El debate con las universidades: atrapado en temas secundarios

El debate con las universidades: atrapado en temas secundarios

Ha sido muy comentada la reacción del Presidente en torno al paro nacional que llevaron a cabo una treintena de universidades públicas. Se les dijo que deben limpiarse, suponiendo que están en una situación de malos manejos administrativos. Sin embargo, no se han exhibido las evidencias de esa afirmación. Se sugiere la sombra de la llamada ‘Estafa Maestra’. Sin embargo, hay algunas preguntas que debemos hacer para poner en claro este conflicto: ¿una institución que gasta el 97 por ciento de su presupuesto en pago de personal tiene margen para ‘malos manejos’? La respuesta es que el margen es poco, pero aun así, claro está, no debe ocurrir. La llamada ‘Estafa Maestra’ fue en lo que se conoce como proyectos extraordinarios, no están involucrados presupuestos ordinarios. Y la protesta de las universidades es sobre sus presupuestos ordinarios. Si Gobierno Federal descalifica la protesta ‘como chantaje’, está obligado a dar las evidencias de su dicho, no es correcto descalificar a partir de sospechas.

Pero además, la discusión importante no es si estas instituciones tienen administraciones eficientes o deficientes, eso es menor y se resuelve relativamente fácil. El tema sustancial es otro: ¿qué funciones se deben promover para mejorar la pertinencia social de las universidades? ¿Qué se va a entender por ‘calidad’ en la educación superior en este sexenio? ¿Qué deben transformar las instituciones de educación superior para ser relevantes en el desarrollo de sus estados? Así las cosas, no es cosa de mantener a las universidades en continua asfixia financiera, sino en plantear para ellas un plan o estrategia para integrarlas a los grandes objetivos del desarrollo nacional. Mantener el debate en el tema de los pesos y centavos para pagar los salarios a los que tienen derecho los profesores es quedarse en los márgenes adjetivos del tema y no asumir los verdaderos retos definitorios de la política de educación superior del país.

En suma, la respuesta del Presidente no debió ser que se condiciona el recurso a las universidades si hacen buena o mala administración, sino condicionar el apoyo en función de promover transformaciones profundas en la calidad y capacidades de las IES en contribuir en la solución de los grandes problemas nacionales. Debe haber recursos suficientes para la educación superior.

Sin embargo las autoridades universitarias tampoco ponen de su parte, el combate a la opacidad universitaria es casi nula, los ingresos propios de las facultades siguen manejándose como si fueran particulares, la contratación por honorarios es la vía libre para incluir a amigos o políticos como el caso de Saúl Monreal, para el pago de favores o lo que es peor, la llamada reforma universitaria prometida por el Rector Guzmán parece que será imposible realizarla, el proceso electoral casi está en marcha.

En suma, el problema de las instituciones de educación superior sólo se podrá resolver si ante todo se pone a discusión el modelo educativo deseado para pasar a los temas secundarios, pero importantes, donde aterriza la asignación de un presupuesto justo mientras que las universidades se transforman en verdaderas cajas de cristal.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ