El olvido de los municipios por la 4T: ¿se podrá retomar el federalismo?

El olvido de los municipios por la 4T: ¿se podrá retomar el federalismo?

En los años 90’s se cayó en la cuenta de que no podía haber desarrollo social efectivo sin el fortalecimiento de los gobiernos locales, que por definición estaban más próximos a la población de sus territorios. Todos los órdenes de gobierno ejercen un tipo de autoridad sobre el mismo territorio, pero antes de esos años, los municipios ni siquiera constituían realmente gobierno. Con ese movimiento que se llamó “federalista” se modificó la constitución para garantizar las funciones de gobierno de los municipios, dotarlos de mayores recursos por la vía de elaborar fórmulas de reparto del pacto fiscal y se abrió la puerta para que, a través de leyes generales, aumentaran sus competencias en desarrollo social, económico y ambiental. Así, se apostaba que se fortaleciera el municipio en competencias y capacidades, al grado que se habló de toda una Reforma del Estado para hacer esto posible. Y las corrientes más interesadas en este proyecto de Estado eran las izquierdas. Recordamos figuras como Muñoz Ledo encabezando estas iniciativas. Las derechas siempre han apostado más a fórmulas que aseguren ‘el orden’ soñado.

Sin embargo, en los dos últimos sexenios se estableció la tendencia contraria: la recentralización de la administración pública que convirtió al llamado Gobierno Federal en gobierno central. Otra vez. Pues bien, un gobierno inspirado en los liberales de la generación de Juárez, Ocampo, Lerdo y Ponciano Arriaga (y nuestro entrañable Tatapachito), prefiguraba un fuerte apoyo al federalismo democrático. Lo cual significaba apostarle al empoderamiento del municipio. Pero no ocurrió tal cosa: se profundizó la recentralización que venía creciendo del sexenio anterior. Recentralización que detuvo o hasta retrasó el incremento de capacidades de los gobiernos locales.

La asimetría entre competencias y capacidades provocó (en gran parte de los casos) el crónico endeudamiento de los 300 municipios más grandes del país que, además, concentran el 70 por ciento de la población mexicana. Deuda también causada por nóminas abultadas por la falta de la aplicación de la Ley del Servicio Profesional de carrera, y la consecuente contratación de los apoyadores de sus respectivas campañas electorales. No sin excluir los escandalosos casos de corrupción, como la flamante administración del anterior alcalde de Guadalupe que se voló la barda con la deuda y los precios de las luminarias. Sin embargo, la causa esencial de la insuficiencia de recursos sigue siendo la desproporción entre competencias y capacidades: compromisos y deberes, contra recursos económicos y humanos para cumplirlas.

La 4ta Transformación ha dejado, hasta el momento, en la orfandad a los municipios. En su lugar ha sobre-fortalecido la súper-delegación federal en los estados. Por ello, el ardiente caso de las deudas no se ve cómo puedan resolverlas, o mejorar sus policías, y en general vigorizar sus procesos de desarrollo. Podemos entender que el primer año el presupuesto y los criterios de distribución de recursos no sufrieran modificación porque era muy apresurado hacerlos, pero transcurrido ese año, esperamos que cambie esa condición y se vea en los gobiernos locales la clave para implementar los programas de la política pública nacional, y con ella se modifique el apoyo a los gobiernos locales: se retome aquel movimiento federalista de los 90’s. Estaremos atentos en el tema.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70