Nuevo gobierno y la Prevención del Delito continúa siendo marginal

Nuevo gobierno y la Prevención del Delito continúa siendo marginal

En el mensaje por motivo del informe de gobierno, de aproximadamente 100 minutos, el Presidente dedicó alrededor de 2 minutos al tema de seguridad. Dos por ciento de tiempo al problema más agudo del país. Y en ese mensaje se resaltaron dos frases que pasaron como logros: “El Estado ha dejado de ser el principal violador de los derechos humanos”, y la de “ya no hay influyentismo”. El discurso sobre ‘las causas de la inseguridad’ se centró en las transferencias monetarias a jóvenes que extrañamente se anunciaron como parte de la creación de empleos: 930 mil jóvenes beneficiarios del sistema de becas. Y los 10 millones de personas beneficiarios de todas las transferencias en diversos programas con un gasto de 60 mil millones de pesos. Monto equivalente al anunciado rescate de gasolinas por efecto del huachicol.

Pero en todo el mansaje no hubo análisis del problema de seguridad, sólo la mención que el gabinete trabaja diario en Palacio Nacional de 6 a 7 de la mañana. Y de la prevención como objeto de algún programa nada: cero palabras. En los 12 programas prioritarios del actual gobierno no aparece alguno que tenga por objeto la prevención primaria o terciara de jóvenes vulnerables al delito. Da la impresión, que el gobierno cree que el programa Jóvenes Construyendo el Futuro hace las veces de la prevención primaria porque vincula a los jóvenes con algún empleo; de igual manera las becas que incentivan la permanencia escolar de los adolescentes. Y efectivamente pueden tener algún efecto positivo si los programas cumplen sus objetivos, sin embargo, los factores de riesgo que vinculan a los jóvenes al delito están más allá de una beca. ¿Una beca previene el delito? Obvio no. Para hacerlo hace falta trabajar mucho y directamente con la subjetividad de los adolescentes y jóvenes en general, las relaciones familiares, los ambientes de aprendizaje de las conductas violentas y la transvaloración de los valores de las nuevas generaciones. Trabajo que rebasa con mucho la oferta de una beca.

Es notorio el abandono de la prevención de las violencias y los delitos. Y en los presupuestos es donde se observan las prioridades de los gobiernos: no hay ofertas presupuestales a favor de algún programa nacional de prevención. Lo que hay son pequeños programas que se arman con boronas presupuestales como la parte dedicada a prevención del delito del Fortaseg que se aplica a 300 municipios del país. Los municipios del estado de Zacatecas carecen (todos) de personal especializado en el diagnóstico y la intervención en proyectos de prevención del delito, lo mismo los centros escolares donde la violencia va que vuela. En el caso de los municipios es especialmente alarmante dado que en sus territorios todos los indicadores de violencia al interior de los hogares y especialmente en los géneros se han complicado mucho. Pero no hay recursos para sostener estrategias que atiendan directamente el tejido social de los barrios y colonias o el trabajo con las familias. El grueso de los presupuestos sigue en manos de policías y Ejército. Se critica la política se seguridad de los gobiernos anteriores, pero en estricta razón, se ha continuado con la misma lógica de acción. E igual que en los gobiernos anteriores, la Prevención sigue siendo marginal.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70