Las + Recientes

■ Comentarios Libres Cómo llegamos a Los Pinos

■ Comentarios Libres Cómo llegamos a Los Pinos

Desde el día de la toma de posesión de su cargo, y una vez que rindió protesta de ley ante el Congreso de la Unión como Presidente Constitucional de los Estados Unidos, AMLO ha iniciado a trabajar todas las actividades y estrategias posibles, que le permitan dar cumplimiento a las propuestas ofrecidas durante su campaña.

Ejemplos: venta del avión presidencial; cancelación del aeropuerto de Texcoco; terminar con las pensiones a ex presidentes; disminución del sueldo para funcionarios, que lo será de $108,000.00 mensuales; desaparecer al Estado Mayor Presidencial, para reintegrarlo al Ejército; crear una Comisión de la Verdad que investigue, la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, y se castigue a los responsables; atención a los pueblos indígenas; prioridad a la inseguridad; terminar con la corrupción e impunidad.

Ciertamente es falible, tendrá errores, muchos obstáculos y grandes retos. Pero, finalmente va a gobernar. Los comicios de 30 millones de ciudadanos, lo colocan ya, en el 70% de aceptación como Presidente.

Dos decisiones importantes del nuevo jefe del Ejecutivo son, el quebranto al sistema presidencial, y el desconocimiento del “tlatoani”.
Veamos:

1.- Sistema presidencial, se caracteriza porque en el ejercicio de su poder, el presidente es libre frente a las Cámaras. No se encuentra subordinado a ellas. El solamente responde por actos propios.

Tiene a su disposición un aparato que cuida de su persona y de su familia. Se le protege en contra de todo peligro. Tanto dentro de su despacho como fuera de él. En actividades de protocolo, en viajes, visitas de personajes extranjeros, eventos políticos. Esta protección corría a cargo del Estado Mayor Presidencial y también gozaba de ese privilegio una vez concluido su cargo.

El nuevo presidente, hizo posible que la ostentosa fortaleza de lujo, denominada “Los Pinos”, que fue la residencia presidencial, abriera sus puertas a la población mexicana. En ella, habitaron catorce mandatarios, en un ambiente de superficialidad desmedida y totalmente ajena a la cruda realidad que viven los mexicanos.

¿Cómo nació “Los Pinos”? En enero de 1853, el doctor José Manuel de Pablo Martínez del Río, patriarca de una de las familias adineradas del siglo XIX y la primera mitad del XX, le compró parte de las tierras y aguas de la zona conocida como como “Molino del Rey”, al señor don José María Rincón Gallardo, en la cantidad de $2,335 pesos y seis reales. Edificó un rancho denominado “La Hormiga”, debido a que era la más pequeña de sus propiedades y con el paso de los años, fue transformada en una residencia. En el lugar existían dos casas, caballerizas, capilla, así como un estanque donde existían diferentes especies de peces y cisnes. La casa tipo chalet inglés, fue construida a fines del siglo XIX, poseía techo de dos aguas. Se encontraba enclavada en la mitad del frondoso bosque, con una terraza al aire libre llamada “La Varanda”.

El periodo presidencial de Lázaro Cárdenas, inició el 1 de diciembre de 1934 y declaró que no deseaba vivir en El Castillo de Chapultepec, pues le parecía muy ostentoso y deseaba que todos los mexicanos lo pudieran visitar, por lo que escogió el rancho “La Hormiga”, debido a que se encontraba en pleno Bosque de Chapultepec, y a él le gustaba estar en contacto con la naturaleza. Pero el nombre no le pareció adecuado para la casa del presidente, por lo que se le cambió por “Los Pinos”, en honor al nombre de la huerta donde se enamoró de su esposa la señora Amalia Solórzano, en Tacámbaro, Michoacán. El matrimonio llegó a vivir en marzo de 1835, y para adecuarla a las necesidades del presidente y su familia, le hicieron una serie de reformas a la casa y las construcciones cercanas.

Manuel Ávila Camacho, decidió vivir en “Los Pinos” a pesar del descontento popular, ya que gran parte de la ciudadanía consideraba, que el lugar adecuado para el presidente era el Castillo de Chapultepec, a lo cual se negó y junto con su esposa se mudó a “Los Pinos” en 1941.

Desde que fue construida ha sufrido modificaciones, y la han habitado 14 presidentes: Lázaro Cárdenas, Manuel Ávila Camacho, Miguel Alemán, Adolfo Ruiz Cortines, Adolfo López Mateos, Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría, José López Portillo, Miguel de la Madrid, Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

El día 1 del mes actual, López Obrador declaró a “Los Pinos”, recinto cultural y fue abierto al público.

2.- Desconocimiento de la figura “tlatoani”. Así era considerado el presidente. José Manuel Villalpando y Alejandro Rosas, señalan que los antiguos mexicanos creían que el “tlatoani”, era el vocero de los dioses, el que hablaba. Era obedecido, era temido, nadie podía mirarlo de frente, mucho menos podía tocarlo. Era también un dios, su palabra era ley, y sus órdenes eran cumplidas al pie dela letra. Nadie osaba contradecirlo. El concedía las tierras; él disponía de la vida de sus súbditos; él, siendo hombre, había alcanzado la divinidad.

Se terminó el “tlatoani”. A partir del día 1 del mes actual, el pueblo puede interactuar con el Presidente. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70