tiene perfiles y dirige a la universidad y en consecuencia no tiene resultados, ni claridad, ni visión para la negociación.

En este proceso de emplazamiento a huelga, indicó que ha habido un elemento nuevo: el secretario general del sindicato “pintó su raya”, lo que pudo tener como resultado un peso en la votación en favor de la huelga.

Además, dijo que en la Unidad Académica de Contaduría y Administración hizo lo propio y posiblemente muchos de sus votos sean a favor de la huelga, mientras que en Derecho pudo haber ocurrido lo mismo.

Lamentó la actuación de la JLCA al no reconocer la prórroga del emplazamiento a huelga solicitada por el sindicato, porque desconoció la Ley Federal del Trabajo argumentando un artículo ya derogado. “Eso lo que muestra es que quieren, por todas las vías, simplemente imponer su voluntad, incluso por encima de la ley”.

Sin embargo, en caso de que hubiese ganado el sí a la huelga, sugirió llevar a cabo un balance el próximo 28 de febrero, una vez que se dé a conocer el convenio entre la Universidad y el ISSSTE, y se clarifique la manera en que se va a pagar el Fondo de Ahorro para el Retiro, el Fovissste y la seguridad social.

Moctezuma Longoria precisó que hay muchas condiciones que dependen solamente de la voluntad del rector, tales como el reconocimiento de las plazas vacantes surgidas por docentes que fenecen, que renuncian o que se jubilan.

El Rector Antonio Guzmán comunicó en sus redes sociales: agradezco a [email protected] [email protected] integrantes del Sindicato del Personal Académico que hayan acudido a las urnas en este momento de coyuntura económica, política y educativa nacional. Queda claro que cuando la Universidad necesita de los universitarios para enfrentar los problemas, impera la tolerancia, prudencia y el respeto.

Los universitarios votaron por la No Huelga y se ha apostado por el trabajo constante y la colaboración conjunta.

Hoy el espíritu universitario cubrió las papeletas.

Hoy, Zacatecas, la Universidad y su servidor les agradecemos que hayan decidido libremente por continuar realizando la actividad sustantiva de nuestra institución: educar.

Los invito a seguir construyendo un mejor futuro para nuestro estado, nuestra universidad y nuestros alumnos.

Por siempre universitario. Orgullosamente UAZ.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ