Buenos periodistas como Javier Valdez no le faltarán al país, afirma reportero

Buenos periodistas como Javier Valdez no le faltarán al país, afirma reportero

■ Matando a uno no nos van a silenciar a todos: Valadez

■ Se cumplió el segundo aniversario luctuoso del periodista de Culiacán, Sinaloa

 

“Mataron a Javier Valdez hace dos años. Hoy yo lo aseguro, hay 10 potenciales Javier Valdez en el país trabajando para ser igual de buenos reporteros que él. Mataron a Miroslava, y hay otras 10 Miroslavas Breach en el país trabajando, esforzándose, preguntando en distintos puntos del país”.

Buenos reporteros y periodistas, y jóvenes que en universidades tanto públicas como privadas están preparándose para serlo, no le faltarán al país; “se equivocan quienes creen que matando a uno nos van a silenciar a todos. No, matan a uno y van a salir otros 10 Javieres”.

Así expuso el corresponsal del periódico La Jornada en Zacatecas, Alfredo Valadez, en el segundo aniversario de la muerte de su amigo y colega, Javier Valdez Cárdenas, el semillero de periodistas comprometidos con México a pesar de, y por la violencia generada desde los intereses de gobiernos imperiales, poderes fácticos y empresas trasnacionales.

Dijo que en la búsqueda de controlar a las administraciones de países subdesarrollados y posesionarse de sus recursos naturales socavando la soberanía de naciones como las latinoamericanas, han impuesto guerras, en el caso de México, contra el narcotráfico, así como proyectos extractivistas y privatizadores.

“Lamentablemente han muerto muchos compañeros por una guerra orquestada desde los países del primer mundo”.

Alfredo Valadez citó en sustento, los libros de analistas Harald Welzer y John Saxe Fernández, respectivamente, Las guerras climáticas y La compraventa de México, último en que se documenta como los Estados Unidos “nos tiene atados de manos en la guerra contra el narcotráfico” que en aquel territorio no se libra pues el tráfico de drogas “esta hiperpermitido”.

Se exhibe así la doble moral y falso discurso de combate al crimen organizado, que en sin embargo en México ha cobrado miles de vidas.

Periodismo comprometido
En ese contexto dijo, “los reporteros solamente somos una parte de las víctimas de esta crisis de violencia generalizada e instrumentada desde las altas esferas del poder económico” como lo son también y en un número mayor, los defensores del territorio (de quienes han muerto ya 300 en los recientes 10 años en México) y de derechos humanos.

“Javier Valdez era un hombre involucrado y apasionado con su trabajo. Algunos intelectuales de la prensa estadounidense piensan que el reportero no debe involucrarse con las historias, que debe mantenerse objetivo. Yo difiero totalmente de esa posición y comulgo más con el periodismo europeo y latinoamericano ¿por qué no decirlo?, que era el que Javier Valdez hacía, un periodismo de compromiso”.

Valdez Cárdenas se involucraba con la gente, “con el ser humano detrás de las historias. Su peculiaridad era ser un hombre sobre todo muy humano y con una particular sensibilidad hacia los niños”.

Fue un interesado de lo que estaba ocurriendo con esa población en su contacto con las drogas y la violencia y su situación de horfandad, pero también con la violencia intrafamiliar que ha generado fenómenos de separación, “ese infierno que viven gran parte de nuestros jóvenes”.

“Yo me atrevería a decir que somos muy duros y críticos con los millenials como sociedad. Y que como adultos no vemos en el espejo nuestra gran responsabilidad con nuestros niños, adolescentes y jóvenes que en verdad se encuentran frente a la encrucijada de un mundo que no les ofrece alternativas”.

Ya no lo son ni estudiar ni trabajar porque no implican un medio de movilidad social, “no hay empleos, además los padres están dispersos y los medios de comunicación se mantienen bombardeándolos”, dijo.

Valdez Cárdenas se acercó a ellos y sus historias como lo hizo a través de Miss Bala“con las mujeres bellas que son atrapadas por el narcotráfico en México” o las madres de los desaparecidos, acompañando a las Rastreadoras en su búsqueda por encontrarles.

“Yo lo señalaría como uno de los primeros que asumió el riesgo de ir a platicar con las rastreadoras, y de acompañarlas, siendo que ese es un riesgo de muerte con el crimen organizado”.

Así hizo su trabajo siempre más allá de lo que cualquier reportero hace. “Muchos cumplen con su trabajo y horario burocráticos, con su tarifa de notas y se liberan de problemas, otros se comprometen con las historias robándole tiempo a su familia y descanso; se roban a sí mismos tiempo y salud”.

Descomposición política
y crisis de medios
Lo que pasó con Javier nos demuestra una vez más, como otros casos, el estado de descomposición política y gubernamental que hay en México, “en la que los narcotraficantes no son los más peligrosos sino sus socios” que ocupan puestos en los tres niveles de gobierno, dijo.

Esta descomposición se exhibe también en la crisis de los grandes medios de comunicación “cuyos cimientos se desmoronan” sin la base que les proporcionaba el sistema corrupto que tejieron Televisa y el PRI con grupos mafiosos y trasnacionales, “mediante el que se ha abusado durante muchos años de los mexicanos”.

Detrás de su muerte “aleccionadora para recordar lo que les puede pasar a muchos reporteros”, también hay una responsabilidad y un ejemplo de lo que se puede hacerse por intentar emular su periodismo que mostró la posibilidad de “involucrarse con otros para trabajar y ayudarnos como sociedad”, agregó.

Alfredo Valadez augura que la crisis de medios se profundizará luego que el Gobierno de México decidió cortar el dinero en que se sostenía esa “relación envenenada” que afectaba a la sociedad al callar las irregularidades y corrupción de los gobiernos federal y estatales, a cambio de recursos del erario.

Habrá más despidos en las empresas de comunicación pero con el tiempo se producirán nuevas opciones como lo son ya los youtubers (quienes alcanzan niveles de audiencia mayores a los ex líderes de opinión), y convenios de publicidad, pero “decentes”, que no impliquen un compromiso de silencio “y mirar para otro lado”, dijo.

México está entrando a una etapa de transformación con la llegada de Andrés Manuel López Obrador cuya estrategia de gobierno “ojalá funcione por el bien del país”, sostiene, sin embargo adelanta que “no va a poder contener toda la descomposición que ya traemos como sociedad”.

La caída en esta crisis seguirá en tanto la sociedad no se involucre y entienda que no es un asunto de un presidente o un gobernador, sino de toda la sociedad organizada que debe mantenerse en exigencia de que los funcionarios cumplan con sus labor en los tres órdenes y niveles de gobierno, “porque si no nos vamos a ir todos en esta bola de nieve”.

Otro crimen sin resolver
Alfredo Valadez manifestó su respaldo a la esposa, hijos y familiares cercanos de Javier Valdez en su exigencia al Gobierno de México para el esclarecimiento y acceso a la justicia por su muerte, “porque al final de cuentas es el Estado mexicano el que tiene que responder” luego que el gobierno y la fiscalía de Sinaloa han demostrado su incapacidad para dar respuestas; sobre estas instancias de plano declaró su desconfianza.

“Quienes fuimos sus amigos cercanos estamos muy pero muy inconformes con los pocos resultados que hay en el caso, para nosotros no es nada. Mientras no se haga una investigación profunda”.

Propuso que para ello debe crearse una fiscalía especializada desde la Fiscalía General de la República (FGR).

Dijo en parafraseo al “candidato fallido de PRI” Luis Donaldo Colosio que “México tiene hambre y sed de justicia” y sigue esperando por ella, como lo han hecho los padres de los 43 jóvenes de Ayotzinapa y los familiares de otras víctimas cuyos casos se han sobrepuesto uno tras otro al pasar el tiempo.

“Mientras la impunidad” siga para la muerte de Javier Valdez, Miroslava Breach y Regina Martínez, entre tantos otros…el país no va a avanzar”.

Seguir haciendo periodismo
Mientras tanto Alfredo Valadez agrega: “pero que no se equivoque el régimen político” y el que constituyen a nivel global los grandes capitales que en el país quieren seguir “vendiendo espejitos, Newmont-Golcorp, Peñoles, Grupo México”.

“En el país hay excelentes reporteros que vamos seguir haciendo nuestro trabajo (…) algunas puertas se van a ir abriendo en el país poco a poco”.

“Javier Valdez Cárdenas estaba cansado y fastidiado de esa violencia criminal que se vive día y noche los 365 días del año en Sinaloa y luchó y dio su vida por transformar a Sinaloa. Y muchos en el país seguimos y continuamos su trabajo. Yo creo que en algún momento vamos a ver transformado a México que es lo que él buscaba. No pude haber otra”.

Javier Valdez Cárdenas fue asesinado al mediodía del 15 de mayo de 2017 en calles de Culiacán, Sinaloa, su lugar natal donde fue corresponsal del periódico La Jornadadurante 18 años. En ese lugar también cofundó el semanario Ríodoce.

El ataque a tiros fue perpetrado según declaraciones ante la justicia norteamericana de “El Licenciado”, Dámaso López, compadre de ‘El Chapo’ Guzmán, por los hijos del capo actualmente preso en los Estados Unidos presuntamente motivados por la publicación de una entrevista en este último medio.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70