Sin despenalización de la droga no hay pacificación

Sin despenalización de la droga no hay pacificación

La estrategia nacional de seguridad tiene la visión (eso creemos) de que el problema es tan complejo que se requiere una respuesta por parte del Estado de la misma complejidad. Lo cual implica que se tenga claridad de que la solución consiste en la confluencia de componentes que corresponden a los diversos ángulos del problema. Así las cosas, no se puede concebir un programa para atender el problema. Eso ya no es posible. En ningún caso: no debe enfrentarse la pobreza con un programa de gobierno, ni tampoco la desigualdad o la corrupción. La antigua relación de un programa para un problema ha muerto. Pues bien, la inseguridad también tiene diversos aspectos que deben atenderse al mismo tiempo, y esperar que la sinergia de dichas intervenciones tenga un efecto sobre la realidad de dicho problema.

En esa tesitura, el Gobierno Federal tiene la idea de que atacando tres factores se podrá conseguir la pacificación del país: una fuerza policial con capacidades tácticas de tipo militar, una serie de programas dirigidos al apoyo socioeconómico de jóvenes, que son el 70 por ciento de las fuerzas operativas del crimen organizado; y la despenalización de las drogas, con lo cual se despresurizará la columna vertebral de la economía criminal que opera en México. Debemos aceptar que la hipótesis es lógica y tiene fundamento. Sin embargo, tiene también enormes dificultades, sobre todo de implementación. Si la Policía Federal, desde García Luna, estaba involucrada con uno de los cárteles de la droga (el pacífico), y ahora se incorpora en la Guardia Nacional, ¿los nexos se van a trasladar y el vicio de la infiltración seguirá viva y coleando? Muy probablemente. ¿El efecto de los apoyos a jóvenes podrán superar las dinámicas clientelistas de los super-delegados en los estados? Tal vez no, y eso hará inefectivo a los programas. Y una cosa aún más difícil: ¿se aprobará la despenalización de las drogas, no sólo la mariguana?

La despenalización de las drogas es una condición esencial para el éxito del objetivo de la pacificación del país, sin embargo, lograr la aprobación legislativa de ese tema se antoja excelso, y pasar a constituir una propuesta de manejo sanitario del consumo de drogas y lograr una propuesta de regulación de venta de las mismas, es aún más complicado. Y con la oposición de grupos conservadores que se ponen histéricos cuando se cuestionan sus dogmas; y los intereses económicos de USA en venta de armas y control de mercado interno de drogas, que se opondrían con furia a esta iniciativa de su vecino del sur. Por ello, la anunciada iniciativa de despenalización de las drogas aún le queda mucho trecho que recorrer, pero además la vemos detenida por los últimos conflictos migratorios con EEUU. Esperamos que los morenistas tengan el temple para sostener dicha iniciativa, no privilegien las condiciones electorales para el 2021 y den prioridad a resolver sus conflictos internos que ya destaparon. Una cosa es clara: sin la despenalización de la droga la pacificación será un fracaso.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70